Inicio / Futbol / Unión le ganó a Boca, el Lobo amargó a Tevez y empate en el Sur

Unión le ganó a Boca, el Lobo amargó a Tevez y empate en el Sur

Troyansky, luego foco de incidentes, saludado por sus compañeros tras decretar la victoria Tatengue.

Así es el fútbol en la época del VAR: un tiempo puede durar una hora y un partido puede terminar con tres goles de penal con la activa participación de la tecnología. En un juego que terminó con corridas e insultos entre los futbolistas, Unión dio el gran golpe y derrotó por 2 a 1 a Boca en la Bombonera con un tanto en el segundo final.

Fue atractivo el partido, más allá de que ambos presentaron equipos alternativos porque jugarán el martes por las copas internacionales: Boca, ante Corinthians en San Pablo por la Libertadores; y Unión, frente a Nacional en Montevideo por la Sudamericana. Si bien no fue brillante ni repleto de situaciones, el duelo resultó vistoso porque los dos intentaron atacar y jugar con las líneas adelantadas. Aunque en realidad, el equipo santafesino cambió el libreto luego de ponerse en ventaja.

Las luces estuvieron puestas en Eduardo Salvio, ese futbolista de élite que aún no pudo demostrar toda su jerarquía en Boca. No está mal lo que hacen Juan Román Riquelme y compañía: le ofrecen al Toto un contrato bastante menor al que se le vencerá, aunque todavía jugoso para el medio local. En el tiempo que transcurrió el delantero insinuó más de lo que concretó y no alcanzó a jugar la mitad de los juegos que el equipo disputó. Por eso parece justa la rebaja salarial. Salvio quiere quedarse, pero pide algunos ajustes. Lo dijo, según se supo, con palabras. Lo gritó también anoche con su juego y con su festejo del gol. Fue el autor del empate y también fue uno de los mejores futbolistas del elenco local junto a Aaron Molinas inició de interior por la izquierda- y Frank Fabra -fue titular porque está suspendido en la Libertadores-. Salvio jugó de extremo por la izquierda y, si bien alternó buenas y malas, participó muchísimo. No lo acompañaron el juvenil Langoni y Luis Vázquez y tal vez por eso Boca no pudo generar situaciones claras de gol. Tuvo la posesión del balón en un 70 por ciento de la primera parte.

Unión también guardó a sus mejores piezas aunque en los instantes iniciales no pareció sentirlo. Demostró ambición y actitud el conjunto visitante y se animó a jugar de igual a igual. El equipo que anoche comandó Christian Berman se plantó con un 4-4-2 alto y provocó un par de pérdidas de Boca en la salida. Se puso en ventaja a los 24 minutos tras un infantil penal que Campuzano le cometió a Nardoni y que Juárez cambió por el gol. Fue festejo y pecado porque rápidamente Unión se metió atrás y permitió que el local creciera.

En la segunda parte acertó Unión con los cambios y no tanto Boca. No erró Battaglia: mandó a la cancha a los titulares. Zeballos y Villa se encontraron en la primera y el colombiano remató a nada del travesaño. Iban 20 minutos y la sensación era que Boca lo pasaría por encima.

Pero los que entraron en Unión lo hicieron bien y pudo defenderse con la pelota y desplegándose de contra. Abusó de las jugadas individuales Boca y crecieron los defensores visitantes. El duelo quedó abierto, con el local manejando la pelota y con Unión al acecho.

Y aguantó Unión. Y tuvo una última que no perdonó y que llegó con la polémica. Porque Izquierdoz le erró a la pelota e impactó en el botín derecho de Portillo. Falcón Pérez le

mostró la segunda amarilla y la roja y sancionó el tiro libre. El VAR actuó y avisó que el capitán estaba dentro del área. Penal, entonces, y 1.000 protestas. Las amarillas volaron por el aire. Franco Troyansky se paró frente a la pelota y el árbitro avisó que era ejecución y final. Pateó el delantero y atajó Javier García sobre su izquierda. Pero el VAR señaló el claro adelantamiento del arquero y todo se repitió. El zurdo la clavó en el ángulo derecho con una enorme tranquilidad y categoría y provocó con su festejó quitándose la camiseta y mostrándola a los hinchas. Y así dio el golpe Unión.

Maximiliano Uría/Clarín-Deportes

GIMNASIA SIGUE FIRME. AMARGÓ EL DEBUT DE TEVEZ

Nadie podía esperar que la mano de Tevez como entrenador se viera en el debut, después de pocos días de trabajo con un plantel que no conoce y un equipo que como era previsible mostró los mismos problemas que tuvo con los últimos tiempos. En las dos áreas se ven las falencias más evidentes y decisivas en el Canalla. Allí deberá apuntar el Apache, tanto en la búsqueda de refuerzos como en las prácticas buscando mejorar.

Pero más allá de la intensidad y el entusiasmo que produce un nuevo ciclo, no se vio mucho de un Central que está en formación. Lo paradójico es que en el momento de mayor optimismo que tuvo el local en su búsqueda de romper el cero y llevarse el triunfo, fue Gimnasia quien aprovechó para definir, justamente cuando también salió de su molde contragolpeador y se decidió a intentar un poco más.

El conjunto de Gorosito no hizo grandes méritos para ganarlo, pero le sacó jugo a un error defensivo de Central, que marcó con pasividad uno de los tantos pelotazos de Braian Alemán, que esta vez sí pudo capitalizar el paraguayo Ramón Sosa con un derechazo cruzado que dejó sin chances a Gaspar Servio. La posición del goleador fue revisada y confirmada como legal por el VAR.

Un párrafo especial para el uruguayo Alemán, otra vez figura de la cancha. A su zurda exquisita le agrega una visión y una sapiencia que lo hacen diferente, jugando de doble cinco como al principio o un poco más suelto como lo hizo después. Sin mucho más para elogiar Gimnasia se fue de Rosario como puntero, mientras que Tevez dejó la cancha bastante preocupado.

Corresponsalía Clarín

PARDA ENTRE BANFIELD Y BARRACAS

Banfield y Barracas Central empataron 1 a 1 en el Sur en un partido que tuvo como amplio dominador al dueño de casa -buscaba su tercera victoria al hilo-, pero que debió remontar por una jugada-blooper que pocas veces se ve en el fútbol de elite: un gol en contra desde la mitad de la cancha que rápidamente se hizo viral. ¿Qué pasó? A los 13 minutos Luciano Abecasis, confiado, dio el pase hacia atrás, pero Enrique Bologna estaba adelantado, la pelota lo tomó a contrapierna y cuando intentó volver bajo los tres palos ya había inflado la red. Era 1-0 para Barracas que podía jactarse de ganar un partido sin haber pateado nunca al arco.

Banfield, lejos de bajonearse, salió a buscar el empate. Gracias a Matías González -la figura del partido-, Galoppo y Urzi sacó pecho y puso en aprietos a Gagliardo. Pero no pudo convertir hasta que a los 12 minutos del segundo tiempo Ramiro Enrique encontró un rebote en el área chica para poner el 1-1 que terminaría siendo definitivo.

El local mereció una mejor suerte, pero se sabe cómo es el fútbol: tan injusto como impredecible.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Libertadores: Estudiantes busca la semifinal ante Paranaense

Estudiantes se jugará gran parte de la temporada cuando este jueves intente concretar su clasificación …

Copa: Vélez volvió a superar a Talleres y tiene cita con Flamengo en la semi

El 3 de enero de este año, Julián Fernández cumplió la mayoría de edad. Sí, …

Dejanos tu comentario