Inicio / Futbol / San Lorenzo empató con un Pincha alternativo. Ganó Huracán

San Lorenzo empató con un Pincha alternativo. Ganó Huracán

Estudiantes no quiso, San Lorenzo no pudo. Aburrieron.

La casa no está en orden para un San Lorenzo que en el Bajo Flores tiene muchas dificultades para ganar, por más buenas intenciones que demuestre. Los dirigidos por Ruben Darío Insua se cargaron la responsabilidad del partido, pero fallaron de cara al arco y no pasaron del 0 a 0 ante un Estudiantes alternativo que piensa en la revancha copera del jueves ante Atlético Paranaense. San Lorenzo lo mereció; sin embargo, profundizó la pobreza en su casa: de los 15 encuentros que jugó en su cancha en 2022 apenas ganó uno, empató 11 y perdió tres.

Un poco impulsado por el triunfo capitalizado en La Paternal, pero principalmente apoyado en la construcción progresiva de su confianza a base de acostumbrarse a dejar de perder, San Lorenzo propuso mostrar otro rostro sobre el césped del Nuevo Gasómetro. Si bien mantuvo el esquema tradicional que ya es un sello del ciclo de Gallego Insua, el 5-2-3, la postura fue diferente a la de partidos anteriores. Portó desde un principio la determinación de asumir el control de la pelota y el protagonismo como una manera de avisar para el afuera que “ya es hora de animarse a más”. Y qué mejor que hacerlo ante ese Estudiantes con sus neuronas puestas en la Copa Libertadores.

Insua repitió a los 11 por primera vez. Priorizó darles continuidad a los nombres que rindieron ante Argentinos, pero con una misión diferente: en vez de esperar hubo que adelantarse algunos metros para ser punzante sobre el arco rival. El camino elegido fue el de los extremos con Ezequiel Cerutti y Nahuel Barrios. Pocho tuvo la más clarita en un mano a mano que no aprovechó porque su definición dio en Jerónimo Pourtau y luego en el palo ante el “¡gooouuuu!” de una cancha casi llena. Y una pelota cruzada de izquierda a derecha fue la otra de peligro en una primera parte muy discreta. Jalil Elias trepó por su carril y mandó la volea muy desviada.

Estudiantes fue el que se cuidó más. Lo invitó a pasar a San Lorenzo a su campo para ver si de contraataque encontraba la situación exacta para llevarse un premio. No le resultó porque el local tiene ya tiene muy aceitado cómo defenderse. A ningún adversario se le hace fácil hacerle goles a San Lorenzo.

Sin posibilidades de pisar el área, Estudiantes probó con un par de tiros desde bastante lejos. Primero con Benjamín Rollheiser y después con Mateo Pellegrino. Ambos sin éxito alguno. El 4-2-3-1 propuesto por Ruso Zielinski terminó por momentos en un 4-1-4-1 ante el desprendimiento de Leonardo Heredia del doble 5 compuesto junto a Gonzalo Piñeiro en un intento por pujar la tenencia en el medio.

Apegado a su estilo de cortar por lo sano, Insua sacó en el entretiempo a un Gonzalo Maroni intrascendente y metió a Agustín Martegani, que en una de las primeras que toco casi anota de zurda tras un buen desborde de Cerutti por la derecha. Martegani se perdió luego una peor que la de Cerutti en la etapa inicial al cabecear abajo del arco directo al cuerpo de Pourtau. Ya el director técnico local había puesto a Andrés Vombergar, el héroe frente a Argentinos, por Adam Bareiro.

San Lorenzo hizo pesar su dominio ante un visitante que ya poquitas veces pasó la línea media. Cerutti, de lo mejor del partido, le dio de media distancia y a Estudiantes lo salvó el rebote. Lo atosigó el equipo de Boedo al platense aunque no la metió. Estudiantes recién insinuó algo cuando entraron los titulares. Pero la igualdad, para pesar de San Lorenzo y para alivio de propio, resultó inamovible.

