Inicio / Cine / Sofía Vergara rompe su molde actoral y se transforma en Griselda

Sofía Vergara rompe su molde actoral y se transforma en Griselda

Vergara en la piel de Griselda Blanco, la narcotraficante más famosa.

Sofía Vergara es la protagonista de Griselda, la serie de los creadores de Narcos que estará disponible en Netflix a partir de hoy. Esta es la primera vez que la actriz se anima a un rol dramático. Acostumbrada al modelaje y a la comedia, Vergara asumió el desafío de interpretar a Griselda Blanco, la mujer narcotraficante más poderosa y temida de los ‘70 y ‘80, que fue pionera del tráfico de cocaína de Colombia a Estados Unidos.

Después de 11 años ininterrumpidos de trabajo en la exitosa serie de televisión Modern Family, la colombiana dejará atrás a Gloria Pritchett, el personaje que la hizo conocida a nivel mundial y la ayudó a ganarse el corazón de las audiencias, para ponerse en la piel de la fundadora del cartel de Medellín.

En exclusiva, Sofía le confesó a Clarín por qué decidió darle esta vuelta de tuerca a su carrera, cuáles fueron las dificultades con las que se encontró y cómo se vive el rodaje de un drama violento desde adentro.

Apenas empezó la comunicación telefónica, se percibía la felicidad y la emoción de la actriz en su voz y su modo al hablar de este proyecto, del que también es productora ejecutiva. “No tengo muchas oportunidades en general. No es una queja, porque he tenido una carrera espectacular. Pero con mi acento y con cómo me veo no tengo tantas oportunidades de hacer personajes complejos”.

Explorar el género dramático, específicamente, no era algo que Sofía tuviera en mente para su carrera actoral, pero cuando le propusieron hacer Griselda inmediatamente supo que era para ella. “No fue un plan que tenía. Simplemente encontré este personaje y me fascinó. Sentía que yo podía hacerlo”, contó la actriz.

En los años ‘90, poco tiempo antes de emigrar definitivamente a los Estados Unidos, a Sofía le tocó vivir el narcotráfico como un drama familiar. Su hermano estuvo involucrado en ese negocio y, como consecuencia, fue asesinado durante un intento de secuestro. Éste fue uno de los motivos que alentaron a Sofía a aceptar el papel de Griselda Blanco. Sin embargo, esto le dio a la actriz un desafío extra: contar esta historia con extrema responsabilidad.

-En tu familia vivieron el narcotráfico muy de cerca ¿Cómo fue para vos, emocionalmente, reencontrarte con ese mundo cada vez que ibas a grabar?

-Fue muy difícil, pero por eso fue que pensé que podía hacer este personaje, porque yo lo viví. Mi hermano fue parte de ese negocio por un tiempo y desafortunadamente lo mataron muy joven. Pero no sólo mi familia vivió eso. Muchísimas familias en Colombia lo sufrieron mucho. Pude hacer Griselda porque tengo todos esos sentimientos, me acuerdo muy bien de todo eso. Cuando una, como actriz, tiene que ir adentro de su alma y de su corazón en las escenas para actuar… Reconozco que a veces tuve que ir a lugares muy oscuros, donde ya pocas veces voy, porque entiendo que una tiene que tratar de seguir viviendo y aceptar la vida.

-¿Tenías algún prejuicio sobre ella, por la persona que fue?

-Sí, siempre tuve mucho cuidado con eso. A mí me encantan estas historias de narcos, de policías y a de antihéroes, pero a la hora de la verdad uno tiene que tener mucho cuidado y no glorificar a estos personajes. Griselda, aunque fue un personaje fascinante, una mujer con mucho poder y además mucha fuerza, personalidad e inteligencia, también se convirtió en un monstruo. Por eso yo siempre quise tener mucho cuidado en cómo la estábamos mostrando, asegurarme de que no la estuviéramos glorificando, sino humanizando como una mujer y una mamá.

A los 51 años, Vergara tuvo que reinventarse en todos los aspectos para poder ponerse en la piel de Griselda Blanco, la mujer que inspiró al capo narco Pablo Escobar. Como todo actor con un éxito televisivo de la magnitud de Modern Family, la colombiana tuvo que trabajar no sólo para entrar al género dramático, sino para ser lo más diferente posible a su personaje en la multipremiada serie de televisión.

-En “Griselda” estás prácticamente irreconocible. ¿Tenías miedo de que la gente no pudiera disociarte de Gloria Pritchett, que es un personaje tan querido?

-Ésa era una de mis grandes preocupaciones. Yo no quería que la gente pensara que ésta era Gloria Pritchett que tan solo se puso una nariz de plástico. Pero parece que a la gente realmente le ha gustado mucho y no hay ni una sola persona que me haya dicho que se acordó de Gloria. Así que la verdad es que estoy súper emocionada por eso.

-Atravesaste una gran transformación física para este personaje. ¿Cuáles fueron los costos más grandes que tuviste que afrontar en este proceso?

-Eran muy agotadoras las tres horas que pasaba en maquillaje, y también arreglando la peluca. No sé si fue una buena o mala idea, pero cambié mi postura, mi forma de caminar y la forma de mi cuerpo. El único día que no pude ir a trabajar fue porque la espalda se me bloqueó, porque, bueno, ya a los 50 años una no puede hacer eso. Todo el proceso para convertirme en Griselda fue difícil, también hasta aprender a fumar. En mi vida nunca había fumado. Pasé por muchas cosas que sí fueron bastante retadoras para mí.

Cuando empezó en el mundo de la actuación, parecía que no había lugar para ella en los cástings en Los Angeles. Vergara tuvo que adaptar su apariencia para encajar en el estereotipo de mujer latina que tenían los directores de Hollywood. Por su pelo, que era naturalmente rubio, su piel blanca y sus ojos verdes, nadie en las audiciones encasillaba a la colombiana como “latina”.

Lo único que veían en ella, recuerda, era su marcado acento. Para poder conseguir papeles tuvo que teñir su cabello de negro y empezar a tomar sol para lucir bronceada. A pesar del paso de los años, en Griselda Sofía también revive ese momento de su vida.

-En la serie, seguimos la historia de un grupo de mujeres latinas que emigran en busca del sueño americano, y las cosas resultan ser más difíciles de lo que imaginaban. Cuando llegaste a Hollywood ¿tuviste que pagar un derecho de piso por ser latina?

-Sí, claro, fue muy difícil y lo sigue siendo, en especial por mi acento. También porque no me veo bien latina, porque soy de piel clara y rubia, entonces no es fácil. Pero tuve la suerte de encontrar Modern Family, así que tampoco es que tenga mucho derecho de quejarme.

-Griselda Blanco fue una mujer que tuvo que abrirse camino en una industria dominada por hombres. Salvando las distancias, ¿alguna vez te sentiste menos por ser mujer en el mundo del entretenimiento?

-Creo realmente que una como mujer siempre encuentra momentos así, pero yo nunca he dejado que eso me pare. Cuando he sentido un poquito de eso me enfoqué en que hay otros caminos y otras formas. No me dejo bloquear por eso. Mi carrera me ha costado más por ser latina que por ser mujer.

Milagros Jarzun/Clarín-Espectáculos

Compruebe también

Inside Video 2024: estadísticas del consumo audiovisual de los argentinos

El 91 por ciento de los argentinos usa diariamente el teléfono móvil y el televisor, …

El Bafici y un sugestivo silencio fuera de sintonía con la actualidad

El Bafici que comienza el próximo miércoles 17 se enorgullece –con toda justicia- de contar …

Dejanos tu comentario