Inicio / Futbol / Sudamericana: Racing derrotó a Melgar y con un empate clasifica

Sudamericana: Racing derrotó a Melgar y con un empate clasifica

Chancalay festeja su conquista, que le dio la victoria a la Academia, junto a Copetti.

A Racing parece que no le alcanza con ser el protagonista del partido. Le pasó con Boca en la semifinal de la Copa de la Liga Profesional cuando hizo sobrados méritos para lograr el pase en el desarrollo del partido y terminó eliminado en penales. En su vuelta de página en la Sudamericana salió enchufadísimo ante Melgar en el Cilindro, pero a 10 minutos del final de la primera etapa perdió un jugador: expulsaron al arquero por cortar un ataque con la mano fuera del área.

Sin embargo, eso no le hizo cambiar la actitud. Antes que se terminara la primera parte Chancalay abrió el marcador y permitió que, aun en desventaja numérica, Racing pudiera marcar el ritmo para la segunda parte, sin asumir riesgos.

La Academia se había convertido rápido en el protagonista. No solamente tuvo la pelota, sino también las mejores situaciones. Claras, pero sin suerte. O mal resueltas, pero siempre producto de la vocación ofensiva y un asedio que no le dio respiro a Melgar.

No fue presión alta, fue altísima. Copetti fue atorar la salida de Alejandro Ramos que recibió en el área de su arquero, robó, encargó y tocó hacia el punto penal dónde Chancalay esperaba sin marca: le pegó de primera a las manos de Cabezudo.

La siguiente fue una jugada bárbara. La inició Insua con un toque hacia la banda, Alcaraz devolvió al centro y otra vez para el defensor: el recorrido de la pelota armó un triángulo perfecto que terminó con un centro bárbaro desde la izquierda para Chancalay que cabeceó con justeza, pero la pelota pegó en el palo.

Racing probó de afuera, se apresuró en el remate, buscó el hueco, desbordó para buscar con centros y construyó con la pelota en los pies. Hacía de todo sin lograr el desequilibrio.

Entre tantas, la visita tuvo una que no se inscribió en la categoría “gol de otro partido”, justamente porque no entró. Pero fue un contragolpe rápido por derecha, con un centro aislado para la entrada de Luis Ibérico que le pifió a la pelota: sí, frente al arco intentó un derechazo que nunca conectó. Más allá de la resolución, fue la única -o la más clara- del equipo peruano a partir de sus intenciones, por fuera de su libreto defensivo.

A 10 del descanso, a Fernando Gago le cambiaron los papeles: Chila Gómez salió del área a cortar un avance de la visita, llegó con lo justo, usó la mano y si bien el árbitro dudó, tras tomar la amarilla le mostró la roja y mandó al arquero a los vestuarios: el reglamento ya no es el de antes, si el arquero la toca con la mano fuera del área es roja siempre.

Quien pagó los platos rotos fue Cardona, en parte como coautor del asunto. El colombiano dejó la cancha para el ingreso de Matías Tagliamonte para hacerse cargo del arco. Parecía que la actitud de Racing iba a cambiar, pero todo lo que no había podido hacer hasta ese momento, lo logró tras la expulsión. Antes de que Melgar pudiera aprovechar los espacios que naturalmente iba a ofrecer Racing, el equipo de Gago consiguió el gol.

Después de tantos intentos Chancalay, recostado por la derecha del ataque, recibió de taco y entró al área con espacio para sacar un remate que entró entre el palo y esfuerzo del arquero que no pudo manotearla.

Con 10 pero con tranquilidad Racing reguló sus esfuerzos y cuidó lo que construyó en la primera parte.

Racing logró los tres puntos que le permiten dar vuelta de página tras la eliminación ante Boca y, con apenas un empate ante River de Uruguay en la próxima fecha -también como local-, conseguirá el pase a octavos para seguir siendo protagonista.

Luciano Bottesi/Clarin-Deportes

Compruebe también

Ñuls arriesga la punta en La Plata, River recibe a Lanús y tres partidos más

Con cinco partidos continúa la jornada sabatina del fútbol argentino y se destacan el choque …

Unión le ganó a Boca, el Lobo amargó a Tevez y empate en el Sur

Así es el fútbol en la época del VAR: un tiempo puede durar una hora …

Dejanos tu comentario