Inicio / Futbol / Dos caras: ganó Racing y perdió el Rojo. Empate Calamar y triunfó Central

Dos caras: ganó Racing y perdió el Rojo. Empate Calamar y triunfó Central

Matías Rojas se gambeteó todo antes de abrir el marcador en el Cilindro.

No era un partido sencillo para Racing. Tenía que recuperarse después de la derrota contra Godoy Cruz en Mendoza. También debía dejar otra imagen ante su gente luego de conseguir tan solo un triunfo en los últimos 4 duelos. Y lo hizo la Academia: se impuso 2-0 ante Vélez, con un golazo de Matías Rojas y el restante del uruguayo Fabricio Domínguez.

“Tengan cuidado con Rojas. No lo critiquen mucho que después le van a tener que pedir perdón. Es bueno de verdad”, solía repetir Eduardo Coudet por los pasillos del Cilindro, allá por 2019, cuando el volante paraguayo era reprobado por sus primeras actuaciones en el elenco de Avellaneda. “Tiene la zurda de Capria y Rubén Paz”, sumaba el Chacho. Y si bien es cierto que el mediocampista de 26 años aún no rindió en Racing como sí lo hizo en Defensa y Justicia, los valientes que desafiaron el frío se llevaron un gran regalo para sus hogares: Rojas dibujó un golazo difícil de olvidar en la noche de los pesados abrigos. En definitiva, un gol de crack: dentro del área recibió por derecha un centro pasado de Insúa y comenzó el festival de los enganches para hacer pasar de largo a Francisco Ortega, a Lucas Hoyos y a Diego Gómez para definir suave al palo izquierdo.

El golazo de Rojas fue lo más apasionante de la primera parte. Jugó mejor Racing y asumió el protagonismo del partido, aunque está lejos del equipo que deslumbró el torneo pasado. No pudo presionar alto esta vez el local, seguramente por la incorporación de Edwin Cardona y el propio Rojas en las bandas, y por eso Vélez manejó bastante la pelota con su centrales y volantes de inicio. Fue aburrido el andar del duelo también porque los visitantes no pasaban del toque simple e intrascendente.

Los dirigidos por Fernando Gago buscaron mantener su idea. Fue profundo Facundo Mura por derecha y tanto Miranda como Jonathan Gómez intentaron pisar el área para acompañar a Copetti. Pero a la Academia le faltó el pase final y estuvo cerca del arco de Hoyos sin generar ocasiones. Hizo, sí, un culto de la eficacia: tuvo una y no la dejó pasar.

Y Vélez está buscando hallar la forma que imprime Alexander Medina. El dibujo es el que utilizó en Talleres: 4-2-3-1. Tiene como prioridad ser intenso el cuadro de Liniers y salir jugando desde el fondo. Ayer, igual, tuvo como estrategia enviar pelotas largas para el Tanque Abiel Osorio, que se fajó sin problemas con Sigali e Insúa. Pero Vélez no pudo imponerse en la segunda jugada y culminó la primera parte sin chances de gol. Lo más cercano fue un remate débil de Bouzat que se fue al córner.

Sobre el final del primer tiempo, Lolo Miranda salió lesionado y se produjo el ingreso de Emiliano Vecchio. Cambió de esquema Racing y no sería por única vez en el juego. Se paró 42-3-1, con el ex Rosario Central por detrás de Copetti. La intención al juntar a Cardona, Rojas y Vecchio era monopolizar la tenencia. Eso no sucedió y el local poco a poco se fue replegando cerca de Chila Gómez.

La sensación se profundizó en la segunda parte, mucho más con los ingresos de Lucas Pratto y Luca Orellano. Vélez mutó a un 4-4-2 y el Oso manejó los hilos de su equipo. Llegó mucho hasta 3/4 la visita, pero en ningún momento inquietó a Gómez.

Como el plan de defenderse con la pelota no le salió, Gago mandó a la cancha a Lucas Orban para armar una línea de 5 defensores. Entonces, la Academia fue 5-2-1-2, con Vecchio de enganche y Cardona como compañero de Copetti. Sabía el entrenador académico que Vélez le iba a llenar el área de centros y por eso se protegió con varios centrales.

Con el correr de los minutos, Vecchio se fue afianzando. Y mostró algunos pincelazos de lo que puede ser su fútbol. Incluso fue quien habilitó a Fabricio Domínguez, que definió fuerte y sobre la cara del arquero para poner el 2-0. Iban 44 minutos. No jugó bien Racing en todo el complemento, es verdad. Aunque tampoco sufrió, más allá de que defendió cerca de su arquero.

