Inicio / Polideportivo / Scottie Scheffler, el número 1 del golf, se calzó el saco verde en Augusta

Scottie Scheffler, el número 1 del golf, se calzó el saco verde en Augusta

El golfista estadounidense ya había capturado el título en 2022.

Si había un gran candidato para ganar la 88ª edición del Masters de Augusta era Scottie Scheffler. El estadounidense llegaba al primer Major del calendario con una racha impresionante en la temporada: había jugado ocho torneos, terminado en el top 10 en siete y ganado dos de los tres últimos disputados. Las expectativas en torno a su participación en uno de los campos más exigentes del mundo del golf eran altas y a él no le pesó el favoritismo . Al contrario, fue una aplanadora.

El nacido en el estado de Nueva Jersey firmó una actuación muy sólida, completó la última ronda con 68 golpes, cuatro bajo el par, y se impuso con una tarjeta de 277 (-11) y una ventaja de cuatro sobre el sueco Ludvig Åberg, su sorpresivo escolta. Así se calzó por segunda vez el codiciado saco verde que se lleva el campeón (y que ya había ganado en 2022) y escribió su nombre entre algunos grandes referentes de este deporte.

Con el triunfo, quedó segundo en la lista de jugadores que necesitaron menos participaciones para celebrar el doblete en Augusta. Lo consiguió en su quinta aparición en el torneo, que disputó por primera vez en 2019. El único que lo hizo en menos ediciones fue su compatriota Horton Smith, quien fue el primer campeón de la historia en 1934, terminó 19° en 1935 y repitió el festejo en 1936. Scheffler superó en esa estadística a otros tres estadounidenses -Jimmy Demaret, Arnold Palmer y Bubba Watson-, quienes se consagraron por segunda vez en sus sextas participaciones.

A los 27 años, Scheffler se convirtió además en el cuarto golfista más joven en repetir el triunfo en el Masters después de Tiger Woods, Jack Nicklaus y el español Severiano Ballesteros. Y el segundo, después de Woods, en gritar campeón dos veces siendo número uno del mundo.

Su segundo trofeo de Augusta le permitió llevar a ocho títulos su cuenta en el PGA Tour, todos conquistados en los últimos tres años. Es que aunque hoy es “el jugador” del circuito más importante y el líder indiscutido del ranking mundial, Scheffler tardó bastante en inaugurar su palmarés en el más alto nivel. Y eso que había tenido una muy buena carrera amateur y desde sus comienzos lo señalaban como un aspirante a leyenda.

Su historia con el golf arrancó cuando se mudó a Dallas. Su altura -mide 1,91 metro- lo llevó a probar suerte en el básquetbol en la secundaria. Sin embargo, una vez que llegó a la Universidad de Texas se decantó por el golf. En 2013 se coronó en el US Junior Amateur; brilló en la liga universitaria entre 2014 y 2018; fue reconocido en 2015 como el mejor jugador de su edad; en 2016 jugó su primer Abierto de Estados Unidos; y en la edición siguiente de ese torneo fue el mejor amateur.

Impulsado por su interesante trayectoria como aficionado, se ganó en 2019 un lugar en el Web.com, el segundo nivel del golf estadounidense hoy llamado Korn Ferry, en el que sumó dos títulos. Y en agosto de ese mismo año consiguió la tarjeta para el PGA Tour.

Ya en el circuito mayor, Scheffler empezó a mostrar que iba a ser un competidor feroz, con actuaciones destacadas en las citas más importantes y un festejo inolvidable en el Ryder Cup. Pero tenía una asignatura pendiente: una corona.

El destape fue en 2022. El 13 de febrero se adueñó del WM Phoenix Open. Tres semanas después, obtuvo el Arnold Palmer Invitational en Orlando, Florida. Y a fines de marzo se quedó con el Match Play en Austin y se trepó al número uno del mundo, convirtiéndose en el sexto jugador más joven en alcanzar la cima. Así llegó a Augusta como uno de los máximos favoritos, pese a que todos los flashes apuntaban al retorno del legendario Tiger Woods. Y terminó conquistando su primer Major para transformarse en el quinto jugador en calzarse el saco verde como número 1.

Tras un 2023 en el que ganó dos trofeos (Phoenix Open y The Players) y fue segundo en el PGA Championship y tercero en el US Open, arrancó esta temporada con todo y desembarcó en Augusta en un escenario muy parecido al de aquel 2022: como gran candidato y con Woods robándole la atención con un nuevo regreso. Y curiosamente el desenlace fue el mismo: Scheffler brilló, volvió a gritar campeón y escribió una vez más su nombre en la historia del golf.

Clarín/Deportes

Compruebe también

El TAS prohibió la participación de Lia Thomas en París 2024

Lia Thomas, la nadadora transgénero a la que se prohibió competir en pruebas femeninas, perdió …

España/Argentina: decisión política y presupuesto hacen la diferencia

España y Argentina tienen muchas similitudes en cuanto a costumbres e idiosincrasia compartidas por sus poblaciones. Los …

Dejanos tu comentario