Inicio / Teatro/Cultura / Suárez-Kartun-Tenconi Blanco: el delicado momento del teatro

Suárez-Kartun-Tenconi Blanco: el delicado momento del teatro

Patricia Suárez cerró el 2019 siendo la dramaturga más interpretada con diecinueve puestas.

Mundialmente reconocido, y eterno resiliente frente a los embates de la economía, el teatro argentino atraviesa como nunca antes una situación dramática a causa de la pandemia. Suspendida desde la primera hora, y con fecha incierta de regreso, la actividad se encuentra en un estado de emergencia con salas que cierran y trabajadores sin ingresos. La maquinaria teatral paralizada, la aparición de un alter ego virtual que confirma su resiliencia, las respuestas de acción inmediata y los desafíos de cara al futuro son algunos de los múltiples debates que surgen. Y en este panorama, y en diálogo con Página/12, quienes dan vida a las historias que se ven sobre tablas comparten su visión.

“Quienes trabajamos en el campo del teatro independiente estamos acostumbrados a cierta rentabilidad discontinua, a diferencia de quienes trabajan en la parte más instalada del teatro, como los que administran las salas y trabajan como personal no artístico. Esa zona me angustia porque son puestos de trabajo que peligran por estar en propiedades que no pueden sostenerse”, comienza el reconocido dramaturgo y maestro del oficio Mauricio Kartun.

“El sector está pasando un momento muy difícil, y creo que las instituciones estatales tienen que contemplarlo, y en cuanto puedan empezar a trabajar junto con nosotros”, aporta Mariano Tenconi Blanco, uno de los nombres más resonantes de la dramaturgia local de los últimos años. “El mundo está en jaque porque las cosas se vienen haciendo mal desde hace muchísimo tiempo. Y el arte ofrece la posibilidad de imaginar otros mundos, pero siempre está al costado, y mientras se siga considerando una actividad prescindible vamos a seguir careciendo de ideas para hacer del mundo un lugar mejor”, reflexiona.

Pero aun en esa adversidad, el arte resignificó ese rol asignado de “tarea no esencial” para convertirse en una herramienta contenedora y vital en el marco de una nueva rutina de aislamiento. “Hay una voluntad de pasar por encima del encierro, sin quebrar la cuarentena, y de comunicarse y sacar de todo esto una experiencia creativa”, señala al respecto Patricia Suárez, prolífica autora, que cerró el 2019 con el reconocimiento de haber sido la dramaturga más representada en el circuito off, con diecinueve puestas.

En medio de esa reinvención, el mal llamado para algunos “teatro online” sigue siendo uno de los factores que más discusión despierta. “Hay algo que tiene que ver con el cuerpo del actor, y con lo que pasa arriba del escenario, que no ocurre en la pantalla”, opina Suárez. “Es como pasa con las clases online, que son frías porque están atravesadas por la dificultad de la conectividad. No hay un ida y vuelta con el cuerpo y la expresión del otro y con lo que está vivo. Pero sirve durante la pandemia”.

En esa misma línea, Kartun apunta: “Todo lo que se haga en una pantalla está condicionado por el cerebro del espectador para ser disfrutado en el idioma del montaje por corte, que es el que utiliza la televisión de ficción y el cine. En una sala, vos bancás el punto de vista único porque eso se compensa con la hipótesis de que lo que se hace está sucediendo frente a tus ojos. Eso es lo espectacular. Esas personas que están allí saben la letra, y la recuerdan para vos que estás sentado ahí y que aceptás también la pobreza de sus convenciones que son ingenuas, casi de juego infantil. En cambio en la pantalla estamos acostumbrados a convenciones extremadamente más ricas, como las del cine. Por eso es tan pobre mirar teatro de forma online. No está mal, pero no es el hecho vivo, aunque si no hay otra cosa esta es la manera que tenemos para recordar al teatro”.

Tenconi Blanco, por su lado, propone otra dimensión, desde su propia experiencia de haber transmitido recientemente dos de sus últimas y exitosas obras como La vida extraordinaria, en el canal online del Teatro Cervantes, y Todo tendría sentido si no existiera la muerte, en la sala virtual de Timbre 4. “El teatro sigue siendo esa actividad maravillosa que es irrepetible, pero hay una necesidad de que siga existiendo y siga compartiéndose. Algunas personas que ven mis obras en video, me dicen que cuando se pueda las van a ver en vivo porque les gustaron mucho. Además, me parece que también esta es una buena forma de que los artistas tengamos un ingreso, porque en el caso de Timbre 4 está la posibilidad de hacer un aporte económico a través de una gorra virtual. Y en el caso del Cervantes, se acompaña a los artistas con un pago por la difusión del video”.

Pero la situación en el sector exige respuestas más allá del ingenio de los artistas o de las medidas confeccionadas al interior de la red teatral. “En estos tiempos tan complicados, todos los funcionarios de cultura deberían trabajar fuertemente utilizando la imaginación para encontrar opciones de cuidado a las y los artistas, y nuevos modos en los que podamos seguir produciendo contenidos, porque la gente lo demanda. El teatro argentino es motivo de orgullo y felicidad, entonces sería bueno que se trabaje para cuidarlo ahora, y no esperar a que todo esto pase”, sostiene el también director.

“Creo que el Instituto Nacional del Teatro, con el presupuesto que cuenta, está buscando la posibilidad de hacer una repartija justa entre aquellos que están mal. Pero, por ejemplo, no he visto una reacción profunda en Proteatro. Me parece que está quedado y que todos estamos esperando ver cuál es la medida que va a tomar en relación a una acción generosa. Al Teatro San Martín también lo veo demasiado quieto frente a la situación, y creo que debe tomar iniciativa. Pero veo muy bien cierta reacción del Teatro Cervantes que hizo algo muy inteligente en términos de gestión como mostrar las versiones virtuales de los espectáculos que allí se estrenaron, y pedirles a los artistas que hicieran un desmontaje de lo que fue ese proceso y pagar por eso. Estamos esperando creatividad y más medidas como esas por parte de las instituciones del teatro, porque estas son las cosas que uno luego va a recordar con especial respeto”, evalúa Kartun.

“Si la comunidad artística no se manifiesta, no es visible”, asegura Suárez, quien brinda información respecto de las medidas destinadas a proteger a quienes desempeñan un trabajo dramatúrgico. “Argentores ha tenido una actitud bastante contenedora y se puso a disposición de sus autores enseguida. Apenas empezó la cuarentena, todos los asociados podían pedir una suma de dinero a cuenta para estas semanas, y ahora, si se necesita, también se puede seguir pidiendo. Yo estoy súper conforme”, dice la también escritora de otros géneros literarios que, según explica, quedaron más desprotegidos en el contexto actual. “Los escritores de libros estamos a la intemperie. Ninguna institución -como la Unión de Escritoras y Escritores o la Sociedad Argentina de Escritores- consiguió ayuda para contenernos y estamos en un desamparo espantoso».

Candela Gomes Diez/Página 12

Compruebe también

La Conabip festeja sus 150 años con notables del Arte y la Cultura

En 2014, Sergio Niz y su pareja Griselda Zandoná, se instalaron en Mocoretá, Corrientes, un …

Carlos Belloso presenta su Puré 100% Belloso el próximo jueves

“La imaginación es lo único que te puede trasladar a otro sistema, a otro mundo, …

Dejanos tu comentario