Inicio / Polideportivo / Tras algunas dudas, todo listo en Lima para recibir los Juegos Panamericanos

Tras algunas dudas, todo listo en Lima para recibir los Juegos Panamericanos

Se culminaron las obras en tiempo récord y en espacios ya existentes.

Lima acogerá desde mañana los XVIII Juegos Panamericanos, el mayor evento deportivo de América y la primera ocasión en que la capital peruana organiza un evento de tal magnitud, cuyo proceso ha sido un largo y accidentado maratón, que se ha resuelto en tiempo y forma con un espléndido sprint final.

El éxito o el fracaso de los Juegos, cuya inauguración formal será el viernes pero que tendrá competencias anticipadas, se tendrá que valorar a partir del 11 de agosto, cuando culminen las actividades de los 39 deportes que participan en esta edición. Pero de lo que ya no cabe duda es de la capacidad del Comité Organizador para disipar el fantasma de la suspensión o del cambio de sede que acechó seriamente la competencia.

La aventura de la organización comenzó en enero de 2013, cuando la ciudad fue elegida como sede de los Juegos por la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA, hoy Panam Sports). Nuevos estadios, infraestructuras desmesuradas, obras públicas ambiciosas y otros alardes formaban parte de un proyecto inicial que estuvo a punto de llevar al traste la celebración de los Juegos.

Un Comité Organizador inoperante hizo que en septiembre de 2016, a falta de poco más de dos años del inicio de los Juegos, no sólo no se hubieran iniciado las obras necesarias, sino que ni siquiera se hubiera anunciado su licitación.

Con la alerta roja prendida, mientras los mensajes y advertencias de Panam Sports sobre la preparación del evento crecían en urgencia y amenaza, el recién asumido gobierno de Pedro Pablo Kuczynski recompuso el Comité y nombró al empresario y surfista peruano Carlos Neuhaus como nuevo líder del proyecto.

Dos años y pocos meses después, Lima cuenta ya con las infraestructuras necesarias e instalaciones más que adecuadas para las necesidades deportivas, sin que exista el riesgo de dejar onerosos “elefantes blancos” una vez que concluyan los festejos y se apaguen las luces de los estadios.

La obra más ambiciosa, la Villa Panamericana que acogerá a los casi 7.000 atletas que participarán en las competencias, se construyó en un tiempo récord, después de que se replanteara la idea original de construir 39 edificios de 10 plantas. Ahora los deportistas se alojarán en un complejo de 7 edificios de 20 plantas, una rebaja en la ambición inicial que también se corresponde con otras instalaciones.

Se dejaron de construir estadios para reformar y adecuar otros ya existentes, se concentraron las zonas de competencia y se buscó aprovechar solares como los que tenía la Villa Deportiva Nacional (VIDENA), un complejo público que ahora alberga el estadio de atletismo, el centro acuático, un velódromo y un polideportivo. La idea fue contar con lugares cómodos, reutilizables y prácticos, que se han edificado con una partida cercana a los 1.200 millones de dólares.

“Seis años; ojalá hubiera tenido seis años. He tenido dos años y medio. Empecé en 2016 y desde ese momento no hemos dejado de trabajar. Esto es producto de todo este esfuerzo y de un equipo que se ha comprometido y trabajado de la forma más intensa para cumplir con un compromiso de Estado”, le dijo Neuhaus a la agencia EFE mientras presentaba la piscina del centro acuático.

Desde hace semanas que la organización no pelea por entregar las obras, sino por “levantar el nivel y darle calor a quienes vengan a competir, para que quienes estén en Lima se sientan atendidos y disfruten”, subrayó el empresario.

En el debe quedan las infraestructuras viales y las obras en el transporte público, que se plantearon para resolver los enormes problemas de tránsito que los Juegos causarán.

Estas obras, que dependían de las autoridades nacionales y municipales, y que incluían la finalización de la línea 2 del Metro de Lima, se sabe no estarán listas, así como la reforma y adecuación de pistas y calles cercanas a los centros de competencia.

Ante la amenaza de que el tráfico perturbe los Juegos, buscan medidas paliativas, como fijar carriles reservados para el tránsito de deportistas y autoridades o decretar días festivos y vacaciones escolares para reducir la intensidad del tránsito.

                         Clarín/Deportes

Compruebe también

Tokio 2021: primeros ensayos de protocolos anti Covid-19

Parecen lejanas aquellas semanas en las que todavía estaba pendiente la decisión de si este …

La historia de Annet Negesa, discriminada y malograda por ser intersexual

Annet Negesa era la mejor atleta ugandesa y la joven mediofondista que enorgullecía a Africa. …

Dejanos tu comentario