Inicio / Cultura / Museos Nacionales: cinco directoras/es despedidas y alerta en el resto de los espacios

Museos Nacionales: cinco directoras/es despedidas y alerta en el resto de los espacios

El sector también quedó a merced del recorte gubernamental.

Con estupor y preocupación, mediante una carta de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural de Nación, cuatro directoras de museos nacionales recibieron la noticia del cese de sus cargos con solo dos días de preaviso. El anuncio tomó por sorpresa a todos los colegas del resto de los espacios dependientes de la Secretaría de Cultura.

Según fuentes inobjetables del área, todas las comunicaciones indican que el cese del o la notificación opera desde ayer, último día de febrero. Desde hoy, 1º de marzo, se hace cargo un nuevo director.

Asimismo, se trata de un viraje en términos de curaduría: las nuevas autoridades plantean que se proponen “poner al frente de los museos a historiadores, no museólogos”, un criterio más propio del siglo XIX que del siglo XXI, en el que prima la relación de los acervos con el presente.

Las directoras son Gabriela Mirande Lamedica del Museo Mitre; Marina Cañardo, del Museo Nacional Decorativo; Silvina Vázquez, de la Casa Natal Domingo Faustino Sarmiento, en San Juan; y Mina Bevacqua, del Palacio San José Museo y Monumento Histórico Nacional Justo José de Urquiza, en Entre Ríos. A ellas se suma el director Edgardo Esteban, del Museo de Malvinas, ubicado en el extenso predio de la ex Esma.

En los tres primeros casos, las directoras fueron reemplazadas por directores varones. En el Museo Mitre, es Marcelo Garaberian; en el Decorativo, Hugo Pontoriero (que quedó segundo en el concurso que en su momento ganó Martín Marcos, desplazado por el último gobierno kirchnerista), y en la Casa Natal Sarmiento, el abogado Renato López. La directora del Palacio Urquiza fue sustituida por Ana Almeida, del mismo espacio.

La notificación firmada por la subsecretaria de Patrimonio Cultural, Liliana Barela, dependiente de la Secretaría de Cultura, solicita a las directoras cesadas “una transición ordenada y armónica”. Pero se envió el 27 de febrero y el cese operaba ayer.

El anuncio anima a las directoras y al director separados de sus cargos: “Su trabajo no ha sido en vano y le deseo lo mejor para su futuro”.

Las directoras cesadas son, en dos casos, concursadas con mandatos prorrogados por tres años por la anterior gestión del ministro Tristán Bauer, y otras dos fueron nombradas en un proceso de selección con jurados, pero sin sustanciación de concurso abierto.

De todos modos, subsiste una duda: sería irregular ordenar el cese por nota cuando las prórrogas se hicieron por resolución. Una vez más, se ignora la jerarquía burocrática que ordena las atribuciones.

En materia administrativa, se requiere un acto de igual jerarquía para separar del cargo a una persona. En todos los casos, Clarín intentó sin suerte saber si existe una resolución del actual Secretario de Cultura nacional, Leonardo Cifelli, ordenando que los cuatro directores se apartaran de sus cargos, a fin de liberarlos de toda responsabilidad penal y civil por la premura del cese.

Al cierre de esta noticia, la directora de Recursos Humanos del ministerio de Capitla Humano, Barbara Aguada, pidió que se corrija la notificación enviada a los directores Mirande, Cañardo, Vázquez, Bevacqua y Esteban, precisamente para que el traspaso a los nuevos designados sea ordenado para la preservación del acervo artístico y patrimonial, y para que se emita el reglamentario informe de la gestión. Las notificaciones dejan abierta la posibilidad de “reubicación” de los directores.

¿Qué pasa con los informes de gestión y con los inventarios que un director de museo debe presentar al dejar su cargo? La subsecretaria Barela dijo a Clarín: “Simplemente llamamos a concurso al Museo Mitre porque la directora es museóloga y ese museo necesita un historiador. Designamos interinamente a Marcelo Garaberian y es todo lo que hemos hecho. Las razones de estos cambios obedecen a que queremos otro perfil para los museos históricos. Queremos que al frente haya historiadores, no museólogos”.

