Inicio / Futbol / San Lorenzo fue superado claramente por Santos

San Lorenzo fue superado claramente por Santos

El equipo paulista en pleno festejo. Encaminó su clasificación a la fase de grupos.

A todos los santos tendrá que rezarle San Lorenzo para dar vuelta en Brasil una historia que se le complicó muchísimo en el Nuevo Gasómetro ante el equipo dirigido por Ariel Holan. Santos, que llegó a Buenos Aires con poco rodaje y varias bajas por lesiones y Covid-19, lo superó ampliamente en el primer tiempo y terminó convirtiendo tres goles de visitante, que lo ponen muy cerca de meterse en la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Diego Dabove tardó en hacer los cambios ante la falta de respuestas en el campo y a pesar del descuento los de Boedo fueron pura desilusión. La revancha será el próximo martes, en Brasilia. El que quede afuera jugará la Sudamericana.

El que pega primero, pega dos veces, dicen. Y vaya que fue así para Santos, que salió con todo a comerse a San Lorenzo y a los 6 minutos metió ese gol de visitante que en estas definiciones coperas a todo o nada tienen doble valor.

Dos veces perdió la pelota en la mitad de la cancha el local en el primer puñado de minutos. En la primera, Alejandro Donatti estuvo a punto de hacer un penal. Y en la segunda, nadie pudo frenar a Lucas Braga, que hizo la diagonal de izquierda hacia el centro para soltar la derecha y meter un verdadero golazo, que se hizo más espectacular por la estirada de José Devecchi. Ese tanto cortó una racha azulgrana de cinco encuentros sin recibir tantos en su estadio por competencias de Conmebol.

El equipo paulista no se mostró demasiado preocupado en seguir atacando, pero la pelota la tuvo siempre de su lado. Con el 1-0, Santos mantuvo la posesión y manejó a su gusto el encuentro ante un rival con la vista nublada por el golpe tempranero. Alison, tiempista, distribuía desde el círculo central, que no presentaba oposición del lado azul y rojo.

Por los costados la pasaba muy mal San Lorenzo cuando los brasileños decidían dejar de tocar a lo ancho para apretar el acelerador. La única que tuvo el local fue un contraataque, que nació de una infracción de Diego Braghieri al borde del área no cobrada por Wilmar Roldán.

La manejó Oscar Romero (entró por Palacios, que salió llorando con un fuerte dolor en una rodilla), la pasó para su hermano Ángel, que tiró el centro por lo bajo para la subida de Pittón. El lateral zurdo con alma de “9” no pudo conectar con comodidad ante el achique de Joao Paulo.

A pesar de las ausencias, Santos hacía notar la diferencia de jerarquía con sus individualidades. Braga, imparable. Y Marinho, claro y preciso.

Del otro lado, Juan Ramírez tuvo una noche errática y Ángel Romero tampoco podía hacerse bandera en un equipo que no sabía cómo hacer para recuperar el poder del balón.

Cuando Santos quiso, metió el segundo. Una habilitación bárbara de Gabriel Pirani para Braga terminó en un previsible penal de Devecchi a los 45. Marinho no lo dejó patear a Braga, que quería su doblete, y definió con un zurdazo violento que el arquero no logró alcanzar a pesar de haber acertado la dirección.

El arquero evitó el tercero ya en el complemento, al contener un cabezazo de Braga, que fue el Diablo de Santos, tras un centro desde la derecha de Pará. La vergüenza deportiva empujó al Ciclón. Sin fútbol, sin mucha intensidad, sin orden, San Lorenzo debía ir igual a conseguir un gol para alivianar la vuelta.

Pittón lo tuvo habilitado por Oscar Romero. Andrés Herrera probó con su mejor arma: el remate desde afuera. A la falta de creatividad, se le sumaba la ausencia de lucidez a la hora de la terminación de la jugada.

La luz de la esperanza la encendió Ángel Romero, pero gracias a Nicolás Fernández, que entró por un apático Troyansky. En la primera que tocó, Uvita desbordó y mandó el centro que el delantero paraguayo mandó a guardar. El ingreso de Fernández le cambió el espíritu a los de Boedo, pero fue tarde. El ex Defensa y Justicia estuvo a punto de igualar, pero Paulo lo tapó en la línea de manera milagrosa. Y algo muy parecido a un milagro necesitará el Ciclón en Brasil. Porque el tercero de Santos -de Angelo, ya en tiempo de descuento-, dejó la serie casi sentenciada.

Santos hizo notar su diferencia de jerarquía con sus individualidades.

Nahuel Lanzillotta/Clarín

Compruebe también

El Clásico de Avellaneda se juega en el Cilindro y por MG Radio

A las 21 en el Cilindro, Racing e Independiente jugarán un nuevo clásico de Avellaneda …

4-2: San Lorenzo le ganó a domicilio a Platense

La Copa de la Liga Profesional ingresó en su etapa final y distintos equipos intentan …

Dejanos tu comentario