Inicio / Cine / Tras el Globo de Oro, lo que se viene para Argentina, 1985

Tras el Globo de Oro, lo que se viene para Argentina, 1985

Santiago Mitre porta la importante estatuilla conseguida. Es la tercera producción nacional que la consigue.

La 80º edición de los Premios Globos de Oro, cuya gala se realizó el martes por la noche en el hotel The Beverly Hilton de Los Ángeles, fue especial por múltiples aspectos. El primero, obviamente, fue el triunfo de Argentina, 1985 en el rubro Mejor Película en Lengua no Inglesa, convirtiéndose así en la tercera producción nacional en imponerse en la categoría internacional de los reconocimientos otorgados por la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés). El segundo fue el evento en sí, en tanto los Globos de Oro venían de un año y medio en el ojo de la tormenta a raíz de escándalos múltiples que derivaron en la cancelación del contrato televisivo en 2022 y, por ende, en una ceremonia invisible cuyos ganadores se anunciaron por Twitter. Y el tercero se vincula a que, a raíz de los ingresos de un centenar de nuevos socios tras aquella tormenta, la nómina de ganadores en los rubros cinematográficos es una de las más justas de las últimas décadas. 

¿Nos volvemos a ilusionar?

El momento más esperado de la gala –que no se transmitió en Latinoamérica, una decisión que más de un programador debe estar lamentando– llegó justo cuando el martes daba paso al miércoles. Fue, claro, la confirmación de que la película sobre el Juicio a las Juntas Militares se quedaba con la estatuilla a Mejor Film en Lengua no Inglesa. El resto, a estas alturas del partido, es historia conocida: el director Santiago Mitre y Ricardo Darín sobre el escenario, el primero agradeciendo el reconocimiento y a su equipo antes de afirmar que «la democracia es algo por lo que necesitamos seguir luchando siempre”; el actor avisando que le hablaría a la “gente de su país” y reconociendo que, “después del campeonato del mundo, esto es una gran alegría”, todo mientras la organización aumentaba el volumen de la clásica banda sonora de violines para intentar que terminaran con el palabrerío y agilizar el trámite de una velada que se estiró como nunca antes.

No es algo de todos los días que una producción nacional gane un Globo de Oro. De hecho, es la tercera vez que ocurre en 80 años. La primera fue en 1955, honor que recayó La mujer de las camelias, de Ernesto Arancibia. La segunda llegaría recién en 1986, cortesía de La historia oficial, de Luis Puenzo. Hubo, además, otras dos nominadas que se fueron con las manos vacías: La casa del ángel (1961), de Leopoldo Torre Nilsson, y Tango (1999), de Carlos Saura. Menos de un mes después de la tercera estrella de la selección argentina, el cine argentino sumó su tercer Globo. La pregunta cae de maduro: ¿vendrá un tercer Oscar en marzo? ¿Hay motivos para que vuelva a la memoria el “muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar” que inundó los oídos durante el último mes del año que se fue?

Más allá de la valoración que cada quien pueda hacer sobre la HFPA y sus criterios, el reconocimiento significa una enorme vidriera para Argentina, 1985 y un espaldarazo para las próximas postas de la temporada de alfombras rojas de Hollywood. Postas que se sucederán a ritmo frenético en las próximas semanas: ya este domingo por la noche participará en la terna internacional de la 28º edición de los Critics’ Choice Awards, en la que volverá a enfrentarse a Sin novedad en el frenteCloseRRR y Decision to Leave, además de Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades, del mexicano Alejandro González Iñárritu.

Vale recordar, además, que la película de Mitre quedó entre las quince preseleccionadas para el rubro internacional de los Oscar tras haber pasado el primer corte eliminatorio (las llamadas “shortlist”). Y, atención, porque el periodo de votación para la conformación final de las ternas inicia este jueves y culmina el martes 17: no es descabellado imaginar que algunos académicos puedan, sino inclinarse por Argentina, 1985, sí al menos tenerla fresca en su cabeza, un detalle nada menor en una etapa donde el lobby de los estudios juega un rol preponderante y cada detalle puede marcar la diferencia.

El jueves 19, por su parte, la British Academy of Film and Television Arts anunciará las nominaciones para la 76º edición de los BAFTA del cine británico, que se llevarán a cabo el 19 de febrero y en el que la película de Mitre está entre las diez precandidatas para Mejor film de habla no inglesa. Será el preludio de lo que ocurrirá el martes 24 por la mañana, cuando la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood devele las nominaciones para la 95º edición de los Premios Oscar, cuya gala se realizará el 12 de marzo en el Dolby Theatre de Los Ángeles. Ese martes, además, se sabrá si Pasajero, el cortometraje animado dirigido por Juan Pablo Zaramella que integró la “lista corta” de su categoría, tendrá un ticket para la gran noche de la industria.

Globos con aire

La ceremonia del martes marcó el regreso de los Globos de Oro tras un escándalo que se remonta hasta mediados de 2021, cuando el diario Los Angeles Times publicó un extenso artículo sobre la HFPA en el que daba cuenta de comportamientos de dudosa ética de sus socios (viajes de lujo a cambio de votos), la negativa a incluir nuevos integrantes y la falta de diversidad en su plantilla. Las fichas, entonces, cayeron como dominó: boicot de los principales estudios, críticas de actores, actrices y directores con varias estatuillas en sus vitrinas y la renuncia de la cadena norteamericana NBC –dueña de los derechos desde 1996– a transmitir la gala. Todo terminó con un encuentro en un salón de baile del Beverly Hilton sin ninguna estrella y con los ganadores anunciados por Twitter, quienes en su mayoría ni se dieron por aludidos.

