Inicio / Cine / Wes Anderson y Marco Bellocchio resbalaron en Cannes

Wes Anderson y Marco Bellocchio resbalaron en Cannes

Scarlett Johansson, una de las protagonistas de Asteroid City, deslumbró en la alfombra roja.

Son dos apellidos con peso propio, dos habitués de Cannes, pero que nunca alcanzaron el reconocimiento de los jurados que les tocaron. El texano Wes Anderson y el italiano Marco Bellocchio coincidieron en la jornada de la competencia: presentaron respectivamente Asteroid City -con un elenco con Scarlett Johansson, Tom Hanks, Adrien Brody y decenas de estrellas- y Rapito.

Dos filmes muy diferentes pero que, por distintos motivos, terminaron más cerca de la decepción que de la aceptación. El mundo de Wes Anderson es único, irrepetible y distinguible; como el de Aki Kaurismäki, otro que es número fijo en Cannes, y que tampoco ganó la Palma de Oro.

Asteroid City transcurre en los años ’50 -de nuevo, como el cine de Kaurismäki, mucha de su iconografía y escenografía parece imbuida de esa década-, en el lugar del título. Allí cayó hace años un meteorito, y hasta allí llegan distintas familias con sus hijos genios, para participar de un concurso de ciencias, en el mismísimo lugar donde el Gobierno estadounidense se la pasa realizando pruebas atómicas.

Y, enclavado en medio de la nada, en el desierto de Texas, el lugar tendrá otro visitante: un extraterrestre.

Los dispositivos escenográficos – todo se rodó en un set, en España- y la paleta de colores siempre fueron el motor de Anderson, pero aquí se extraña la sustancia. Todo está muy elaborado, pero lo que falta es no ya cohesión entre tantos y tantos personajes, sino un contenido atractivo.

A los ya mencionados súmenles a Bryan Cranston, Jason Schwartzman (con Johansson son los que tienen más espacio para el lucimiento), Steve Carell, Willem Dafoe, Edward Norton, Adrien Brody, Maya Hawke, Jeffrey Wright, Tilda Swinton, Hope Davis (Succession), Matt Dillon, Margot Robbie y Rupert Friend.

Casi 30 años más que los 54 que acusa Anderson tiene Marco Bellocchio. Octava oportunidad en la que el director de Vincere, El diablo en el cuerpo y Salto al vacío entra a la competencia principal, el veterano realizador vuelve a hurgar en el pasado, y con un hecho real, el conocido como “Caso Mortara”, que en su momento fue una de las críticas que recibió la beatificación de Pío IX, por parte de Juan Pablo II.

En 1858 las autoridades civiles de los Estados Pontificios le retiraron la patria potestad a los padres de un niño de 6 años, Edgardo Mortara, que eran de religión judía. Dijeron que el pequeño había sido bautizado como cristiano, y lo ingresaron en una institución de educación católica. Por las dudas, lo bautizaron de nuevo.

Al pasar los años y tener la posibilidad de reencontrarse con su familia -eran épocas en la que los Estados Pontificios estaban próximos a caer, y el ingreso del ejército piamontés terminaría con la soberanía en Roma de los papas-, el joven Edgardo lo rechaza y se ordena sacerdote.

Bellocchio siempre fue de filmar y contar con trazos gruesos, sean historia de sexo, drama políticos o religiosos. Pero solía entregar relatos contundentes. Aquí el papa siempre está transpirado, con cierto sudor recorriéndole el rostro. Se enoja y sonroja, y todo el filme es previsible.

En Rapito (Secuestrado) el italiano recurre a una música sobrecargada y a todo volumen para subrayar lo que ya no hacía falta, cuando no apela a cierto realismo mágico en el que el papa tiene pesadillas, o Edgardo saca los clavos de Cristo y lo libera.

Bellocchio es venerado -algunos aplaudieron su nombre en los títulos de apertura, como se recibe a ciertos actores en el teatro-, pero difícil que este filme rutinario y que desmerece a su autor despierte entusiasmo más allá del fanatismo por el realizador.

Pablo. O Scholz/Enviado especial de Clarín

Compruebe también

Se largó la segunda temporada de La Casa del Dragón

La segunda temporada de House of the Dragon (ayer fue su estreno por HBO y Max) se inició …

Regresa Thomas Shelby: los Peaky Blinders se transforman en película

Thomas Shelby ha vuelto. El ganador del Oscar Cillian Murphy regresará como el temible gángster …

Dejanos tu comentario