Inicio / Futbol / Superclásico: Argentina en el Maracaná en busca de la recuperación

Superclásico: Argentina en el Maracaná en busca de la recuperación

Entrenamiento en Brasil.

Argentina cierra el año ante Brasil en el Maracaná: el regreso al lugar donde todo empezó y la necesidad de reencontrarse con la Scaloneta

Es el partido del año para la Albiceleste, que viene de perder su primer encuentro desde que se consagró campeón mundial, ante Uruguay en La Bombonera.

El título en la Copa América 2021, en el mismo sitio, ratificó el cambio de época y ahora Lionel Scaloni quiere recuperar su esencia.

“Dicen que siempre se vuelve a los sitios en los que fue feliz”. La frase, adaptada de la letra de canción de Todos -considerado el Himno de América Latina y creado por el mendocino Armando Tejada Gómez- aplica para el sentimiento que seguramente transita por el cuerpo de la delegación de la Selección en las horas previas.

El regreso al mítico Maracaná, en una Río de Janeiro ya sin la marea de ‘swifties’ y tampoco las altas temperaturas que causaron estupor durante el fin de semana, remiten inmediatamente a aquel 10 de julio de 2021 cuando se rompió el maleficio y, después de 28 años, la Albiceleste pudo conseguir un título y Lionel Messi levantar su primer trofeo a nivel mayor con la Copa América.

Fue el inicio, también, de la trilogía que se completó con la Finalissima -frente a Italia en Wembleyy el Mundial de Qatar -hace 11 meses contra Francia en Lusail.

Esta noche desde las 21.30 habrá 21 jugadores que repetirán su presencia de ese plantel. Será Ángel Di María, quizás, el más movilizado y observado por haber dibujado esa obra de arte disfrazada de golazo al impulsar la pelota con el empeine del pie izquierdo en forma de parábola. Scaloni dejó en el aire su chance de titularidad. La falta de creación ante Uruguay fue la principal deuda del equipo.

No hay que perder de vista que del otro lado serán más notorias las ausencias que los que están a disposición de Fernando Diniz, el entrenador “bombero” que se hizo cargo de la Seleçao mientras llevaba a Fluminense a su primera Libertadores hace dos semanas frente a Boca, también, en el Maracaná.

Neymar, con una rotura de ligamentos en la rodilla izquierda, no sufrirá la marca de Gonzalo Montiel como aquella noche de julio. Tampoco estará Vinicius Jr, acaso la principal carta ofensiva que puede mostrar en la actualidad la Verdeamarelha, porque en la remontada que sufrió ante Colombia en Barranquilla una lesión muscular lo obligó a pedir el cambio y luego regresar a Madrid para su recuperación. El arquero Ederson -campeón de la Champions con el City-, y Casemiro son los otros nombres tachados. En cuestión de días, Brasil perdió a su columna vertebral completa, lo que le abrió las puertas al pibe Endrick, la nueva joya de Brasil que admira a Messi, pero si tiene que hacer el “pan y queso” elige primero a Pelé y después a Cristiano .

Habrá otra diferencia sustancial respecto de esa final de la Copa América y que no es menor: el público. La pandemia, cuando el coronavirus recrudeció, obligó a la baja de Argentina como sede para desembocar en Brasil y no permitió hinchas en las tribunas salvo en esa final. Fue un número reducido, equitativo para ambos lados, pero esos privilegiados se hicieron sentir en el Maracaná. Este martes se esperan casi 70.000 torcedores, con al menos 2.500/3.000 argentinos, esperando la recuperación de la Albiceleste ante un rival que transita la peor racha de su historia en las Eliminatorias.

Es que desde que se instauró este formato, Brasil nunca había perdido dos partidos, frente a Uruguay -en la anterior ventana- y Colombia, ambos como visitantes. Ese no es un detalle menor, porque hablando de rachas, datos y números, se sabe que Brasil jamás cayó derrotado en un encuentro por esta competencia en su territorio.

La Argentina siempre desoyó -al menos públicamente- esas estadísticas. Ni cuando arrastró ese invicto de 36 partidos que se cortó ante Arabia Saudita ni cuando hace cinco días buscaba plasmar en números el mejor arranque de su historia en las Eliminatorias.

En Río hay algo más en juego que tres puntos. Es el partido del año para la Albiceleste. Lo plantearon los jugadores internamente y lo reconoció Scaloni y así se ilusionan los hinchas que quieren cerrar el 2023 con una necesaria sonrisa.

LOS DEMÁS PARTIDOS

Además del clásico Brasil-Argentina se disputarán los otros cuatro encuentros de la sexta fecha de las Eliminatorias que cerrarán la actividad de ese año.

El Uruguay de Marcelo Bielsa puede sacar gruesa tajada de esta jornada luego de sus resonantes triunfos ante Brasil y Argentina. Recibirá en el Centenario al débil Bolivia desde las 20.30. Si gana y hay igualdad en Maracaná, compartirá el liderazgo, pero si la Scaloneta pierde y triunfa la Celeste será único puntero.

Colombia, que viene de dar el golpe ante los brasileños tienen un expectante tercer puesto pero para mejorarlo deberán saltar un difícil compromiso en Asunción. Juega con Paraguay (20, por TyC) que por ahora y sólo por diferencia de gol se está quedando con la plaza del repechaje.

A la misma hora habrá un duelo que puede marcar el futuro porque juegan Ecuador-Chile. Los dos tienen 5 puntos pero los locales están sextos por diferencia de gol y La Roja, ya sin Eduardo Berizzo como técnico, están por debajo de Paraguay. Será un encuentro para estar muy atentos.

La jornada se define a partir de las 23 cuando el colista Perú reciba a la sorprendente Venezuela. La Vinotinto tiene 8 puntos y puede trepar al segundo lugar con el empate de Colombia y una improbable derrota uruguaya.

Diego Provenzano/Clarín-Deportes

Compruebe también

Sudam: Boca visita a Independiente del Valle. Ganó Rosario Central

Exceso de morbo tendrá la presentación de Boca este miércoles por la noche en la …

Messi con los ligamentos del tobillo comprometidos. Un mes sin jugar

El capitán de la Selección, Lionel Messi, sufrió una lesión ligamentaria en su tobillo derecho en …

Dejanos tu comentario