Inicio / Futbol / San Pablo fue contundente y dejó en el camino a Racing

San Pablo fue contundente y dejó en el camino a Racing

Emiliano Rigoni convirtió dos goles en la victoria paulista y fue la figura del partido.

El mazazo continental, esos tres goles de San Pablo que dejan a Racing otra vez afuera de la Libertadores, es el corolario de un ciclo en el que siempre predominaron los desniveles y el juego chato. Juan Antonio Pizzi llegó a regañadientes de los dirigentes, sólo apoyado por el mánager, y sobrevivió por una combinación de resultados y los penales lo impulsaron a la final de la Copa de la Liga. Y se clasificó primero en la fase previa, justamente en el que grupo que compartió con su verdugo de anoche. Pero pocas veces mostró luces. Sobre todo, en partidos decisivos. Por eso este nuevo fracaso copero de la Academia tiene lógica.

Ya se había palpado en el primer tiempo, cuando el Miranda de Racing la perdió contra su homónimo de San Pablo y llegó el pase largo del ex zaguero de la Selección brasileña para el veloz Marquinhos. Gabriel Arias tapó el mano a mano, la pelota pegó en el palo y Emiliano Rigoni aprovechó el rebote para marcar el ansiado gol de visitante.

Ese grito del cordobés nacido en Colonia Caroya fue una síntesis de los problemas que aquejaron a Racing: el lento retroceso de sus volantes, que siempre quedaron mal parados. Aníbal Moreno, Miranda e Ignacio Piatti tienen otras características, mucho más vinculadas al juego que a la recuperación. Y cada vez que San Pablo contraatacó, encontró espacios para lastimar.

Lo hizo en el arranque del partido, cuando Mauricio Martínez metió un cruce sensacional para evitar que Marquinhos marcara el primero. También estuvo cerca con un remate de Gabriel Sara, de zurda y a colocar, que se perdió muy cerca del poste derecho del arquero naturalizado chileno. En las dos jugadas hubo un común denominador: Martín Benítez, suelto para aguijonear con sus pases filtrados.

Racing se plantó a bordo de un 3-14-2 con el que intentó ser profundo a través de sus laterales. Pasó mucho más al ataque Eugenio Mena que Juan José Cáceres. Sin embargo, al chileno le faltó ser más preciso en los centros. Y todo se redujo al coraje de Enzo Copetti, que buscó alguna falta. Precisamente, a raíz de un tiro libre generó la más clara: ejecutó el centro cruzado Tomás Chancalay y el chaqueño no pudo conectar.

Hubo algunos buenos movimientos en 3/4, cuando se juntaron los volantes y los delanteros, pero necesitaba pisar más el área rival, ser más agresivo. No ocurrió en la primera etapa. Recién sucedió en el último tramo, cuando ya se caía a pedazos, goleado por San Pablo.

Pizzi mandó a la cancha a Fabricio Domínguez y lo durmió Liziero. Benítez habilitó a Marquinhos y el delantero no falló ante Arias. El técnico desarmó el medio con los cambios. Y enseguida, Rigoni jugó con Wellington, le devolvió la pared, descargó con Marquinhos y el cordobés marcó su doblete.

El gol de Correa, más cambios, Lisandro en el banco. Y una mezcla de bronca y decepción por otra chance internacional perdida.

Daniel Avellaneda/Clarín

Compruebe también

Boca, sin patear al arco, eliminó a River por penales en la Copa Argentina

El Superclásico fue para el Xeneixe. En el Estadio Único de La Plata, se quedó …

Tigre sorprendió a Independiente y lo eliminó de la Copa Argentina

No hay caso. La Copa Argentina sigue siendo un título esquivo para Independiente que volvió …

Dejanos tu comentario