¿Qué ocurriría en el regreso? ¿Se notarían las huellas del desprestigio? ¿O la Asociación ensayaría un borrón y cuenta nueva acorde a la imagen renovada que quieren imprimirle a sus premios? La duración kilométrica de la gala (tres horas y veinte, cuando el espacio pautado por NBC era de tres horas), la presencia de una buena parte del star system contemporáneo, un palmarés con olor a justo y una conducción sutilmente venenosa del comediante Jerrod Carmichael –que al volver de un corte dijo que en la pausa habían otorgado el premio Rock Hudson a la “Mejor muestra de masculinidad en televisión” a Will Smith, y pidió un aplauso para el actor, un comentario recibido con el murmullo propio que generan los mejores chistes filosos– son puntos que, unidos, demuestran que los Globos sortearon la amenaza del óxido y tienen con qué seguir instalados como el segundo reconocimiento más importante de Hollywood después del Oscar.

De espíritus y familias

Con fecha de estreno en la Argentina pautada para el 2 de febrero, Los espíritus de la isla encabezaba la lista de las más nominadas, con ocho, seguida por Todo en todas partes al mismo tiempo, con seis, y un terceto con cinco: Los Fabelman (estrena el 26 de enero), Babylon (llega a la pantalla grande el próximo jueves) y Elvis. Si bien todas se fueron con una al menos una estatuilla en las manos, hubo dos grandes ganadoras. Una, esperada, fue Los espíritus de la isla, que se impuso en las categorías Película – Comedia y/o Musical, Guion y Actor protagónico en Comedia para Colin Farrell. La performance de otra, en cambio, fue una sorpresa, pues Steven Spielberg –ovacionado de pie y el único ganador al que no apuraron con la musiquita– no aparecía como favorito para imponerse en el rubro Dirección, así como tampoco Los Fabelman lo era para triunfar como Mejor Película Dramática.

También con dos premios terminó Todo en todas partes al mismo tiempo, en ambos casos para sus intérpretes. Como Actor de Reparto fue elegido Ke Huy Quan, un nombre que probablemente no le suene a nadie, pero cuyo rostro fue visto por nueve de cada diez humanos sin saber qué era él: Huy Quan no es otro que aquel niñito que hace casi 40 años secundó a Harrison Ford en Indiana Jones y el templo de perdición. El vietnamita se dio el gustazo de agradecerle en vivo Spielberg por haberle permitido debutar en la pantalla grande. La segunda estatuilla para el film dirigido por los “Danieles” Kwan y Scheinert quedó en manos de la malaya Michelle Yeoh como Actriz protagónica en la subcategoría Comedia.

Por fuera de eso, imperó la repartija. Como Actriz de Reparto fue elegida Angela Bassett por Pantera Negra: Wakanda por siempre, quien dedicó la estatuilla al afroamericano Chadwick Boseman, el actor que falleció en septiembre de 2020 después de interpretar al personaje del título en la primera película de la saga. Fue el primer eslabón de la ola de Black Power que impactó con particular fuerza en el terreno de las series (ver nota aparte), como demuestra el triunfo de Abbott Elementary, una de las revelaciones de la temporada, como Mejor Comedia.

En la subcategoría Drama, el Mejor Actor fue Austin Butler por su intenso trabajo en Elvis, mientras que Cate Blanchett tiró el primer container de pavimento en el camino rumbo a su tercer Oscar –con lo que empardaría el record compartido por Meryl Streep y Frances McDormand como las más ganadoras- al llevarse el reconocimiento a Mejor Actriz por la biopic Tár. El Globo a Mejor Música es un consuelo menor para Babylon, mientras que en Mejor Canción ganó “Naatu Naatu”, de la superproducción india RRR. Fue una sorpresa que le torciera el brazo a “Carolina” y “Hold My Hand”, temas compuestos por Taylor Swift y Lady Gaga para La chica salvaje y Top Gun: Maverick, respectivamente.

Menos sorpresiva fue la elección de Pinocho de Guillermo del Toro como Película animada. El director mexicano, después de confesar que estaba con algunas copitas encima, aprovechó su momento en el escenario para reivindicar a la animación como “una forma más para transmitir ideas y contar historias”. “La animación es cine; no es un género infantil, es un medio”, afirmó cuando promediaba una noche eterna a la que, en ese momento, todavía le faltaba entregar su mejor parte.

Todos los premios

Película – Drama: Los Fabelman

Película – Comedia o musical: Los espíritus de la isla

Dirección: Steven Spielberg por Los Fabelman

Película en idioma no inglés: Argentina, 1985

Guion: Martin McDonagh por Los espíritus de la isla

Actor – Drama: Austin Butler por Elvis

Actriz – Drama: Cate Blanchett por Tár

Actriz – Comedia: Michelle Yeoh por Todo en todas partes al mismo tiempo

Actor – Comedia: Colin Farrell por Los espíritus de la isla

Actor de reparto: Ke Huy Quan por Todo en todas partes al mismo tiempo

Actriz de reparto: Angela Bassett por Pantera Negra: Wakanda por siempre

Música: Justin Hurwitz por Babylon

Canción original: “Naatu Naatu” de RRR

Película de animación: Pinocho de Guillermo del Toro

Ezequiel Boetti/Página 12-Espectáculos

 

Compruebe también

Anthony Hopkins hará la versión Hollywood de 4×4, el film de Mariano Cohn

Anthony Hopkins y Glen Powell (Top Gun: Maverick) harán los papeles de Dady Brieva y Peter …

Arrancó una nueva temporada del Cine Club Núcleo

Ayer comenzó la temporada 70 del Cine Club Núcleo, el tradicional espacio cinéfilo creado por …

Dejanos tu comentario