Inicio / Teatro / El Centro Cultural Borges será gestionado por el Ministerio de Cultura

El Centro Cultural Borges será gestionado por el Ministerio de Cultura

El Borges funciona en las Galerías Pacífico.

Soplan vientos de cambio para el Centro Cultural Borges y el tiempo dirá si son a favor o en contra. La Fundación para las Artes, que desde 1995 explota el espacio ubicado en el microcentro de Buenos Aires -en las Galerías Pacífico-, negocia su restitución al Ministerio de Cultura de la Nación, a cargo de Tristán Bauer, que ya ha puesto manos a la obra para las reformas necesarias que le permitan trasladar a ese lugar aproximadamente 500 empleados del área.

Paradojas de la argentinidad. Bauer avanza sobre el Borges cuando hace apenas unos días hizo quitar del frente del Centro Cultural Kirchner la bella frase del escritor argentino -“Nadie es la Patria, pero todos lo somos”- del poema Oda escrita en 1966. El argumento oficial fue “preservar” la fachada y “no incorporar elementos invasivos a la misma”.

Detrás de la negociación para que el Centro Borges pase a Cultura de Nación hay un entramado de personajes que se remontan al esplendor de la gestión menemista, cuando la Argentina se pensaba parte del Primer Mundo y un peso era igual a un dólar. Por caso, Mario Falak, empresario hotelero y desarrollador de la marca Alvear, y Felipe Pullol, un directivo del Borges que es hombre de confianza de Falak y hermano de quien fue un poderoso gerente del INCAA -Rómulo Pullol-, despedido durante la gestión de Ralph Haiek.

Galerías Pacífico tiene 11 mil metros cuadrados con 150 locales. Su edificio es monumento histórico nacional. El Borges, por su parte, cuenta con 10 mil metros cuadrados.

¿Por qué el Borges negocia “volver” al Ministerio de Cultura? Detrás hay un complejo entramado de concesiones para explicar.

Fuentes irreprochables del Ministerio de Cultura, cuya cúpula se mudó desde la sede del Palacio de Avenida Alvear al Centro Cultural Kirchner meses antes del confinamiento forzoso por la pandemia, confirmaron a Clarín que esa área ya cerró el acuerdo para recuperar el Centro Borges y que se trasladarán allí oficinas de las sedes ministeriales de Alsina al 400 y al 1100.

El segundo edificio fue comprado durante la gestión del secretario de Cultura Jorge Coscia (2009-2014). La primera sede es alquilada y parte de las dependencias ya fueron desalojadas. Apenas se hizo cargo de la gestión, Bauer cerró la sede de Alsina al 1100 por una caída de mampostería. Parte del personal se trasladó al palacio de avenida Alvear, que había entrado supuestamente en restauración cuando la pandemia detuvo al mundo.

Según su sitio web, el destino del edificio del Centro Cultural “está ligado a las artes desde sus inicios. A mitad de los años 40 se realizaron los estupendos murales que hoy constituyen un emblema de Galerías Pacífico (donde se ubica el Centro Borges). También funcionaron allí la Asociación Estímulo de Bellas Artes, el Ateneo, el Centro Islas Malvinas. Y hasta el maestro Ángel Della Valle tuvo en ese edificio su taller”.

Los murales de las Galerías Pacífico fueron el primer y único trabajo que pudo concretar el Taller de Arte Mural, integrado por Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino, Manuel Colmeiro, Lino Enea Spilimbergo y Demetrio Urruchúa. Ubicado en Florida y Córdoba, una de las esquinas más tradicionales de Buenos Aires, Galerías Pacífico recibía anualmente, en la era prepandemia, a un millón de personas.

La historia del Centro Cultural es compleja. El “concesionario” del espacio es la Fundación para las Artes, que no tiene página web. Por fuentes inobjetables, Clarín pudo reconstruir que la Fundación tiene entre sus miembros a Falak y a Pullol. Roger Haloua es el director general. Clarín realizó dos llamados infructuosos a Haloua.

Durante la gestión del ex presidente Carlos Menem, cuando las empresas públicas se privatizaban con trámite express, el majestuoso edificio pasó de manos de Ferrocarriles Argentinos a las de Falak y la familia Sutton para convertirse en el shopping Galerías Pacífico. Si cuesta digerir que un inmueble del Estado nacional haya sido concesionado en un trámite tan poco claro, peor fue cuando el cineasta Pino Solanas, fallecido este año en París por causa del Covid, fue víctima de un atentado a tiros cuando criticó públicamente esa concesión para un emprendimiento comercial. Solanas defendía que todo el edificio fuera destinado a un centro cultural.

