Inicio / Futbol / Sin positivos, Gallardo ya tiene en mente el equipo ante San Pablo

Sin positivos, Gallardo ya tiene en mente el equipo ante San Pablo

El técnico riverplatense tiene pensado volver a la línea de cuatro.

Como los amores adolescentes en la arena, la línea de tres marcadores centrales -o de cinco defensores, si se suman a los laterales- duró un verano. En el regreso de la actividad oficial para los equipos argentinos con la reanudación de la Copa Libertadores y con la confirmación de no tener más resultados positivos en los test, Marcelo Gallardo tiene pensado volver a las fuentes. Para el partido contra San Pablo en el Morumbí, el equipo del Muñeco jugaría de nuevo con el sistema táctico 4-1-3-2, el que tanto rédito le dio en los últimos años.

Antes de que se declarara la pandemia del coronavirus, entre mediados de enero y principios de marzo, River afrontó las fechas finales de la Superliga con un esquema diferente. Por la salida de Exequiel Palacios, Gallardo recurrió a tres centrales (Robert Rojas y Lucas Martínez Quarta, más Paulo Díaz o Javier Pinola), y dos laterales (Gonzalo Montiel y Milton Casco) para armar una línea de tres defensores y dos laterales-volantes que eran volantes cuando River atacaba y laterales cuando defendía.

La búsqueda de equilibrio, que le asegurara contención y, a su vez, circulación de balón y llegada por las bandas, le iba dando resultado. Pero con el correr de los partidos, el nivel del equipo fue cayendo y en los dos últimos encuentros (los empates ante Defensa y Justicia y Atlético Tucumán) a River se le escapó el campeonato, que quedó en manos de Boca.

En aquel momento, Julián Alvarez estaba con la Selección Sub-23, que ganó el torneo Preolímpico de Colombia. Podría haber sido la cuarta pata del medio para sostener el 4-1-3-2, el esquema que Gallardo tenía bien aceitado. Pero no estaba. En cambio, ahora sí el juvenil cordobés se entrena con el plantel. Y ayer a la mañana formó parte de los once jugadores que serían titulares en el Morumbí, en el trabajo táctico-futbolístico que hubo en el predio de Ezeiza.

La práctica, de la Primera contra la Reserva, tuvo una duración de 40 minutos en total, dividida en dos períodos de 20 minutos. Aunque el tiempo neto de juego fue menos porque el Muñeco detuvo el ensayo constantemente para dar indicaciones. Pero este entrenamiento confirmó lo que se venía sospechando: una última línea con dos marcadores centrales, con Angileri ganándole la pulseada a Paulo Díaz, quien aún no está en plenas condiciones de jugar debido a la distensión que sufrió hace tres semanas. Mientras que en la zona de volantes apareció Julián Álvarez por derecha (Nicolás De La Cruz por izquierda e Ignacio Fernández por el centro; los tres por delante de Enzo Pérez). De todos modos, habrá que esperar a las próximas dos prácticas matutinas que restan previo al viaje del miércoles a la tarde a Brasil.

La formación estaba sujeta, también, a los resultados de los hisopados que los jugadores se hicieron ayer en el predio antes de que comience el entrenamiento. Si bien todos dieron negativo y ningún jugador presentó síntomas, la preocupación estaba latente porque Casco dio positivo de coronavirus el jueves a la noche y quedó aislado en su casa, con síntomas leves. Ayer a la noche Gallardo respiró aliviado.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Racing visita Lima en busca de puntos vitales. Defensa ante un partido clave

En busca de reponerse de su desafortunado regreso a la actividad el jueves pasado, cuando cayó …

River goleó en Lima y encaminó su clasificación. Tigre, con un pie afuera

El equipo de Gallardo confirmó de entrada su buena forma futbolística, pasó rápido arriba en el marcador y dejó …

Dejanos tu comentario