Inicio / Futbol / Empató Racing en La Plata. Ciclón, sin juego y sin triunfos

Empató Racing en La Plata. Ciclón, sin juego y sin triunfos

Maravilla Martínez y Zaid Romero en plena disputa aérea. Duro partido en La Plata.

Las emociones llegaron en el final. También, la adrenalina. Por la expulsión de Romero y dos situaciones que dejaron a Racing al borde de la victoria en estas diagonales. Fue un espasmo celeste y blanco en el epílogo de la noche. El empate, a fin de cuentas, fue el resultado que mejor se adapta al juego que se desarrolló en La Plata. Estudiantes se mostró más enérgico en la primera etapa, pero no pudo aprovechar su momento. Y terminó con bronca. Por las situaciones desperdiciadas y por los dos goles anulados por posición adelantada.

De ida y vuelta, con llegadas y un ritmo intenso. El primer tiempo en el estadio Uno tuvo todos esos condimentos, pero faltó el gol. Estuvo más cerca Estudiantes, incluso a pesar de resignar la posesión a favor de su rival. Si Correa hubiera estado un poquito más afilado, el equipo de Eduardo Domínguez habría sacado ventaja en esos cuarenta y cinco minutos iniciales.

Racing tuvo un gran problema por las bandas, especialmente por el sector que defendía Martirena. Costas eligió al uruguayo porque tiene una buena proyección, es un punzante. Sin embargo, trepó mucho, desequilibró poco y sufrió a su espaldas porque Zapiola lastimó.

Por la izquierda, justamente, llegaron las mejores situaciones de Estudiantes en el arranque. Zapiola metió dos pelotas bárbaras para Correa. Primero, definió al cuerpo de Arias. Después, cabeceó desviado. Más tarde, el propio Correa sacudió el travesaño.

Costas eligió el mismo esquema que le dio éxito ante Tigre, el 3-4-12 con Quintero suelto, pero optó por un solo centrodelantero, Martínez. Para acompañar a Maravilla, el técnico se inclinó por Solari. Y le faltó peso arriba.

Hubo algunas buenas sociedades entre Almendra y Quintero, pero se juntaron poco. Lo mejor de Racing, entonces, se dio cuando el ex Boca asistió a Martirena, el uruguayo llegó al fondo y el anticipo de Martínez no terminó en gol porque Mansilla achicó a tiempo.

Por momentos, pareció partido Racing. Y Estudiantes lo aprovechó con contraataques bien directos. A bordo de un 4-2-3-1 con un buen manejo de José Sosa en el centro, preocupó a Arias. Correa tuvo otras dos posibilidades: un bombazo de media distancia que tapó el arquero visitante y un mano a mano tras un pase de Mancuso que resolvió con categoría. Sin embargo, el juez asistente Gerardo Lencina levantó la bandera y marcó el offside.

En el segundo tiempo, hubo otro gol anulado, un tiro libre de José Sosa que Fernández cabeceó un paso adelante. Y el clima se empezó a calentar en las tribunas.

Entonces, llegó el show de los cambios. Salieron Zapiola y Atum y entraron Altamirano y Piatti para tratar de darle mayor amplitud al equipo. Costas tardó un rato más en modificar la estructura. Con el ingreso de Salas tuvo más vigor adelante, pero fue más profundo por la izquierda con el pibe Ignacio Galván. Terminó jugando Tobías Rubio en el medio junto a Leonel Miranda y Bruno Zuculini dejó la cancha cansado, lejos de su mejor nivel físico y futbolístico.

La expulsión de Romero por un planchazo a Martínez (vía VAR) envalentonó a Racing, que no lo ganó porque Enzo Pérez cruzó el disparo de Sosa y la pelota reventó el travesaño. Porque el tiro libre de Juanfer se perdió apenas afuera por unos pocos centímetros. Así y todo, el punto de visitante tiene más valor que una actuación que tendrá puntos por mejorar.

Daniel Avellaneda/Clarín-Deportes

SAN LORENZO NO PUDO CON UNIÓN Y SIGUE SIN GANAR

“¡Oooole, oooole!”. Los hinchas se divertían en el Nuevo Gasómetro, pero no por ver a este San Lorenzo que no puede ganar ni a este Unión que se conformó desde el vamos con el punto. Lo más entretenido del 0-0 fueron las gambetas del perrito (que no fue Barrios) que se metió en el campo y obligó a frenar el encuentro durante varios minutos porque no podían atraparlo. El resto fue un empate con pocas situaciones que le cayó mejor al visitante y le dejó un sabor amargo a los de Ruben Insua, que terminaron con uno menos por la roja a Irala y que siguen sin ganar.

Está en la búsqueda de fútbol Insua. Por eso prueba y cambia. Sabe que a su San Lorenzo lo aqueja la ausencia de generación de juego. Trata de juntar a sus mejores pies. Cristian Ferreira y Nahuel Barrios son sus hombres más creativos y el Gallego los unió para darles rodaje en un comienzo de campeonato esquivo.

Pero si se tratara solamente de aglomerar buenas piernas… Necesitan un contexto que les permita soltarse. Y en este San Lorenzo, por el momento, no logran encontrarse. Será cuestión de partidos. Será cuestión de conocerse más. El problema es que el calendario no da tregua. Y, más allá de las muy buenas intenciones de presión alta y de atacarlo a Unión, el Ciclón estuvo lejos de llegar al gol en un primer tiempo con muchos toques, pero muy pocos hacia adelante.

Lo más cerca que estuvo el local fue por alguna desatención del fondo tatengue. Y lo más cerca que estuvo la visita fue, claro, por alguna desatención de la defensa azulgrana. Una demostración que tener cinco hombres atrás no es garantía de seguridad.

Insua, en esa búsqueda incansable por encontrar un funcionamiento convincente, metió a Tarragona para sacar a Perruzzi. Tomó riesgos dejando al pibe Irala como único hombre de contención en el medio. Fue más punzante San Lorenzo en el complemento, aunque arrastró la problemática de la poca claridad en la zona de fuego.

Un tiro libre de Ferreira que dio en el ángulo derecho y un remate de Tarragona por arriba fueron las posibilidades que acumuló el dueño de casa. Unión se replegó y apeló a aprovechar los espacios para el contraataque. Alguno que otro tuvieron con la velocidad de Luna Diale y de Gamba, pero Gamboa no estuvo en sintonía.

Los corazones azules y rojos casi se detuvieron con el sorpresivo tiro libre al arco de Enzo Roldán que detuvo en la línea Facundo Altamirano. Unión se hubiese llevado demasiado premio del Bajo Flores.

Nahuel Lanzillotta/Clarín-Deportes

Compruebe también

Estudiantes quedó cerca de clasificar. Boca deberá ganarle al Tomba

Un grosero error, un blooper. Eso era lo que tenía que pasar para que Estudiantes …

River ganó bien, pero sufrió más de la cuenta para vencer a Nacional

Se abrazan con fuerza Paulo Díaz y Franco Armani cerca del arco que defendió el …

Dejanos tu comentario