Inicio / Combate / Subastan el short que Alí usó en la Batalla de Manila ante Frazier

Subastan el short que Alí usó en la Batalla de Manila ante Frazier

La épica pelea en Filipinas fue el tercer enfrentamiento entre los dos colosos del peso máximo.

A casi ocho años de su fallecimiento, Muhammad Ali volverá al menos por un tiempo a estar en boca de todos los fanáticos del boxeo -y el deporte en general- a raíz de la decisión de una casa de subastas de Estados Unidos, que puso en vidriera el icónico shorcito blanco con detalles negros que usó en 1975 el boxeador considerado como uno de los mejores de todos los tiempos en la inolvidable pelea contra Joe Frazier.

Hasta el 12 de abril, cualquier fanático -millonario, eso sí- de Ali podrá ofertar para quedarse con la prenda que lució el boxeador en Thrilla in Manila, como se conoció aquella velada que quedó para la historia desde la capital de Filipinas. Sotheby’s es la casa de subastas, ubicada en Nueva York, que se encargará de llevar adelante el proceso. Se cree que la prenda tiene un valor de entre cuatro y seis millones de dolares, aunque por el momento el máximo oferente lo hizo en 3,8 millones.

La publicación da cuenta de los cambios de dueño que fue teniendo el pantalón, que fue vendido en cuatro oportunidades a través de distintas casas de subasta, y detalle el valor de la prenda de la siguiente manera: “Sotheby’s se enorgullece de presentar a subasta los calzoncillos de boxeo usados por Muhammad Ali en esta pelea legendaria. Los calzoncillos de satén blanco tienen un borde negro en la cintura y ribetes negros que recorren el costado de cada pierna. La parte trasera está inscrita por el entrenador asistente y esquinero de Ali, Drew “Bundini” Brown” y firmada por Ali con rotulador negro. La inscripción de la pierna derecha dice “Ali-Frazier Fight/Trilla in Manila” y la pierna izquierda dice “Pres. F. Marcos/Manila, Filipinas/octubre. 1, 1975″.

La rivalidad entre Muhammad Ali y Joe Frazier

Si el boxeo fuese una materia universitaria, la rivalidad entre estos pesos pesados se explicaría en la primera semana de estudio. Uno de los deportistas más asombrosos de todos los tiempos encontró en un temible Joe Frazier a su máximo rival. Los cruces comenzaron fuera del ring, con intercambios de palabras constantes, aunque para Muhammad Ali se trató de uno de los tantos shows que hacía para las cámaras, sin embargo, el púgil de Filadelfia nunca lo vio así, alimentando un enorme odio hacia el pesado más recordado de todos los tiempos. Aquella enemistad traspasó todo tipo de límites, con Ali sacando a relucir su carisma, aludiendo que pese a ser negro, Frazier representaba a los blancos, en un contexto sumamente racista en los Estados Unidos.

Arriba del cuadrilátero se cruzaron en tres oportunidades, entre 1971 y 1975. La primera fue la más sólida, con triunfo para el campeón mundial Joe Frazier, aunque se trataba de los primeros pasos de Ali tras su proscripción del boxeo durante 42 meses, quien se logró vengar en la segunda contienda, sin los títulos del mundo en juego. El punto cumbre de la rivalidad llegó en el último combate, aunque se lo podría llamar batalla, con el nacido en Kentucky exponiendo la corona unificada que obtuvo ante George Foreman. La contienda fue denominada “The Thrilla in Manila”, lo más cercano a un infierno que se vivió arriba de un ring. Finalizado el decimocuarto asalto, con más de 40 grados en el recinto, el castigo recibido por ambos superó los límites, al punto de que Muhammad le pidió a su entrenador que le corte los guantes, que sus puños no aguantaban más. Escena contraria atravesaba el rincón opuesto, con un Frazier demacrado, pero que pedía a los gritos continuar, afirmando que estaba dispuesto a morir en el recinto de Filipinas. Ambas esquinas no hicieron caso a sus pupilos, mientras a Ali lo levantaron del banquito, a Frazier no lo dejaron seguir, permitiéndole al campeón, que a los pocos segundos cayó desmayado, conservar sus títulos.

La trilogía ocupa los primeros lugares en la historia del boxeo, incluyendo el último combate, que fue nombrado el mejor de 1975 y al día de hoy es considerado uno de los más asombrosos en el deporte. Ninguno de los dos volvió a ser el mismo tras esa batalla, sobre todo Frazier, quien emocionalmente nunca pudo recuperarse de las palabras de Muhammad Ali, a quien jamás le perdonó todo lo dicho, pese a los insistentes pedidos de disculpas de su antiguo rival. Décadas después, en el recomendado documental “Thrilla in Manila”, Joe Frazier dio una clara muestra de lo que sentía por una de las leyendas del deporte, haciendo alusión a las dificultades físicas que atravesaba por la enfermedad de Parkinson: “Estoy orgulloso de que puedan ver el daño que le hice a ese hombre en la mente y en el cuerpo… Que lo vean”.

tycsports.com

Compruebe también

Quensberry vs. Matchroom, 5 vs. 5, con Beterbiev-Bivol el 1 de Junio

Su Excelencia Turki Alalshikh, presidente de la Autoridad General de Entretenimiento (GEA), anunció hoy los …

Devin Haney vs. Ryan García, la pelea destacada del sábado próximo

El excampeón indiscutido de peso ligero y actual campeón superligero del Consejo Mundial de Boxeo …

Dejanos tu comentario