Inicio / Automovilismo / Fernando Alonso giró en el Gálvez sobre el Toyota del STC 2000

Fernando Alonso giró en el Gálvez sobre el Toyota del STC 2000

El piloto asturiano giró en el circuito nro. 9 con el Toyota de Matías Rossi.

Una de las estrellas del deporte mundial visitó la Argentina. Apenas estuvo 24 horas, pero como todo en su vida, tuvo una intensidad y un vertiginoso trajín propio de un piloto de Fórmula 1. El español Fernando Alonso visitó Buenos Aires, voló con una camioneta del Rally Dakar y aceleró un auto del Súper TC2000. De la tierra al asfalto y de los saltos a la prolijidad del tránsito en el circuito del Gálvez en apenas una jornada propuesta por Toyota Gazoo Racing, el ala deportiva de la automotriz japonesa, que tiene en la Argentina a su mayor propulsor en el mundo del automovilismo de competición.

Alonso, quien el fin de semana logró su primer podio en el Rally Off Road, en Arabia Saudita, donde en enero debutará en el Dakar con una Toyota Hilux, llegó más tarde al país, debido a los retrasos de vuelos y escalas entre la arena árabe y el circuito criollo. Sin embargo, no perdió el buen humor y se mostró muy simpático en una agitada agenda armada con minuciosidad por la automotriz, con su presidente, Daniel Herrero, a cargo de cada detalle.

A la mañana, en una tosquera cercana a la planta de la empresa japonesa en Zárate, Alonso se dedicó a girar con la Hilux que usó Alejandro Yacopini en ediciones anteriores del Dakar en América Latina.

Por la tarde, ya ante mayor concurrencia, invitados, periodistas y celebrities, el piloto español se subió al Corolla de Súper TC2000, que el día anterior había hecho podio en los 200 Kilómetros de Buenos Aires, y se la pasó girando sin parar.

Tras las explicaciones de Matías Rossi, el piloto habitual de Toyota de Súper TC2000, Alonso, que por primera vez manejó un vehículo de Turismo con tracción delantera, se preocupó por entender cada detalle del automóvil, prefirió salir primero con neumáticos para lluvia ante la repentina llovizna caída en la ciudad y luego calzó las gomas slicks para acelerar a pleno en el circuito N° 9.

“La verdad es que siempre me siento muy a gusto en la Argentina. Lamentablemente, nunca vine a competir aquí, pero es un sitio muy amigable. Y por sobre todo, muy automovilístico. Se nota la cultura que hay aquí por el deporte motor y no dejo de sorprenderme por la pasión con la que se sigue la actividad mundial y, por lo que me explicaron, por la actividad local tan fuerte. Sería un honor venir a correr una carrera tan importante como la de Buenos Aires de Súper TC2000”, destacó Alonso.

Tras la experiencia de girar en un circuito de tierra con la Hilux, se subió a un helicóptero y aterrizó en el Gálvez, para continuar con su derrotero fierrero a bordo del Corolla.

“Tras la experiencia con el WEC y ganar Le Mans, nos propusimos con Toyota un nuevo desafío y allí surgió el Dakar. Me sometí a 6 meses de pruebas intensivas. Viajé a Sudáfrica, me familiaricé con la Pick Up, conduje en dunas, tierra… Y es otro mundo, claro. De dar 70 vueltas en una jornada buscando la perfección del auto y el nivel de conducción, a salir una mañana y hacer centenares de kilómetros en lo desconocido. Y alternan velocidades: de acelerar a 180 km/h a ascender una montaña a sólo 30 km/h, pero con sumo riesgo”, comentó Alonso, que tras 24 horas en el país emprendió su regreso.

El piloto español eligió a su compatriota Marc Coma, múltiple ganador del Dakar en motos, luego director deportivo de la exigente carrera, que ahora vuelve al ruedo de la competición como navegante del ex piloto de Fórmula 1.