Le llovieron críticas a Menem. Finalmente se llegó a la solución de conceder una parte del edificio al Centro Borges. Pero, jurídicamente, el Borges permaneció bajo la órbita de la entonces Secretaría de Cultura de la Nación, entonces a cargo de Mario “Pacho” O’Donnell. Todo raro.

A partir de conocer que el actual Ministerio de Cultura trabaja sin pausa para mudar a 500 empleados al Borges, Clarín preguntó a fuentes calificadas del área cómo se ha previsto la distribución. Son 10 mil metros cuadrados destinados a exposiciones, festivales, seminarios, espectáculos, conferencias, talleres y eventos. Hay, además de las salas expositivas, un auditorio y un cine. Y, según manifiestan los voceros, no se tocará el destino de las salas expositivas.

Las fuentes aseguran que se está trabajando en “remodelaciones de fondo, tabiques y baños”. El ministro, explicaron, “solicitó una partida al Ministerio de Economía de unos cinco millones de dólares para arreglar la sede de Alsina al 1100, pero se lo rechazaron. Ahora la opción es el Borges”.

La otra pregunta es quién tendrá a su cargo el uso de las espaciosas salas. Las fuentes señalan que la parte expositiva del Borges podría ser gestionada por la Secretaría de Patrimonio Cultural, a cargo de Valeria González.

No obstante, fuentes del ministerio contaron que una sala pasaría al Museo Nacional de Bellas Artes, a cargo de Andrés Duprat. El espacio del Centro Cultural Borges albergó a finales del siglo XIX la primera sede del principal museo argentino. “Sería bueno que hubiera una sala donde se contara la historia del museo en su primera sede. Se trataría de una exhibición permanente”, dijeron. Se sabe que Duprat tiene al Borges en su radar desde la época en que el politólogo José Nun fue secretario de Cultura de la Nación (2004-2009). Pero la burocracia fue dilatando las cosas.

El microcentro porteño ha mudado totalmente su fisonomía bulliciosa por una más deprimida financiera y comercialmente, y tampoco atraviesan una época próspera las Galerías Pacífico, de las que el Borges es parte. Por tal motivo, otras fuentes consultadas, especulaban si esa situación de asfixia económico financiera del sector no daría ocasión al Estado para avanzar sobre un espacio que hace 25 años está concedido en forma privada. El edificio de Galerías Pacífico es monumento histórico nacional por sus valores culturales, su arquitectura y sus impactantes murales.

La Fundación para las Artes tuvo como presidenta durante casi toda su andadura a la ya fallecida Elena Olazábal Estrada de Hirsch -una de las fortunas más importantes del país- y como directora artística a Martha Nogueira. Vivió una época de esplendor en materia de eventos y exposiciones.

El Borges fue inaugurado por el rey Juan Carlos I de España, hoy atrapado en una delicada situación judicial. Dicha apertura fue acompañada por el universo cultural de la ciudad. Abrió con una muestra de Jorge de la Vega; Arte de Argentina: 1920-1994, curada por el Museo de Arte Moderno de la Universidad de Oxford, un espacio vinculado a la figura de Jorge Luis Borges; la exhibición de la célebre Corona de los Andes (joya adquirida por el MET de Nueva York) y una muestra de pintura española de los siglos XIX y XX.

Por estas horas, y a punto de brindar con esperanzas por el Año Nuevo, el personal del Borges teme por su futuro laboral. Fuentes de Cultura aseguran a Clarín que “serán absorbidos por el ministerio”. Lo que no dicen es que la oferta no incluye la antigüedad en el empleo. Borrón y cuenta nueva.

Susana Reinoso/Clarín

Compruebe también

Leonor Benedetto, protagonista de la temporada en Mar del Plata

A pocos días de haber generado una gran preocupación en el ambiente artístico por haber …

Colón 2024: en marzo, la temporada con siete óperas y el Festival Argerich

La temporada del Teatro Colón, presentada ayer por su director Jorge Telerman junto a la …

Dejanos tu comentario