Inicio / Música / Springsteen: El Jefe habla de Letter to You, su nuevo disco

Springsteen: El Jefe habla de Letter to You, su nuevo disco

Simultáneamente con la grabación de la placa, se registró un film con el backstage de la misma.

El maldito Covid-19 lo hizo. Gracias al (o por culpa del) virus que invade el planeta, las videollamadas se transformaron en parte de nuestro día a día, y todos -más o menos- hemos despotricado contra esta nueva forma de comunicación. Pero fue precisamente por medio de un Zoom que Bruce Springsteen presentó su nuevo disco, Letter to You, a la prensa de Hispanoamérica.

Se trata del sucesor del Western Stars que publicó el año pasado y, al mismo tiempo, el primer registro de nuevas canciones junto a su mítica E Street Band desde High Hopes (2014).

Entonces, cuando aparece la figura del Jefe del otro lado de la pantalla, con el cuello de su camisa de jean levantado, recién afeitado, con su cabellera más canosa que antaño, en un estudio de grabación con decenas de guitarras de todo tipo en un costado, y una consola de grabación inmensa al frente y con su gesto de entrecerrar sus ojos para luego abrirlos de a poco al hablar, muy parecido al que le hemos visto en mil y una actuaciones, el prejuicio se derriba y éste se transforma en el mejor Zoom al que nos conectamos desde que el coronavirus ingresó a nuestras vidas.

Las reglas eran claras: el encuentro lo coordinaría la DJ escocesa Edith Bowman (quien supo tener sendos programas en la BBC y que es nieta del ex director técnico del Manchester United Sir Alex Ferguson) y duraría 45 minutos. Bowman charlaría con Bruce y con Thom Zinny, el director de cine que estuvo detrás de cámaras en el documental que acompaña al álbum (que se emitirá por Apple TV a partir del 23 de octubre, el mismo día que se publicará el disco).

Luego, la conductora leería algunas de las preguntas de los medios, que habían sido enviadas previamente. Sólo algunas. Es decir: cero interacción en vivo de los periodistas con Springsteen y prohibición absoluta de fotos y grabaciones del evento virtual. Restricciones que, si bien se respetaron, no impidieron que se pudiesen tomar notas escritas a la vieja usanza y que el profesionalismo y el carisma del estadounidense hicieran imposible despegar las retinas de la pantalla.

Así fue como Bruce contó la génesis del disco: un fan (“posiblemente italiano”), un día se acercó al camarín de su espectáculo Springsteen On Broadway y le regaló una guitarra acústica, de una marca que no conocía; la guitarra estuvo un tiempo juntando polvo en el sofá de su casa hasta que un día de abril del año pasado la agarró, y así comenzaron a manar las nuevas canciones.

Al mismo tiempo, hurgando en sus archivos personales, desempolvó If I Was the Priest, Janey Needs a Shooter y Song for Orphans, tres temas compuestos antes de la salida de Greetings from Asbury Park, N. J. (su disco debut, aparecido en 1973) y que habían permanecido inéditos hasta estas sesiones.

Algunos detalles importantes a tener en cuenta es que las sesiones de grabación de Letter To You duraron sólo cuatro días, que no hubo demos. “Grabé las canciones en mi iPhone, se las mostré a la banda, las aprendieron y las grabamos”, dijo, entre otras cosas, The Boss. Y también que el disco, sin sobregrabaciones, se registró con Springsteen y la E Street Band tocando en vivo todos juntos. Eso se puede ver en un nítido blanco y negro en el filme de Zinny, quien afirmó que su idea fue tomar al estudio de grabación “como un personaje más” y que trató de ser alguien “invisible” al momento de documentar esos momentos, tanto los musicales como los de esos viejos amigos que finalizaban cada jornada laboral con un brindis con tequila (hermoso el momento en el que todos levantan los chupitos “for the Big Man”, el apodo por el que era conocido en vida el desaparecido saxofonista Clarence Clemons).

“Todos eran accidentes felices al final de cada día”, señaló el autor de Born to Run. La nieve, que aparece tanto en la tapa del disco por delante de la cara de Bruce y en la película a través de sendas tomas aéreas de bosques y árboles en pleno invierno boreal, también salió en el momento en el que el Jefe se presentó en la zona teatral neoyorquina por excelencia, en plena época del Ciclón Bomba.

“Se puede ver la mecánica de cómo funciona la banda en el estudio”, dijo Springsteen para una película que puede ser vista como el reverso del DVD colorido y folclórico que acompañaba aquel We Shall Overcome: The Seeger Sessions de 2006, donde se metía con el cancionero de dominio público popularizado por Pete Seeger. “Una conversación que empezó hace cuarenta y cinco años”, como comenta en off al inicio.

A la hora de responder las preguntas “seleccionadas” entre las que habían sido enviadas por los asistentes al encuentro, Bruce resaltó la importancia de su relación con los latinos,

“Grabé las canciones en un iPhone, se las pasé a la banda, las aprendieron y las grabamos”.

recordó a los que vivían en su New Jersey natal (“un 48% de los que viven ahí”) y a The Ghost of Tom Joad

(“aún es uno de mis discos preferidos”); y dio cuenta del proceso de elección de las canciones de músicos como León Gieco y Víctor Jara, a los que interpretó en su última gira sudamericana.

“La propia gente de cada país nos mostró a los artistas y a las canciones” contó, y hasta dio un par de pistas sobre su proceso de composición. “Trabajo duro para verbalizar mis experiencias. No empiezo a escribir con un concepto previo”, reveló, antes de responder a la pregunta de Clarín.

-Grabaron el álbum en vivo en el estudio, por lo cual es un álbum diseñado para ser interpretado en vivo una y otra vez. ¿Cómo los afecta la imposibilidad de emprender giras mundiales, en base a la maduración que hacen de estas nuevas canciones?

-Tenemos suerte de tener la película, porque de alguna forma ahí ves a la banda tocando estos temas. Por eso es muy importante para nosotros ahora. Nos rompe el corazón no poder tocar, porque amamos hacerlo y es una parte central de nuestro trabajo. Pero está la película.

Una réplica que da cuenta de que el oficio de Bruce Springsteen, además de escribir canciones y tocarlas como un animal en el escenario, también está hecho de profesionalismo.

La repregunta y los shows podrán esperar, la música y las imágenes, no. La urgencia por mostrarlas, más allá de lo oportuno, dan cuenta de que su pasión por el rock and roll sigue intacta. Y eso, en esta época, es algo para celebrar.

Pablo Strozza/Clarín

Compruebe también

Keith Jarrett: dos derrames cerebrales que malograron al gran pianista

Keith Jarrett, uno de los más grandes pianistas de la historia del jazz, anunció que …

Fran Healy habla sobre 10 Songs, el nuevo disco de Travis

Cuando Fran Healy fue papá hace 14 años, decidió que a partir de ese momento toda su …

Dejanos tu comentario