Inicio / Futbol / Paraguay-Qatar, empate a pedir argentino. Uruguay ganó, goleó y gustó

Paraguay-Qatar, empate a pedir argentino. Uruguay ganó, goleó y gustó

Los sudamericanos desperdicieron la ventaja y dejaron dos importantes puntos en el camino.

Mientras Argentina miraba de reojo, el Paraguay de Eduardo Berizzo debutó en la Copa América con un sorprendente empate por 2 a 2 ante el invitado Qatar, actual campeón de Asia. Este resultado dejó a la expectativa a la Selección que conduce Lionel Scaloni de cara al choque del miércoles ante los guaraníes, por la segunda fecha del Grupo B. Pero a juzgar por el muy buen nivel que mostraron los qataríes, quedó claro que Argentina no podrá permitirse descuidos en los dos partidos que quedan.

En el comienzo del encuentro se dio la lógica. El conjunto guaraní jugó en campo qatarí. Y en menos de cinco minutos ganaba 1-0 por el gol de penal de Tacuara Cardozo con un remate fuerte al medio. La infracción derivó de una mano burda de Tarek Salman (fue amonestado) tras un cabezazo de Bruno Valdez. La ingenuidad de algunos de los futbolistas de Qatar quedaba expuesta.

Estaba todo dado para que Paraguay fuera amo y señor del encuentro en un Maracaná con poco público, pero el conjunto de Berizzo retrocedió y le cedió la pelota a su rival. Y Qatar demostró la línea futbolística de su entrenador español Félix Sánchez llevó de La Masía, la cantera del Barcelona, donde trabajó muchos años. De hecho, tuvo un 63% de posesión del balón contra 37% de los paraguayos en la primera mitad.

Pelota al piso, triangulaciones, movilidad y rotación del balón. Con esa fórmula, le creó peligro a Paraguay aunque le faltó precisión y más peso en los últimos metros. Así y todo, convirtió en figura a Roberto Fernández.

Ni siquiera dejó de apostar Qatar a su juego cuando antse del cuarto de hora inicial del segundo tiempo quedó con dos tantos en desventaja por el golazo de Derlis González con un derechazo desde afuera del área. Unos minutos antes a Paraguay le habían anulado bien un gol desde el VAR. Es que en la jugada previa a la que armó Miguel Almirón que terminó con el toque de Cardozo a la red, Derlis González había picado en posición adelantada.

Paraguay volvió a quedarse con lo que había hecho y Qatar siguió yendo a buscar con la pelota en los pies. Descontó tras un remate de afuera del área de Almoez Ali que se desvió en un defensor paraguayo y se metió por encima del arquero Fernández. Y menos de diez minutos después, volvió a sorprender. Tras una gran jugada a puro toque desde la mitad de la cancha, Boualem Khoukhi se filtró en el área paraguaya y definió ante la salida de Fernández, que tocó el balón y Rodrigo Rojas no alcanzó a desviar, terminando enredado y lesionado.

El final fue a puro vértigo. Lo pudo ganar cualquiera. Pero fue empate. Y ese 2-2 final, al parecer, no complicaría tanto a la Argentina. ¿O si? Además de tener una final con Paraguay, puede tener otra con Qatar el domingo en Porto Alegre, algo impensado.

Luis Suárez anotó el tercer tanto en la goleada oriental.

Con ritmo, potencia y voracidad de un gran candidato. Con todo eso se presentó Uruguay en esta Copa América en la goleada frente a Ecuador en el estreno del Grupo C. Sin dejar lugar a dudas y con un funcionamiento que evidenció años de una misma idea de la mano del Maestro Tabárez. Con apellidos históricos que apuntalan todo (Muslera, Godin, Lodeiro, Cavani y Suárez) pero con otros nuevos que ya se mimetizaron a la perfección (Giménez, Bentancur, Torreira o Laxalt), La Celeste irrumpió en su torneo preferido -es el más ganador con 15 títulos- y mostró que sus aspiraciones tienen sustento en lo futbolístico.

El partido lo empezó a resolver con un golazo de Lodeiro y se terminó de romper con la expulsión de José Quintero luego de un golpe contra el ex Boca. La roja llegó a instancias de la revisión del VAR que realizó el juez Daronco (aquel que ignoró el penal y expulsión de Pinola sobre Martín Benítez en el River – Independiente de la Libertadores 2018) y desde entonces Ecuador bajó los brazos.

Cavani, con una pirueta a la salida de un tiro de esquina, se sacó la espina después de dos situaciones claras que le había atajado Domínguez. El 3 a 0 de Luis Suárez (tuvo una pequeña revancha al retornar al país en el que había sido expulsado por el mordisco a Chiellini en el Mundial de 2014) luego de un desvío de Martín Cáceres transformó el primer partido en una práctica regenerativa mucho antes de lo previsto.

Pero Uruguay no fue solo contundencia. También entendió que desde el corazón de la mitad de la cancha debe nacer buena parte de sus virtudes. En Bentancur -ese chico que se afianzó como titular en Juventustiene una sutileza que convive a la perfección con el despliegue del fútbol moderno. Entonces, el 4-4-2 puede mutar en un 4-2-3-1 o en un 4-3-3 de acuerdo a quiénes se desprenden del mediocampo. Todas esas variantes, con los mismos apellidos, se observaron en los 90 minutos.

El 4 a 0 por un insólito gol en contra del ex River Arturo Mina estiró un resultado que no fue más amplio porque los de Tabárez (lleva 13 años como técnico) decidieron administrar energías pensando en el segundo partido del grupo. Los ingresos de Gastón Pereiro (24 años), Torreira (23) y de Valverde (20) le contaron al resto que Uruguay no solo tiene un once titular que funciona de acuerdo a lo que pide su DT sino que mientras va detrás de su 16ª Copa América, está haciendo la renovación de su propia Selección al mismo tiempo.

                     Clarín/Deportes

Compruebe también

Borré le dijo no a Palmeiras y renueva con River. Boca, con nuevo esquema

La vida son momentos. Y si bien Rafael Santos Borré se siente feliz y cómodo …

Habrá dos partidos de la Copa de la Superliga por la TV Pública

El fútbol argentino volverá a verse por la pantalla de TV Pública: representantes del Gobierno alcanzaron …

Dejanos tu comentario