Inicio / Basquet / Warriors barrió a Portland y espera por Milwaukee o Toronto

Warriors barrió a Portland y espera por Milwaukee o Toronto

Stephen Curry celebra con su gente el pase a la final. Marcó 37 puntos.

El deporte de alto rendimiento es como las dietas: cada tanto aparece una receta milagrosa que promete resultados inmediatos, pero el auténtico éxito se plasma cuando el trabajo es a largo plazo y va de la mano con la constancia profesional. A Golden State le costó demasiado abrirse paso en ese interrogatorio cuasipolicial al que se vio sometido su estilo de juego por los analistas de la NBA. Tenía show, pero de repente se encontró con un equipo que corre, lanza a los cinco segundos de posesión, apuesta más a los triples que al poste bajo y parece no amar la defensa. El tiempo les dio la razón a los Warriors.

Llegar a cinco finales consecutivas en la mejor liga del mundo, luego de barrer por 4 a 0 a Portland en el Oeste, es algo que solamente habían logrado el mítico Boston que fue 10 veces finalista y nueve veces campeón entre 1957 y 1966.

Golden State levantó el Trofeo Larry O’Brien en 2015, 2017 y 2018. Y si lo hace otra vez este año se convertirá en la cuarta franquicia en ganar tres títulos consecutivos después de los Lakers, los Celtics y los Bulls de Michael Jordan.

“Los Warriors pueden jugar un estilo de juego que les conviene y encima hay ciencia detrás y está bien elaborado. Aunque nuestro ojo esté acostumbrado a ver otro tipo de basquetbol y sienta su juego como apresurado, para ellos es una decisión bien tomada. Y para mí también”, comentó días atrás Sergio Hernández en Clarín.

Llevó tiempo construir un estilo de juego que cambió la fisonomía de la NBA hasta lograr que hoy parezca absolutamente normal que cada equipo tenga ala pivots y pivots que lancen triples y que se juegue con una velocidad, dinámica y precisión a distancia que asombra. Y con una defensa intimidatoria por momentos.

Así como la elección de Tim Duncan en el draft de 1997 fue la semilla para la siembra feroz de los cinco anillos de San Antonio entre 1999 y 2014, cuatro en los dedos de Emanuel Ginóbili, los Warriors son lo que son desde la “era Stephen Curry”, seleccionado en el séptimo lugar del draft de 2009. Pero la bestia debería esperar a rodearse de compañeros que se nutrieran de su explosividad.

En 2011 llegó el tirador Klay Thompson, capaz de atrapar a una mosca con sus reflejos para armar y lanzar triples en milésimas de segundo. Y en 2012 arribó Draymond Green, el glorioso “gordo todoterreno” al que todos quieren tener en su equipo. El resultado fueron dos playoffs consecutivos.

Y entonces apareció una gigantesca apuesta del manager general Bob Myers: Steve Kerr, pentacampeón de la NBA, debutaría como entrenador. El ex tirador firmó el 14 de mayo de 2014 y el 16 de junio de 2015 se convirtió en el primer DT “novato” en ser campeón desde Pat Riley en 1982.

La mano de Kerr se vio en el momento justo, cuando en el cuarto juego ante Cleveland cambió a Andrew Bogut por Andre Iguodala en el quinteto y construyó la formación baja, rápida, letal en el tiro y feroz en la defensa que sería su marca registrada.

Fue el prólogo para la histórica temporada 2015-2016, con 24 triunfos desde el arranque y un record de 73-9 que quebró el de 72-10 de los Bulls de Jordan en 1995-1996. Pero los Cavs se tomaron revancha en la final por 4-3 luego del 3-1 abajo inicial.

En 2017, Golden State logró la mejor efectividad histórica en los playoffs (94,1 por ciento) con un record de 16-1. Philadelphia y los Lakers también habían perdido apenas un partido en la postemporada, pero los 76ers habían jugado 13 partidos en 1983 y el equipo angelino, 16 en 2001.

Y en 2018 los Warriors fueron el noveno equipo en ganar todos los partidos de una final al mejor de siete después de Boston en 1959, Milwaukee en 1971, Golden State en 1975, Philadelphia en 1983, Detroit en 1989, Houston en 1995, los Lakers en 2002 y San Antonio en 2007.

Sin los lesionados DeMarcus Cousins y Durant, Golden State arrasó a Portland y ahora espera tranquilo para recuperar físicamente a sus jugadores. Que Milwaukee y Toronto (empatan 2-2) se preocupen por lo suyo porque el que llegue a la final ya sabe que lo esperarán los Warriors. Una marca registrada en la NBA.

                   Hernán Sartori/Clarín

Compruebe también

Boston, con una segunda mitad de ensueño, ganó y alargó la serie

Boston tuvo su mejor juego de la serie y a base de defensa y contragolpes …

LNB: vuelta a los entrenamientos y burbujas confirmadas para el retorno

Los equipos que participan de la Liga Nacional de Básquetbol podrán retornar a los entrenamientos cumpliendo con los correspondientes protocolos, luego …

Dejanos tu comentario