La funcionaria no aclaró qué tipo de perfil se pretende para cada museo porque la Secretaría de Cultura no ha anunciado una planificación ni directivas al respecto. “También cambiamos a la directora del Museo Decorativo porque era musicóloga y tuvimos que poner a uno que supiera, que era el vicedirector, pero no hemos nombrado gente de afuera. Estamos haciendo una renovación, no político-ideológica, sino conceptual del museo”.

La funcionaria subrayó que “el museo histórico no tiene que mostrar realidades maniqueas de buenos y malos. Por ahora queremos seguir trabajando con quienes están, que están realizando una buena gestión y reemplazamos a quienes no se ajustan al perfil que buscamos para determinados museos”.

Aunque la subsecretaria no lo mencionó, Clarín supo que además se ubicó a la cabeza de otras instituciones museísticas y centros culturales a otros directores. Por ejemplo, en la Manzana de las Luces desembarca José Martínez Selles; en el Palais de Glace -en obra todavía, tras años de dilaciones- estará María Paula Zingoni, quien viene del Museo del Traje.

A su vez el coronel Esteban Vilgré Lamadrid, veterano de la guerra, sustituye a Edgardo Esteban, que también fue veterano de Malvinas y escribió el libreto que inspiró la película Iluminados por el fuego, dirigida por de Tristán Bauer.

La capacidad de trabajo de la subsecretaria de Patrimonio es indiscutible. Trabaja desde diciembre, cuando fue convocada por Cifelli, sin designación (le firmaron el decreto hace apenas unas semanas) en un plan de reestructuración de los museos. Se desconoce por qué aún no se ha dado a conocer.

La directora nacional de Patrimonio es María Inés Rodríguez Aguilar, persona de total confianza de Barela, quien aún no tiene designación. Varios de los directores que se harán cargo de las instituciones mencionadas son allegados personales a Aguilar.

Como ocurrió cuando se cancelaron las horas extras en los museos, sin considerar que los fines de semana reciben la mayor afluencia de público -sobre todo familias dado que, por ahora, son gratuitos-, la medida del cese de directores resultó “intempestiva”, como coincidieron varios de los consultados.

El caso del Museo Mitre presenta un problema adicional. Accedimos a la copia de una denuncia que una empleada hizo al designado Marcelo Garaberian, quien es delegado sindical en dicho museo, y trabajó más de dos décadas con Rodríguez Aguilar cuando ésta se hallaba a cargo del Museo Roca. Se trata de una denuncia por presunto maltrato laboral, fechada en agosto de 2023, donde se describe en detalle el trato supuestamente intimidatorio e insultante de Garaberian contra la empleada.

La denuncia fue elevada por la directora Mirande Lamedica a la entonces Directora Nacional de Museos, María Isabel Baldasarre, y quedó detenida en los meandros de la burocracia.

¿Y el futuro de los Museos Histórico Nacional y del Cabildo? Por ahora, sin novedades.

Lo que genera mayor expectativa -porque el área de Cifelli no lo ha comunicado- es saber qué tipo de perfil imprimirá en la gestión de las 26 instituciones a su cargo, entre museos e institutos.

No todos se parecen, no todos procuran seducir a los mismos públicos y no todos disponen de presupuestos semejantes. Pero sobre todo, hacen falta concursos, con jurados intachables que el último gobierno kirchnerista frenó y fue posponiendo hasta que concluyó el mandato. Estos deben asegurar gestiones profesionales, sin amiguismos, y que generen museos imaginativos adecuados al siglo XXI.

Susana Reinoso/Clarín-Cultura

Compruebe también

Con una programación ecléctica, arranca la temporada del Centro Cultural Borges

¿Puede haber un Borges distinto al que conocimos hasta ahora? Sí, y lo veremos a …

Selva Almada es finalista del Booker Internacional por No es un Río

La alegría que produce una excelente noticia contrasta con el desmantelamiento cultural. La escritora Selva …

Dejanos tu comentario