Inicio / Futbol / Argentina aplastó a Brasil con un Echeverry más Diablito que nunca

Argentina aplastó a Brasil con un Echeverry más Diablito que nunca

El Diablito a punto de señalar su segundo gol. Hizo un hat trick en la contundente victoria argentina.

Después del Maracanazo de la Mayor, ahora fue el t urno de los pibes. Con t res golazos, Claudio Echeverri lideró la clasificación de Argent ina para la semifinal del Mundial en Indonesia. Fue un 3-0 y ahora el equipo que dirige Placente enfrentará a Alemania por un lugar en la final.

A pocos días del primer aniversario del tricampeonato mundial logrado por Argentina, los herederos de La Scaloneta quieren emular aquella proeza conseguida en Qatar. En busca del único título que le falta al fútbol argentino masculino, el seleccionado Sub 17 firmó la mejor victoria de su historia. Por los cuartos de final del Mundial de Indonesia, demolió por 3 a 0 a Brasil, vigente campeón de la categoría, y lo hizo con un triplete de Claudio Echeverri. El martes jugará por las semifinales ante Alemania, que derrotó 1 a 0 a España.

El Diablito quedó en la historia porque se convirtió en el quinto argentino que le hizo tres goles en un partido oficial a Brasil, el primero que lo consigue en más de seis décadas y el primero que lo logra en un Mundial.

Hace poco menos de un siglo, el 13 de febrero de 1925, Manuel Seoane se despachó con un hat-trick en el viejo estadio de Sportivo Barracas en una victoria por 4 a 1 por el Sudamericano que Argentina terminó ganando. Quince años después, el 5 de marzo de 1940, lo emuló Carlos Peucelle en un 6 a 1 en el Viejo Gasómetro por la Copa Roca. Norberto Méndez le hizo tres a Brasil el 15 de febrero de 1945 en el 3-1 en Santiago de Chile por el Sudamericano. Y el último fue José Sanfilippo: lo consiguió el 22 de diciembre de 1959 en Guayaquil, en una edición extraordinaria del mismo certamen.

El Diablito marcó el camino en Yakarta con sus tres goles ante un rival que llegaba con los laureles de ser tetracampeón de la categoría. Con la “10” y la cinta de capitán se hizo difícil no compararlo con Lionel Messi en la semana en que los dirigidos por Lionel Scaloni hicieron historia en el Maracaná con la victoria 1-0 ante Brasil por las Eliminatorias para el Mundial 2026.

“Estoy muy feliz por la victoria, por cómo se jugó y por los tres goles. Ahora hay que disfrutar este momento muy lindo, porque no todos los días se le gana 3-0 a Brasil”, celebró Echeverri minutos después de su descomunal labor. En una mano cargaba la pelota con la que había convertido los tres goles; en la otra llevaba el diploma que lo acreditaba como el jugador más destacado del encuentro.

“Estábamos confiados por el equipo que tenemos. Nos habían dado el primer golpe en el primer partido (contra Senegal) y nos habíamos levantado. Hicimos un gran trabajo para quedarnos con la victoria. Ahora habrá que pensar en Alemania. Tendremos un partido muy difícil”, explicó el Diablito, quien sufrió un calambre tras anotar el tercer tanto.

En el primer tiempo, la joya de River tomó un pase en el campo argentino y corrió casi 50 metros con la pelota en su poder, conduciendo el ataque de la Selección a pura velocidad. Pateó desde afuera del área y su remate se desvió en el taco de Vitor Reis para meterse por encima del arquero Pires de Oliveira. Iban 28 minutos y era justo.

La goleada empezó a dibujarse en el complemento, con otras dos perlas del “10” argentino. A los 13 minutos controló un pase de Valentino Acuña, se metió en el área, se sacó dos hombres de encima y definió con precisión de crack al segundo palo.

Un rato después, en el 26, se dio una jugada made in River. Ian Subiabre se la pasó a Agustín Ruberto y el “9” se vistió de asistidor para lanzarle un pase perfecto a Echeverri, que corrió y gambeteó al arquero como hizo Caniggia con Taffarel en el Mundial de Italia 1990 para firmar el 3 a 0 con el que se terminó el partido. Otro golazo.

Fue el quinto tanto del volante ofensivo nacido en Resistencia, máximo anotador del certamen junto a Ruberto, de quien es compañero en River desde los 10 años.

El primer tiempo había sido fue parejo, abierto y dinámico. Brasil controló el primer cuarto de hora, pero luego Argentina le arrebató el balón y comenzó a machacar con las trepadas de Octavio Ontivero y Juan Valentín Giménez, el intermitente desequilibrio de Subiabre y Santiago López (fue amonestado y se perderá la semifinal), y la temible conducción de Echeverri.

“Se ganó con juego y corazón. Pudimos festejar jugando y metiendo. Ahora debemos descansar, disfrutar de lo que logramos y a pensar en Alemania”, sentenció el entrenador Diego Placente.

El Sub 17 firmó un 3-0 inolvidable y a poco del aniversario de Qatar 2022 hay un motivo más para volverse a ilusionar.

Clarín/Deportes

Compruebe también

River-Boca pudo ser para cualquiera, pero terminó en un justo empate

El Superclásico en el Monumental fue empate. Pero siempre hay vencedores y vencidos aunque los …

Por Malcorra, la alegría es toda Canalla. Empate en el clásico platense

Y Newell’s no puede. Ya son nueve partidos sin poder ganarle a Rosario Central en …

Dejanos tu comentario