“Es muy difícil tener a un navegante indicando permanentemente. Por suerte son indicaciones de rumbo y no anotaciones como en el rally tradicional. Pero es un cambio grande. Y además es común tener discusiones dentro de la camioneta, con opiniones distintas. Aparecen algunas rispideces. Pero siempre vale más lo que indica el navegante”, explicó el español, aunque con gracia concluyó: “Pero en caso de error siempre la culpa es del navegante”.

-Tras tu paso por la Fórmula 1, corriste en el WEC (Le Mans), Indianápolis y ahora el Dakar. ¿Por qué buscás esas alternativas y no continuás en la Fórmula 1?

-Siempre hay que buscar retos y ser competitivo. Lo hago porque quiero ganar y ser mejor cada día. En este momento de mi carrera, es mayor el reto de competir en Daytona, Indianápolis, Le Mans, el Dakar y Pikes Peak que permanecer en la Fórmula 1 sabiendo en febrero que estaré en el puesto N° 11 y que en noviembre termino el campeonato en el puesto N° 11. Digo que la Fórmula 1 es un paréntesis, porque en 2021 habrá nuevas reglas y evaluaré volver o no a esa categoría.

-Pareciera como que en el pasado en la F1 te equivocaste de lugar. ¿Encontraste en Toyota el sitio predilecto para competir?

-Estoy muy feliz de hacer esta aventura conjunta con Toyota Gazoo Racing. Me llenó de alegría y conquistamos retos importantes. Y estamos encantados con lo que viene en el Dakar. En el pasado, tomé decisiones que creí que estaban acertadas. Nadie tiene la bola de cristal cuando toma decisiones. En la Fórmula 1 hubo 5 años de Red Bull y 6 de Mercedes. Todos los que no formamos parte de esos equipos tomamos decisiones desacertadas. Pero no me arrepiento de nada lo que he vivido.

-¿Creés que estás competitivo para enfrentar el Dakar?

-Me falta para competir en el Dakar. Mentiría si digo que estoy al 100 por ciento. No estoy al nivel de Peterhansel, Al-Attiyah, Sainz… El mejor ejemplo es el de Sebastien Loeb, que aún no alcanzó ese trofeo. Y estamos hablando del mayor piloto de la historia del Rally. Trataré de aprender en este primer intento. Pero por ahora este tiempo de preparación es muy enriquecedor para mí.

-Muchos pilotos sostienen que el mejor es Fernando Alonso. ¿Quién es el mejor piloto para Alonso?

-Es difícil hacer una estimación de decir quién es el mejor piloto. Cuando hay pilotos que se mantienen en la historia es porque tienen un punto fuerte y no es por casualidad. En la Fórmula 1, es muy difícil establecer quién es el mejor, porque cambia año a año y además los pilotos cambian de montura también. Pero siempre hay que hacer un mix. Algunos son rápidos en la vuelta, otros en las largadas, otros en el rendimiento de carrera, otros son más agresivos… Hoy te podría decir que me gusta Max Verstappen. Es un piloto al que me gusta seguir, porque siempre está en modo ataque. Está tercero y sabes que no se queda ahí y que buscará el segundo lugar, y así sucesivamente. Pero también es cierto que esa actitud muchas veces te quita puntos y te lleva a cometer errores y restar. Es difícil hacer una media.

-De todas las categorías en las que participaste, ¿en cuál viviste mayores emociones?

-Todas tienen su punto de interés y de emoción. A mí hasta una carrera de karting me genera esa adrenalina de desayunar por la mañana con algo en el estómago, porque ya estoy pensando en la carrera que me toca. Pero siempre son las carreras legendarias las que me motivan más. Me quedaría con las 24 Horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis tras mi paso por la Fórmula 1.

Pasó Fernando Alonso por Argentina. Hasta la próxima…

Roberto Berasategui/Clarín

Compruebe también

Cuando Diego se subió a un coche de rally con Gabriel Raies

Diego Armando Maradona era un fan de los autos, la velocidad y la competición. Cada …

La Fórmula E correrá de noche en Arabia Saudita

Por primera vez, la categoría eléctrica organizará competencias nocturnas por las calles de Ad Diriyah, …

Dejanos tu comentario