Inicio / Futbol / River pasó por penales en Belo Horizonte. Golearon al Tomba

River pasó por penales en Belo Horizonte. Golearon al Tomba

Armani, el héroe Millonario en la definición, saluda a Borré, quien convirtió el penal definitorio.

Después de otro empate 0-0 ante Cruzeiro, llegaron a los penales. Allí el arquero de River fue clave: atajó dos. River se instaló en cuartos de la Copa, donde espera al ganador de Cerro Porteño-San Lorenzo. Juegan hoy, al igual que Boca-Paranaense.

Algo le faltaba a Marcelo Gallardo en este juego de compararlo con Carlos Bianchi. Son los dos máximos ganadores en las ricas historias de River y Boca, pero al Muñeco le faltaba sufrir, le restaba imponerse en una definición por penales en Brasil, con toda la gente en contra. Tantas veces Boca; ahora, River. Los jugadores cantan en la mitad de la cancha del Mineirao y abrazan a Franco Armani, el héroe de la noche de Belo Horizonte: atajó una pelota imposible y contuvo dos penales. Así, River pasó a los cuartos de final de la Libertadores tras vencer a Cruzeiro 4-2 en la definición luego de empatar en cero. ¿Apareció nuevamente el celular de Dios?

Jugó con aplomo River y eso no es novedad. Se ha acostumbrado a dar la cara en partidos importantes desde que está Gallardo en el banco. El resultado después puede variar porque el fútbol es impredecible. Aún sin jugar bien y sin tener a todos sus jugadores en plenitud física, el elenco de Núñez salió a hacerse dueño del juego en el repleto y sonoro Mineirao. Pero le costó acumular pases en los metros decisivos y desbordar por las bandas. Sí, sigue sin jugar bien.

A Leonardo Ponzio le dolía hasta el alma. Pero como siempre deja el alma en la cancha, decidió decir presente. Le molestó tanto el aductor derecho que la mayoría de los pases los hizo con la zurda. Temprano en el juego, a los 20 minutos, Gallardo mandó a calentar a Palacios (lo reemplazaría en el entretiempo) y Zuculini. El estado físico de Ponzio pesó de manera negativa en muy pocos pasajes. Igual, sufrió River cuando tuvo que correr varios metros para atrás. Sin ser un equipo brillante, Cruzeiro se las ingenió para generar situaciones de riesgo. Incluso, a los 16 de la primera parte, tuvo que aparecer Armani para vestirse de salvador y le atajó una pelota increíble a Pedro Rocha. El resto fueron contras riesgosas que quedaron en nada por malas decisiones de los brasileros o un cierre notable de Gonzalo Montiel.

El otro que sufrió el juego fue Lucas Pratto. Si fuese otro el momento y la responsabilidad, el Oso estaría haciendo una mini pretemporada. Pero hay urgencias y el Muñeco lo mandó a la cancha. No tuvo movilidad el atacante y se plantó entre los centrales para generale espacios a Santos Borré, que estuvo movedizo y participativo, aunque poco resolutivo. Pratto aguantó hasta dónde pudo.

La inclusión del colombiano Carrascal sorprendió a todos. Y fue un acierto del DT: el talentoso mediocampista de los mejor jugadores de River. A su desequilibrio natural, le sumó entrega para marcar e inteligencia para ocupar sectores de la cancha. De sus pies nacieron las mejores jugadas del conjunto visitante. Pero no tuvo socios Carrascal, porque Nacho Fernández jugó mal y Exequiel Palacios alternó buenas y malas.

Se quedó sin piernas ni ideas River para el segundo tiempo. El ingreso de De La Cruz le dio más vitalidad. Quizás debió entrar antes. Sin que se lo propongan, se hizo un juego de ida y vuelta, aunque lento. Cruzeiro ganó uno de los últimos 16 juegos que disputó y eso explica, en parte al menos, porqué le cuesta tanto marcar goles.

Se critica la carencia de juego y la poca presencia delantera, entonces conviene elogiar la defensa. El estandarte es Dedé, que parece nunca cansarse de sacar pelotas. A los de Belo Horizonte apenas le metieron dos goles en la copa. Eso también grafica porqué River no le pudo convertir en dos partidos. Se consumió la serie sin goles solo porque River recién arranca el semestre: con rodaje, River está un par de goles por encima. Tal vez los penales le imprimieron justicia al mano a mano.

                         Maximiliano Uría/Clarín

LO VAPULEARON A GODOY CRUZ

No había casualidad en los cálculos de las casas de apuestas ni en la percepción de los analistas: el candidato era Palmeiras. Pero no sólo en esta instancia de los octavos de final; también como aspirante al título.

Al cabo, tras el 2-2 en la ida, Palmeiras se impuso 4-0 ante Godoy Cruz y accedió a la siguiente instancia en la que se cruzará con Gremio de Porto Alegre o Libertad de Asunción, que jugarán la revancha mañana en Paraguay. Los brasileños se impusieron 2 a 0 en el encuentro de ida.

El primer tiempo, el plan del equipo de Mendoza salió bien. Recortó espacios, esperó agazapado, intentó de contra. Eso sí, llegó poco.

Hubo una jugada clave en el partido: en el primer tramo del segundo tiempo, con intervención del VAR, el equipo de Luiz Scolari se encontró con un penal que no fue, con la definición de Raphael Veiga y con el uno a cero. A partir de entonces, la última media hora fue toda de los paulistas. Una mala salida de Mehring dejó servido el segundo gol a Miguel Borja. Ya no había partido y en los últimos minutos llegaron los tantos de Gustavo Scarpa y de Dudú.

                            Clarín/Deportes

Compruebe también

Libertadores: River va por el primer puesto y Defensa por la clasificación

En busca de un triunfo que le asegure el primer puesto del Grupo D de la …

Racing anunció la modernización de El Cilindro de Avellaneda

Un estadio renovado, con ampliación de plateas, nuevos accesos, mejores palcos y sector de prensa, …

Dejanos tu comentario