Nahuel Lanzillotta/Clarín-Deportes

HURACÁN SE VOLVIÓ FELIZ DE MAR DEL PLATA

Se metió de lleno en la pelea. Con el triunfo sobre el final, incluso sin haber tenido una buena jornada desde lo futbolístico, Huracán ahora está en la carrera para buscar una vuelta olímpica, pese a que su inestabilidad (la misma a la del resto de los equipos que buscan la corona) lo haga tocar el freno a la ilusión. El tanto de Cristaldo, de penal, fue un premio grande ¿pero también un desahogo para un futbolista que estuvo (y está todavía) en el centro de la escena por una oferta de Santos de Brasil que busca seducirlo para llevárselo.

El ex Boca le dio tres puntos a un equipo que ya había dejado pasar la chance de sumar así en los partidos frente a Unión y Godoy Cruz de manera consecutiva en la que no supo sacarle provecho a jugar con un hombre de más a su rival. “Era un partido que debíamos ganar como fuera”,

blanqueó luego del encuentro Dabove, consciente de que enfrentar a uno de los equipos más flojos de la temporada era una oportunidad que su equipo no debía permitirse dejarlo pasar. Y si bien se trató de un partido parejo, regular, con pocas oportunidades de gol de un lado y otro, en el cierre siempre fueron los de Parque Patricios los que mostraron una mejor ambición. Ya Somoza había elegido a Meli -acostumbrado a batallar en el mediocampo- por Tomás Martínez, un futbolista de juego y de conexión. Todo un mensaje para un conjunto que está en zona de descenso y que había logrado un triunfo injusto y agónico ante Lanús en la fecha anterior. Pareció conformarse con el punto. Y le salió mal.

Entonces llegó el cabezazo de Cóccaro al palo y la mano de Cauteruccio sobre la línea para evitar el tanto de Hezze. Cristaldo lo canjeó por gol con un remate fuerte. Y tras eso, como entendiendo que el destino le había hecho un guiño imposible de desechar, el DT visitante metió dos cambios, enfrió el juego y sostuvo un triunfo que lo dejó a cinco puntos de la cima pero con la ilusión intacta de pelear hasta el final por una Liga que parece estar suelta al azar.

Clarín/Deportes

EN ROSARIO: NADA POR AQUÍ, NADA POR ALLÁ

En el cierre de un día insoportable en Rosario por el efecto de los incendios en las islas, Newell’s y Colón estuvieron a tono e igualaron sin goles este domingo en un partido incómodo y chato. Los locales llevan siete fechas sin ganar en el torneo.

La Lepra tuvo un poco más la pelota, pero le faltó peso ofensivo. Si bien Guillermo Balzi y Ramiro Sordo encontraron algunos huecos, el equipo no tuvo chances concretas de inquietar a Ignacio Chicco.

No se puede decir lo mismo del visitante, ya que Ramón Ábila contó con las mejores oportunidades en el primer cuarto de hora de ambas etapas. De arranque dejó tirado en el piso a Leonel Vangioni con un doble enganche, pero después definió muy mal. La escena se repitió con otra asistencia de Christian Bernardi en el complemento, cuando los locales no encontraban la forma de arrinconar a su rival.

Wanchope necesitaba más compañía. Además de ser el encargado de terminar las jugadas, también trabajó para iniciarlas cuando el resto de sus compañeros se replegaban. Colón terminó mejor un poco mejor parado gracias a la solvencia de Paolo Goltz en el fondo. No obstante, estuvieron lejos de dominar el encuentro. Aunque Newell’s apostó a jugadores jóvenes y veloces en ataque, no manejó bien la pelota, no aprovechó esa ventaja en el duelo con los defensores rivalesy sufrió tanto la imprecisión como la escasa potencia ofensiva.

Con el 0-0, Colón dejó sabor a poco en relación a las claras llegadas que tuvo. La Lepra, en cambio, no pudo sostener el envión del triunfo sobre Aldosivi por Copa Argentina.

Corresponsalía Clarín

Compruebe también

Argentina no tuvo inconvenientes para golear a Honduras

En la recta final hacia el Mundial, Scaloni aprovechó el amistoso ante Honduras para el …

Sigue la 21: River, Independiente y San Lorenzo saltan a la cancha

La fecha 21 de la Liga Profesional continuará este sábado con cinco encuentros, con River en busca …

Dejanos tu comentario