Inicio / Futbol / River, en el último suspiro, se llevó tres importantes puntos de Avellaneda

River, en el último suspiro, se llevó tres importantes puntos de Avellaneda

Matías Suárez, quien ingresó un rato antes, señaló el gol del triunfo Millonario.

Creer o reventar. El peso de la historia otra vez influyó en el clásico entre River e Independiente. Ahora, solo por torneo de Liga, el Millonario extendió a 24 partidos su ventaja en el historial. Es cierto que el equipo de Gallardo fue más ambicioso en el segundo tiempo, pero hubo un buen trabajo del Rojo en el regreso de Julio Falcioni, en especial en la primera etapa.

River tuvo unos primeros quince minutos muy prometedores, con Enzo Pérez muy preciso en los pases, y Solari y Barco picantes por los extremos. Manejó la posesión del balón con tanta seguridad que el local estuvo varios minutos sin poder sacarle la pelota. En ese rato, tuvo una muy buena chance de gol, con un remate de Solari que rechazó con firmeza el arquero Milton Alvarez.

Con la salida de Enzo Pérez, lesionado tras un golpe en la rodilla izquierda, River parecía perder mucho más que a su capitán. Porque al principio no fue tan claro en el traslado, Solari ya no tenía la misma intensidad que los primeros minutos, y Barco tampoco resolvía por izquierda. Apenas chispazos de Palavecino, que se animó a probar de media distancia y un remate suyo se fue desviado por poco. Sin embargo, Bruno Zuculini fue creciendo con los minutos, aportó marca, claridad y fue clave en el pase en el que llegó el gol de Matías Suárez.

En ese desconcierto inicial de la visita, Independiente empezó a crecer. Con una idea de juego clara: esperar, presionar y salir rápido a atacar al rival. No es que se note la mano de Julio Falcioni, en el comienzo de su tercera etapa en el club. El Emperador no tocó ni una pieza del equipo que venció 3-1 a Colón el lunes pasado con Juan José Serrizuela en el banco de suplentes. Respaldó aquello que funcionó bien.

En ofensiva, el Rojo aportó cantidad y calidad de jugadores. Desde la conducción de Soñora, la explosión y buen manejo de Pozzo, la experiencia de Leandro Fernández, la velocidad de Batallini y la potencia de Benegas. Así, a los 22 minutos, tuvo una chance clarísima: buen pase de Soñora para Benegas – habilitado por Enzo Pérez, que enseguida pidió el cambio- y el delantero giró y el zurdazo de fue apenas desviado.

A esa altura, la defensa visitante volvió a mostrar falencias en la marca, en especial por los costados. Independiente intentó aprovechar las espaldas de Elías Gómez, pero volvió a generar peligro por izquierda, después de una buena apertura de Soñora para Batallini, quien tiró un centro desde la izquierda, Benegas le ganó la posición a Paulo Díaz y el cabezazo lo atrapó Armani. Eso sí, después creció Emanuel Mamanna y junto con Paulo Díaz resolvieron desde la zona central las ventajas que daban los laterales.

Terminó mejor el Rojo la primera etapa, pero empezó más sólido River la segunda. A los cinco minutos, Solari no pudo conectar en el área chica un centro de Beltrán, apareció por el otro lado Barco y el remate lo rechazó justo Insaurralde al córner.

Falcioni prefirió ordenar las líneas con un 4-4-2 más defensivo. Y el arco de Armani cada vez que le quedaba más lejos. La jugada de la polémica fue una muestra de cómo de a poco River inclinaba la cancha, sin ser extremadamente superior.

Ingresaron Nicolás de la Cruz y Miguel Borja, y en la primera acción el colombiano chocó y forcejeó con Barreto y cayó en el área. Más allá de la advertencia del VAR y la decisiónde Rapallini, la visita mostraba más ambición.

Los cambios de Falcioni tampoco ayudaron. Es cierto que había cansancio, pero trató de preservar el empate en lugar de intentar el triunfo. En cambio, Gallardo sumó a Matías Suárez para buscar los tres puntos y acomodarse mejor en la tabla del torneo, el gran objetivo tras quedar afuera de la Libertadores.

La historia pesa, es cierto, pero también la ambición. En esos instantes finales, era River el que buscaba el gol. Zuculini metió la pelota en el área buscando un compañero, hubo un rebote fortuito, la pelota le quedó a Matías Suárez, que habilitado, marcó el gol del triunfo.

Oscar Barnade/Clarín-Deportes

Compruebe también

Argentina no tuvo inconvenientes para golear a Honduras

En la recta final hacia el Mundial, Scaloni aprovechó el amistoso ante Honduras para el …

Sigue la 21: River, Independiente y San Lorenzo saltan a la cancha

La fecha 21 de la Liga Profesional continuará este sábado con cinco encuentros, con River en busca …

Dejanos tu comentario