Inicio / Basquet / Falleció Bill Russell, un histórico de Boston y la NBA

Falleció Bill Russell, un histórico de Boston y la NBA

Russell ganó 11 anillos en la NBA, todos con los Celtics.

Bill Russell, el gigante que logró un record de 11 campeonatos como piedra angular de la dinastía de Boston, enfrentó el racismo en la década de los 60 para convertirse en la primera estrella negra de la NBA.

Russell, que murió ayer a los 88 años en Mercer Island, fue reconocido con cinco premios al Jugador Más Valioso y fue el capitán de Estados Unidos que conquistó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956.

Pero el mítico pivot no sólo será recordado por completar una vitrina inigualable de títulos sino por revolucionar el juego defensivo de la NBA, con niveles de rebotes y tapas nunca antes vistos.

En 1957, con 23 años, Russell conquistó su primer anillo y entre 1959 y 1966 acumuló ocho más consecutivos. En ese último año fue nombrado jugador-entrenador siendo el primer técnico negro en el deporte de su país y en esa faceta logró sus dos últimos títulos en 1968 y 1969, año de su despedida de los Celtics.

Russell fue también el primer jugador negro en ingresar en el Salón de la Fama del basquetbol en 1975 y recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en 2011 por su trayectoria en el deporte y los derechos civiles.

Nacido el 12 de febrero de 1934 en Monroe, la familia de Russell se mudó a Oakland cuando tenía 8 años. Su madre falleció cuatro años después y no pudo ver como su hijo ganaba dos títulos de instituto estatales y dos universitarios con la Universidad de San Francisco después de ser rechazado por otros centros educativos por su color de piel.

El equipo de la Universidad de San Francisco fue el primero en alinear a jugadores negros, lo que generó en ese entonces burlas racistas en los partidos e incluso el rechazo de algunos hoteles a aceptar a huéspedes con ese color de piel, lo que llevó a que todo el equipo durmiera en residencias universitarias.

“Nunca me permití ser una víctima”, dijo Russell, a quien se le negó el reconocimiento al mejor jugador de la región tras ganar el título universitario en 1955, lo que lo llevó a centrarse más en los logros de su equipo que en los individuales.

“Aquello me hizo saber que si aceptaba esos premios individuales como los jueces finales de mi carrera, moriría como un viejo amargado”, explicó.

Retrasó su debut en la NBA para disputar los Juegos Olímpicos de 1956 liderando a su equipo con un promedio de 14,1 puntos por partido. En su primera temporada en la liga más importante, la 1956/57, Russell ya generó un impacto con 14,7 puntos y 19,6 rebotes por juego y sumó su primer anillo de campeón con Boston.

En 1958 logró su primer MVP pero una lesión en el pie influyó para que el equipo perdiera en las finales. Al año siguiente comenzó el histórico recorrido de ocho anillos seguidos.

Pero la gloria deportiva tuvo el reverso amargo del racismo imperante que provocó que Russell y sus compañeros vieran muchas veces cómo no se podían hospedar en los hoteles comunes en algunos estados del país.

Esos incidentes hicieron que Russell, a su vez, desairara a los buscadores de autógrafos y se negara durante años a agradecer los aplausos.

En 1966 el mítico entrenador de Boston, Red Auerbach, decidió retirarse y Russell tomó su cargo mientras también se mantenía como la estrella del equipo en la cancha.

“No me ofrecieron el trabajo porque soy negro. Me lo ofrecieron porque además Red se dio cuenta de que podía hacerlo”, dijo entonces Russell.

En 1968, Estados Unidos vivió el impacto del asesinato del líder de los derechos civiles Martin Luther King ocurrido en vísperas de las finales de la conferencia Este entre los Celtics y Philadelphia.

En el medio de la conmoción hubo llamados a cancelar la serie pero se jugó y Boston fue el primer equipo en remontar un 3-1 imponiéndose después en tres partidos consecutivos y avanzando a la final en la que derrotó a Los Angeles Lakers.

Los Celtics vencieron de nuevo a la franquicia angelina en la final de 1969 y tras esa serie Russell dio por concluida su carrera como jugador.

En 1972, Boston retiró su camiseta con el número 6. Ya había nacido una leyenda del deporte.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Brandon Robinson regresa a un Quimsa que se arma con todo

El extranjero que fuera MVP de la consagración de la Fusión en la Champíons League …

Stephen Curry será el base mejor pago de la historia de la NBA

La temporada 2022-2023 tendrá contratos impensados hace algunos años y que serán históricos por lo …

Dejanos tu comentario