Inicio / Rugby / Por si faltara, se calentó Inglaterra-All Blacks por sospechas de espionaje

Por si faltara, se calentó Inglaterra-All Blacks por sospechas de espionaje

La selección inglesa supone que los All Blacks espiaron su práctica. ¿Les hará falta?

Una sospecha de espionaje “calentó” la previa de las semifinales del Mundial de rugby de Japón. Aunque al final, el escándalo no fue tal. Eddie Jones, head coach del seleccionado inglés, aseguró que había visto una cámara filmando, desde un edificio ubicado frente al Arcs Urayasu Park, la sesión de entrenamiento de su equipo, mientras se preparaba especialmente para el partido del sábado ante Nueva Zelanda, que se disputará a las 5 de Argentina.

John Mitchell, entrenador de la defensa de Inglaterra, insinuó además que esa cámara había sido instalada por los All Blacks. Sin embargo, los dos entrenadores le restaron importancia al episodio y hasta se lo tomaron con cierto humor.

“Si eso es lo que quieren hacer, si quieren preparar el partido de esa forma, entonces buena suerte para ellos”, aseguró Mitchell, que fue entrenador del seleccionado neozelandés entre 2001 y 2003.

Además, destacó que para él, la práctica de filmar a escondidas los entrenamientos de los rivales -bastante común en el pasado en el mundo del rugby- no sirve de mucho en la actualidad.

“Hoy,el juego es totalmente desestructurado y evoluciona tanto, está en tanto movimiento, que no veo ninguna ventaja en espiar a un equipo. La verdad, no estamos especialmente preocupados por lo que ocurrió”, afirmó.

Y cerró: “Nos estuvimos entrenando en un ambiente muy lindo, enfocados en nuestro trabajo y disfrutando. No somos un grupo que buscar aumentar la ansiedad que, de por sí, ya existe en la previa de la semifinal de un Mundial. Hay suficiente presión a este nivel como para andar persiguiendo a algún tipo que tal vez estuvo en el edificio de enfrente con una cámara”.

“Definitivamente había alguien en los departamentos frente al campo de entrenamiento filmando. Tal vez era un fanático japonés”, comentó Jones, irónicamente.

“No me importa, amigo. Sabíamos que estaban ahí desde el principio y no cambiamos nada lo que teníamos planeado”, agregó el entrenador australiano, al frente del seleccionado inglés desde 2015. Y hasta se animó a bromear: “Nosotros tenemos a alguien allí (en el entrenamiento de Nueva Zelanda) ahora mismo”.

Más allá del tono irónico y relajado, a la hora de hablar con más seriedad, el coach de la Rosa coincidió con su ayudante.

“Ya no necesitas filmar en secreto ningún entrenamiento. No hace falta hacerlo más. Puedes ver la preparación de todos en YouTube. Ya no hay absolutamente ningún valor en eso. Todos saben lo que hacen los demás. Ya no hay sorpresas en el rugby mundial. Yo solía espiar a mis rivales, pero desde 2001 no lo hago más. No vale la pena”, comentó.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Argentina XV mejoró su imagen y le ganó ampliamente a Brasil

Los dirigidos por Ignacio Fernández Lobbe consiguieron un claro triunfo en su segunda presentación en el …

Están todos Los Pumas, pero los europeos deben hacer cuarentena

Los Pumas siguen pensando en su debut en el Rugby Championship (el 14 de noviembre …

Dejanos tu comentario