Ganó Racing jugando un partido discreto, pero siendo inteligente. Lo sacó adelante y dejó algunos fantasmas en el olvido. El conjunto de Avellaneda es el equipo que más puntos ha sumado en la tabla anual. De todos modos, le ha costado imponerse en duelos clave. Por eso el triunfo contra Vélez se festejó con fuerza en el Cilindro. Porque Racing está cerca de los punteros y porque sabe que tiene una única obligación en lo que resta de la temporada: debe pelear sí o sí el campeonato.

Maximiliano Uría/Clarín-Deportes

Fausto Vera celebra su gol que le dio la victoria al Bicho en La Paternal.

Es esto y no tiene más que esto. Independiente retrocedió en su juego, no pudo aprovechar el envión del triunfo ante Talleres y cayó por 2-1 ante Argentinos Jr., que fue mejor sin sobrarle nada. Eduardo Domínguez sufrió por la falta de variantes. Las bajas por lesión, covid-19 (Lucas Romero dio positivo un día antes del partido), se sumaron a los excluidos por no renovar contrato y a la ausencia de refuerzos y dejaron pelado al Rojo, que tuvo apenas ocho suplentes.

Las emociones llegaron en las primeras situaciones de riesgo que tuvieron de cara al arco cada uno. Pero no primeras por lo temprano. Por el contrario. Sobre el césped del Diego Armando Maradona, Independiente y Argentinos no le hacían honor al nombre del estadio de La Paternal. Sobre todo el cuadro de Avellaneda, que tuvo serios inconvenientes para apoderarse de la pelota, casi siempre bajo el control del local.

El Argentinos de Gabriel Milito tiene sus ideas en claro y no tarda en hacer fluir su juego, sobre todo en su cancha. Domina los espacios a la perfección, tanto en defensa como en ataque. Se repliega y hace la transición con velocidad, pero debe resolver con mayor profundidad sus intentos. Porque, más allá de tener mayormente el balón y hacerlo circular, al Bicho no se le hizo fácil quedar cara a cara con Sebastián Sosa, que volvió al arco rojo tras su debut con la selección de Uruguay.

Cuando lo hizo, anotó. De un envío aéreo desde la izquierda llegó el gol de Thiago Nuss. El que la bajó de cabeza fue Fausto Vera, el que la paró de pecho y limpió para un costado fue Gabriel Avalos y el que definió a la carrera fue Nuss. Se entusiasmó y pudo haber aumentado el dueño de casa: de un lateral, Vera recibió y buscó sorprenderdesde lejos de media vuelta, pero su disparo pasó al lado del palo derecho del charrúa.

Independiente resultaba indefenso. Hubo un par de imprecisiones en el medio de Argentinos que le permitieron al visitante contar con contraataques que bien comandados hubieran sido buenas situaciones. Pero no sucedió eso. Los de Domínguez dilapidaron estas poquitas posibilidades. Lo que sí aprovechó fue la pelota parada. De un tiro de esquina clavó el empate en el final del primer tiempo. Sergio Barreto la peinó en el primer palo y en el segundo apareció Leandro Benegas para empujarla.

Domínguez entendió que no podía seguir así y metió a Joaquín Laso para plantear un esquema de tres centrales y dos carrileros y generar apertura y profundidad. Pero quedó expuesto atrás y los locales golpearon de nuevo ante un mal retroceso del Rojo. Vera gambeteó a Juan Insaurralde y soltó el derechazo cruzado que se metió contra un palo.

Domínguez volvió a mover las fichas, de nuevo pasó a cuatro atrás e improvisó a Laso como doble cinco. Nada hizo efecto. Sus dirigidos no lograron hacerle cosquillas a Federico Lanzillotta, ni siquiera con Insaurralde, que se quedó como centrodelantero. Argentinos, sin brillar, le ganó bien a un Diablo desorientado.

Nahuel Lanzillotta/Clarín-Deportes

OTROS RESULTADOS

Platense 1 – Gimnasia 0

Rosario Central 1 – Godoy Cruz 0

Compruebe también

Libertadores: Talleres-Vélez, partido caliente con la semi en la mira

Con un estadio Mario Kempes que tendrá el sonido, el color y el calor de …

Copa Argentina: Boca-Agropecuario. Patronato sorprendió a Gimnasia

Con una provincia revolucionada por la presencia de Boca después de muchos años (en 2017 …

Dejanos tu comentario