Inicio / Futbol / Talleres, goleado. Ciclón en profunda crisis. Vélez a la Libertadores

Talleres, goleado. Ciclón en profunda crisis. Vélez a la Libertadores

Brahian Alemán, de penal, cerró la goleada tripera.

Y Gimnasia dio el ansiado golpe que esperaban en River, que finalmente podrá dar la vuelta en el Monumental ante su gente. Fue un partidazo en el que Talleres se regaló y se entregó. Por eso fue victoria 5-2 del Lobo ante un elenco cordobés que parece haberse quedado sin piernas en la recta final del campeonato.

En lo futbolístico, Talleres compitió con enorme dignidad a lo largo de la temporada. Pero si la T pierde el campeonato a manos de River será porque encontró un rival de jerarquía y porque falló en no tener un plan B. Tal vez esa sea la crítica más grande que se le puede hacer al exitoso trabajo del uruguayo Alexander Medina. El cordobés fue y es un equipo con una sola idea y le costó salir de ella en los partidos que le pedían otra cosa. El de ayer en La Plata ante Gimnasia se pareció bastante al de River, que jugó con uno menos casi todo el partido por la expulsión de Felipe Peña. Talleres no encuentra invención ni circuitos de pases cuando se adueña del balón: está moldeado para el palo por palo, para los duelos frenéticos y con ritmo alto. Le gusta la intensidad y no sabe demasiado qué hacer con la posesión.

Se plantó bien atrás y de contra Gimnasia, le cedió terreno y pelota a la T. Los números de tenencia de la primera parte fueron de 75% para los visitantes. Pero la etapa inicial culminó con un 2-0 para los locales.

Y cayó en la trampa Talleres porque los goles del Lobo llegaron tras dos contragolpes. En el primero, Rafael Pérez tuvo que bajar a Gerometta y de ese tiro libre provino el primero de Johan Carbonero. El colombiano picó al primer palo y el Pulga Rodríguez lo habilitó: el 7 la paró y definió.

Todo se pronunció desde entonces: Talleres con la pelota en campo rival y sin espacios por descubrir. El Pulga recibió en soledad de enganche y habilitó a la derecha a Eric Ramírez, para el segundo.

Metió mano el Cacique y mandó a la cancha a Juan Cruz Esquivel por Fértoli. Rápido descontó Enzo Díaz, aunque en la jugada siguiente el Pulga metió el 3-1 tras otra contra ejemplar. Komar volvió a descontar de cabeza. Pero, conviene decirlo, nunca estuvo cerca desde el juego. Ingresó Rodrigo Holgado en el local y fabricó dos penales.

Ganó Gimnasia y se mete de lleno en la lucha por clasificar a la Sudamericana. Perdió Talleres y River necesita un punto para ser…

Maximiliano Uría/Clarín

ALDOSIVI LE GANÓ A UN SAN LORENZO QUE NO LEVANTA

Al borde del abismo quedó este San Lorenzo que, lejos de repuntar, está cada vez peor. Perdió 2-0 con Aldosivi en Mar del Plata, terminó con tres expulsados y si Arsenal le gana mañana a Unión, los de Boedo quedarán últimos en la tabla del torneo. Sacó apenas 20 puntos en 22 fechas. Una crisis sin final.

San Lorenzo es un equipo de cristal. Hace tiempo que ante el primer contratiempo se quiebra anímicamente y se le hace un martirio cada partido. En el José María Minella le volvió a pasar. Había comenzado tratando de cambiar su suerte. Tuvo dos llegadas claras en dos minutos. Un centro de Gabriel Rojas (en posición adelantada) casi se convierte en gol de Franco Di Santo. Y un córner casi termina adentro del arco local tras un anticipo de Alejandro Donatti que se fue apenas por arriba del travesaño.

Pero a la primera de cambio, el Tiburón detectó sangre y se mandó a morder directamente la yugular de su presa. En una salida desde el fondo, a los 5 minutos, Néstor Ortigoza buscó cambiar de frente, pero su pase no fue preciso y la entregó a dividir. Francisco Flores reaccionó tarde, Federico Milo lo primereó y tiró el pase al medio para el 1-0 de Gabriel Hauche. El gol lo dejó partido al Ciclón, que otra vez se veía prontamente en desventaja.

Cada intento de ataque del local hacía temblar a una defensa azulgrana indefensa. La escalada de Rufino Lucero por la derecha fue otra acción de claro riesgo que siguió con un centró venenoso directo a la diagonal de Milo, que le pegó demasiado mal cuando tenía todo para clavar el segundo. El fútbol de San Lorenzo depende pura y exclusivamente de Ortigoza. Y si el Gordo falla, ¿qué le queda? No mucho… El experimentado volante no tuvo la precisión habitual y los de Boedo carecieron de fluidez en el círculo central.

