Inicio / Cine / Drama, una buena alternativa con Elisabet Casanovas, la ex Merlí

Drama, una buena alternativa con Elisabet Casanovas, la ex Merlí

A pesar de su título, la serie transita por el sendero de la comedia.

Terminadas las clases de Merlí, por llamar de alguna manera a las tres temporadas de la gran serie catalana (disponibles en Netflix), los distintos alumnos del profesor de Filosofía del Instituto Ángel Guimerá tomaron distintos caminos.

Uno, el Pol Rubio que interpretaba Carlos Cuevas, se mandó con un spinoff (Sapere Aude, ahora disponible en Movistar Play), otros esperan proyectos, otros colgaron los botines de la actuación y una pegó el salto del medio del aula para protagonizar su propia serie.

Tal el caso de Elisabet Casanovas, la rubia que componía a Tania, la amiga incondicional de Bruno, hijo de Merlí Bergerón.

Ella integraba el pelotón de estudiantes desde una segunda línea y llevaba el relato de cómo manejar la autoestima con un sobrepeso que muy pocos le hacían notar.

Pero su caso permitía bucear por las amenazas del bullying. Una idealista, la buena del grupo.

Ahora, alejada de ese personaje, y en medio de la marquesina, Casanovas protagoniza Drama, una comedia ágil e irreverente que está disponible en la plataforma PlayZ, de acceso gratuito.

A lo largo de seis episodios de menos de media hora, la serie española – subida a la web en dos idiomas, catalán y español- muestra el paso del fin de la adolescencia al desembarco en la adultez, con más riesgos y desenfados que lo que suelen hacerlo las ficciones estadounidenses. Aquí, en un punto, sus creadores patearon el tablero de lo políticamente correcto.

Ahí anida uno de los puntos fuertes de esta historia en la que África (Casanovas) queda embarazada, no sabe de quién precisamente, abre el juego a los supuestos padres de la criatura, pero juega la pelota como quiere.

No desde la rebeldía, sí desde la convicción. África es de las que van al frente.

Y para que eso suene verosímil y genere empatía resulta clave el trabajo de composición de Elisabet Casanovas, es un mix de osadía, seducción, gracia y cóctel emocional. Si bien tiene mil aristas, jamás se le va al personaje de las manos.

Lo que aparece como contradictorio no es más que el reflejo de lo que suelen mostrar los que cantan 20 años y tienen que salir al mundo.

Haciendo un paralelo totalmente antojadizo, lo que hizo la actriz en su paso de lo coral (con Merlí) a lo central, tiene un recorrido conceptual similar al que dibuja África al hacerse cargo del cambio de etapa en su vida.

Pero no está sola en su aventura de hacerse grande de golpe. Si bien aparecen cada tanto algunos parientes de sangre, su familia son sus dos amigos con los que comparte piso en Barcelona, ya que aquí la trama vuelve a desarrollarse en esta ciudad.

Con cada uno desarrolla distinta capacidad vincular y entre los tres arman un buen mosaico de estilos. Así, Scarlett (Júlia Bonjoch) y Jordi (Artur Busquets) asoman como dos buenos carrileros para que África vaya tirando paredes.

Y se arma entonces un buen retrato generacional, ya sin el aula de un colegio para contener el cambio, sino con el “mundo exterior” como pileta sin agua.

Y, sin bajar línea, Drama -que tiene más de comedia que de su propio título-, refleja con ácido humor cómo es la vida sin pizarrón.

Silvina Lamazares/Clarín

Compruebe también

Netflix-Sony, nueva alianza entre dos gigantes del entretenimiento

Netflix y Sony Pictures cerraron filas en la guerra del streaming. El viernes se informó un impactante …

Film & Arts estrena el domingo El Crítico Musical, con John Malkovich

“Apesta”. Así empezaban y culminaban la mayoría de los dictámenes cinematográficos de Jay Sherman en …

Dejanos tu comentario