Inicio / Polideportivo / Qué es y cómo se mide el Dóping Biológico

Qué es y cómo se mide el Dóping Biológico

Guillermo Bértola, el nadador argentino de aguas abiertas, fue sancionado con cuatro años de suspensión.

La Federación Internacional de Natación ratificó la sanción de cuatro años a Guillermo Bértola por no haber informado sobre una transfusión de sangre que recibió para tratar una anemia. La noticia volvió a poner en boca de todos el doping biológico, una práctica con la que los organismos de la lucha contra el dopaje están familiarizados desde hace más de una década, pero que para muchos representa un territorio poco conocido.

¿Qué es el doping biológico? Para responder esa pregunta hay que entender primero qué es el pasaporte biológico. Se trata de la recopilación de los parámetros fisiológicos de una persona que se realiza a lo largo de un período de tiempo y que consta de un módulo hematológico, que sigue el perfil de la sangre, y uno de endócrino, que analiza las hormonas.

Para juntar esos datos se necesita realizar varios análisis; generalmente, más de seis. Así se determina un intervalo de valores propios de la persona que no varían a lo largo del tiempo y entre los que deberían moverse los datos en los análisis.

Diego Grippo, presidente de la Comisión Nacional Antidopaje, lo ejemplifica en la charla con Clarín. “Cuando uno se hace un análisis de sangre el resultado te muestra, por ejemplo, la cantidad de glóbulos rojos y glóbulos blancos que tenés. Esos datos se mantienen en el tiempo -explica-. Cuando tenés menos glóbulos rojos tenés una anemia, que es bastante común. Pero si tenés más, es raro. Entonces hay que buscar una explicación para eso. Y si ese resultado aparece en el análisis de un atleta, tiene que justificarlo”.

Y sigue: “En un test tradicional un resultado positivo, que se denomina ‘resultado analítico adverso’, te dice que se encontró una sustancia. Pero el pasaporte biológico del atleta no te marca que se encontró una sustancia. Entonces, ¿cómo puede haber doping si no hay una droga de la lista de las prohibidas? Ahí está la cuestión”.

Grippo desarrolla que las drogas que puede consumir un atleta para mejorar su rendimiento desaparecen del organismo luego de un tiempo y ya no se pueden detectar. Pero el resultado de haber utilizado esa sustancia o ese método prohibido, el efecto que produce en el cuerpo, dura más y altera los valores de los análisis. Eso es lo que detecta el pasaporte biológico, que tiene una eficacia de más del 99 por ciento.

Las asociaciones antidopaje de las federaciones deportivas cuentan con un panel de médicos y científicos expertos en el tema para comparar los valores de la muestra de un atleta con los de su pasaporte biológico.

“Esos especialistas utilizan fórmulas matemáticas muy exquisitas que les permiten decirte: ‘Acá hay algo raro’. Y a eso se denomina doping biológico. Al resultado que te indica que los valores de un análisis están fuera de los parámetros de control que marcan su pasaporte biológico”, desarrolla Grippo, médico de la Selección de basquetbol en gran parte del proceso de la Generación dorada .

“Si aparecen esos datos raros en tu análisis tenés que justificarlo. Podés tener una enfermedad preexistente o alguna condición fisiológica que los justifiquen. Si no tenés argumentos, claramente es por una sustancia o un método prohibidos”, asegura Grippo.

¿Por qué una transfusión de sangre podría significar una ventaja cuando la recibe un atleta sin problemas de salud? Grippo lo esclarece. “Los transportadores de oxígeno naturales en la sangre están dentro de los glóbulos rojos, en una sustancia que se llama hemoglobina. Son como camioncitos que llevan tu oxígeno al músculo que lo está utilizando. Si te hacés una transfusión de sangre o usás una hormona muy conocida que se llama eritropoyetina, podés aumentar de manera artificial la cantidad de camioncitos. Vas a tener más cantidad de glóbulos rojos circulantes que te van a ayudar a aumentar la transferencia de oxígeno a los músculos y, por lo tanto, a mejorar el rendimiento”, desarrolla.

Y concluye: “Si te hacen un análisis los expertos que estudian el pasaporte biológico van a decir: ‘¿Cómo puede ser que quien tiene normalmente entre 4 y 5 millones de glóbulos rojos por centímetro cúbico de sangre ahora tenga seis o siete?’. Si no lo podés justificar, la única explicación es que usaste una sustancia o método prohibido”.

Lucina Aranguiz/Clarín

Compruebe también

Mariano Ronconi será el nuevo DT de los Leones

De un modo u otro, él siempre está. Durante la presentación habló de sus tres …

A Brian Rosso le devolvieron la beca y se ilusiona con Tokio 2021

La Secretaria de Deportes de la Nación, Inés Arrondo, aseguró que la beca del remero Brian …

Dejanos tu comentario