Uvita Fernández pudo haber empatado, pero tapó Devecchi. Hauche pudo haber aumentado el marcador, pero tapó Sebastián Torrico. En el mejor momento de los azulgranas, el árbitro Rapallini no cobró dos claros penales de Fabricio Coloccini: una mano gigante y una falta sobre Yeison Gordillo. Si encima de que juega mal, el árbitro no lo ayuda…

Envalentonado en busca del empate, sin orden alguno, San Lorenzo se desnudó por completo atrás. Y en el primer contraataque, Aldosivi lo liquidó: Donatti salió lejos y no pudo parar el lanzamiento de Milo, que le cayó a Martín Cauteruccio. El delantero abrió para Javier Iritier y éste puso el pase al centro, Caute la dejó pasar y Hauche sentenció.

El partido se desmadró cuando Ortigoza y Cauteruccio se fueron expulsados por pelearse absurdamente por una discusión tras una infracción. Rapallini pudo haber evitado el embrollo que siguió en el vestuario si en ves de mostrarles la roja en plena pelea, esperaba unos instantes cuando todo estuviera más calmo.

Sin su capitán y líder, el visitante quedó mucho más desencajado que antes. Nicolás Fernández Mercau le pegó un puñetazo a Lucero, pero el juez no cobró nada. En la siguiente, el volante vio la roja exagerada por un manotazo sobre Manuel Panaro (era amarilla). Nahuel Barrios fue el tercer expulsado por doble amonestación en un Ciclón en llamas y al borde del abismo.

Clarín/Deportes

LA FELICIDAD DE VÉLEZ: A LA COPA Y PRATTO VOLVIÓ AL GOL

Vélez definió un partido durísimo en los últimos diez minutos, le ganó 2-0 a Argentinos, disfrutó de la vuelta al gol de Lucas Pratto y se aseguró su participación en la Copa Libertadores de 2022. Un empate le alcanzaba, pero para no dejar dudas se llevó los tres puntos. Eso sí, quedó en deuda porque no jugó bien. La derrota, en cambio, deja a Argentinos, anémico de gol, un poco más lejos de la chance de llegar a la Copa Sudamericana.

En el duelo táctico del primer tiempo, Vélez empezó bien pero Argentinos fue el que terminó mejor. Los primeros 20 minutos del equipo de Liniers tuvieron un ritmo vertiginoso, con buenas apariciones de Orellano, Almada y Janson, y el panorama de siempre de Mancuello. Generó varias situaciones pero no estuvo fino en la definición, más allá de alguna buena atajada de Lanzillota.

Argentinos creció cuando logró presionar la salida de Vélez. Y casi consigue abrir el marcador después de un toque de Hoyos para Poblete, a quien le rebotó la pelota, le quedó a Reniero y el delantero en lugar de definir tocó para Ávalos, pero llegó justo De Los Santos para evitar el remate final. Después de ese “blooper”, el arquero optó por el saque largo y entonces Vélez perdió por completo el balón.

Tras cada recuperación, el Bicho atacó por el sector izquierdo, buscando en cada centro la cabeza de Ávalos (conectó una vez y el cabezazo se fue desviado). La pasó tan mal Jara en su primer partido como titular que fue el primer cambio de Pellegrino: Guidara volvió a ocupar su puesto.

Argentinos continuó manejando los hilos, con un buen despliegue de Florentín en el quite y la recuperación. También se destacó el trabajo de Sandoval por la derecha. A pesar del dominio, no inquietó el arco de Hoyos. El local, en cambio, era una sucesión de imprecisiones, lejos de aquel prometedor arranque.

Después de una sucesión de cambios, Argentinos perdió mucho con la salida de Florentín y aún más con la expulsión de Torrén. Dos minutos después, un buen centro de Mancuello -lo único que hizo en el segundo tiempo- le llegó a la cabeza de Giannetti, quien metido entre los centrales definió de cabeza.

Con el 1-0 y el hombre de más, sin brillar Vélez sostuvo la clasificación a la Libertadores con un broche de oro: el regreso al gol de Pratto con esta camiseta después de 7 años (el anterior, el 28 de noviembre de 2014, a Defensa), lejos el más ovacionado de la noche. Restan tres fechas y Vélez intentará seguir sumando para quedar lo más arriba posible en la tabla del año, pero también empezará a pensar en la doble competencia de 2022, los que van a seguir, los que se irán y los que llegarán. Con la ilusión copera intacta…

Oscar Barnade/Clarín

Compruebe también

Copa Argentina: Talleres-Godoy Cruz buscan la final ante Boca

A cancha llena, Talleres de Córdoba y Godoy Cruz jugarán este miércoles en San Luis la segunda semifinal de …

Boca no pudo con Ñuls, ganó el Ciclón y Banfield goleó a Independiente

El tiro del final, ese derechazo completamente desviado de Juan Ramírez, es el testimonio de …

Dejanos tu comentario