Inicio / Rugby / Sudáfrica le ganó a Gales y jugará la final contra Inglaterra

Sudáfrica le ganó a Gales y jugará la final contra Inglaterra

Los Springboks festejan la victoria con sus compatriotas.

Hace 24 años, Sudáfrica festejó frente a su gente su primer título mundial, en una edición especial por lo que significó para la reconstrucción de la sociedad de ese país en los años pos Apartheid. Doce años después, en el Stade de France, conquistó por segunda vez la codiciada copa Webb Ellis. Ahora quedó de nuevo a una victoria de la gloria y se ilusiona con volver a calzarse la corona del mejor del mundo.

En un partido áspero, extremadamente físico y lleno de errores, los Springboks derrotaron por 19 a 16 a Gales, en el estadio de Yokohama, al sur de Tokio, y se metieron por tercera vez en su historia en la final de un Mundial.

Se esperaba una semifinal pareja y cerrada, y en los 80 minutos, los protagonistas confirmaron los pronósticos. A cinco minutos para el cierre, el marcador estaba igualado 16 a 16. Entonces el apertura Handré Pollard anotó un penal a 35 metros de distancia de los palos y le dio la agónica clasificación a los sudafricanos.

La estrategia de los dos equipos – exponerse lo menos posible y recuperar eventualmente la posesión enseguida o después de una falta del rival- resultó en un partido aburrido, que adormeció a los cerca de 68.000 espectadores de Yokohama.

Los únicos tries del partido aportaron un poco de emoción a un juego que fue “un festival de patadas”, como había anticipado en la previa Warren Gatland, coach del equipo británico. El del sudafricano fue obra del centro Damian De Allende, que puso a los Springboks en ventaja 16 a 9 a los 17 minutos de la segunda mitad. En tanto, el wing Josh Adams apoyó para los galeses a los 25 para el empate parcial por 16 a 16.

“Fue un partido verdaderamente angustioso. Habíamos perdido nuestros cuatro últimos matches contra ellos. Y éste podría haber sido para cualquiera. Los respeto mucho, como a su entrenador. Hemos sido un poco afortunados”, reconoció Rassie Erasmus, entrenador del seleccionado sudafricano.

Los Springboks irán ahora por su tercer título ante Inglaterra, justamente el rival frente al que festejaron en 2007 en Francia. La final se disputará el sábado a las 6 de la Argentina y será el 43° duelo de un historial que tiene 25 triunfos de los sudafricanos, 15 de los británicos y dos empates. Cuatro de esos partidos se jugaron en Mundiales, con tres victorias de los africanos.

Mientras Sudáfrica ganó las dos finales que jugó en Mundiales, Inglaterra triunfó en la de 2003, pero cedió las dos definiciones que disputó: en 1991 ante Nueva Zelanda, al que sorprendió el sábado en la primera semifinal del torneo, y la de 2007.

Las estadísticas les sonríen a los dirigidos por Erasmus. Pero ellos no se confían. “Estamos en la final del Mundial, pero eso es sólo la mitad del camino. Jugamos contra una Inglaterra con clase, que viene de ganarles a los All Blacks y es mucho mejor equipo que la última vez que lo enfrentamos”, analizó el sudafricano.

Aunque también se mostró optimista de cara a la final. “Estamos acostumbrados a la forma en que juega Inglaterra. Creemos en nuestras opciones. No creo que la final se vaya a ganar con un plan de juego muy ambicioso y tries magníficos. Pero me puedo equivocar. Tenemos una oportunidad y no queremos dejarla pasar. Nos encantaría ganar la Copa del Mundo”, afirmó.

¿Podrán los Springboks volver a coronarse campeones del mundo, 24 años después de su primer título en su tierra y doce después del segundo? El sábado, la respuesta.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Los Pumas suspendieron el amistoso de mañana ante Waratahs

La expectativa de volver a los Pumas en su preparación rumbo al Rugby Championship que se disputará a mediados …

Argentina XV mejoró su imagen y le ganó ampliamente a Brasil

Los dirigidos por Ignacio Fernández Lobbe consiguieron un claro triunfo en su segunda presentación en el …

Dejanos tu comentario