Inicio / Polideportivo / Mariela Antoniska, ex Leona, ahora ataja penales en el Garraham

Mariela Antoniska, ex Leona, ahora ataja penales en el Garraham

La ex arquera y campeona del mundo de las Leonas es médica pediatra y gastroenteróloga.

Hace 17 años y cinco meses, el 8 de diciembre de 2002, las Leonas celebraron en Perth el primer título mundial del hockey sobre césped argentino. En un plantel de grandes jugadoras, Mariela Antoniska brilló con luz propia. Su gran momento llegó en la final ante Holanda en la que se transformó en la heroína en la definición por penales y atajó el tiro decisivo de Fátima Moreira de Melo para sellar la consagración del seleccionado nacional. Pero hoy la ex arquera juega para otro equipo, el del cuerpo médico del hospital Garrahan donde le hace frente día a día al coronavirus .

“Estamos con mucha incertidumbre porque luchamos contra algo que no vemos, como todo el mundo dice. Estás revisando a un paciente y no sabés si tiene o no la enfermedad. Entonces uno trata de cuidarse lo más posible. No digo que no tengo miedo, pero trato de ser cuidadosa. Porque eso no quiere decir que no te puedas enfermar. Lo único que se puede hacer es cuidarse lo más posible para no contagiarse ni contagiar”, reflexiona en la charla telefónica con Clarín.

Médica pediatra y gastroenteróloga, trabaja desde 2012 en el Garrahan y vio cómo la pandemia alteró completamente su vida. La cuarentena la obligó a poner en pausa la rotación que realizaba en el hospital El Cruce de Florencio Varela para especializarse en endoscopía de la vías biliares y volver a tiempo completo al centro de salud porteño. Allí su rutina también se modificó.

“Cambió todo. De ir todos los días al hospital pasamos a ir una, dos o tres veces por semana. Somos bastantes médicos y estamos organizados en un cronograma que se armó para ir en forma alternada. Así, si alguno se contagia, no contagia a todo el grupo. Además hacemos consultas de teletrabajo, enviamos recetas por mail y ahora vamos a empezar a hacer consultas desde nuestras casas”, cuenta Antoniska.

Y agrega: “Hacer parte del trabajo a través de una pantalla es extraño porque no podés revisar al paciente. Como nosotros tratamos con chicos, las madres son las que más nos ayudan. Entonces tratamos de darles todas las pautas necesarias para que sepa cuándo ir al hospital y cuándo no”.

Como personal de salud, forma parte de la primera línea de defensa contra la pandemia. Sabe que cada vez que va a trabajar, se arriesga a infectarse, pero no se achica. Por eso le duele enterarse de los casos de sus colegas que son amenazados por sus vecinos por temor a que ingresen el virus al edificio en los viven. “A mí no me pasó, pero me parece una hipocresía que a otros sí”, asegura.

En el Garrahan, cuenta, se testea regularmente a los pacientes y también al personal. Hasta ahora allí se registraron tres casos positivos, todos en pacientes que ingresaron infectados. Sus compañeros y ella saben la importancia de protegerse lo más posible y lo hacen.

“Por suerte en el hospital tenemos todos los elementos para cuidarnos, así que venimos bien por ahora. Adentro estamos todos con barbijos y nos dieron las máscaras que tenemos que ponernos cada vez que vemos un paciente. Si estamos con un paciente de riesgo, nos ponemos además camisolín, botas, guantes dobles… Y si es un paciente con coronavirus, un barbijo especial”, relata.

Los cuidados no quedan sólo en el trabajo. En el hospital usa un ambo que se saca al terminar su turno y que pone en una bolsa para lavar. Al llegar a su casa de Remedios de Escalada se baña y recién entonces se reúne con su mamá Amelia, con quien vive. Y cuando sale a trabajar, aprovecha para hacer todas las compras necesarias.

“Antes no tomaba tantas precauciones, pero ahora es importante hacerlo. Mi mamá no sale de casa desde el 17 de marzo. Es difícil, pero hay que cuidarse y no hay que relajarse ni un segundo porque vos vas a buscar el virus. Y si salís o no te cuidás, te exponés a contagiarte”, reflexiona Antoniska.

Y hasta se anima a dar su opinión sobre el futuro cercano para Argentina. “Creo que recién en septiembre uno va a empezar a salir un poco más y a estar más libre. Hasta entonces vamos a seguir adentro, tal vez con la cuarentena un poquito más flexibilizada en cuanto a la economía. Si se libera mucho, tal vez aumenten los contagios y haya que volver atrás. Es una prueba y error, supongo. No sabés qué puede pasar”, analiza la doctora Mariela Antoniska, la que le da batalla al coronavirus con el mismo valor con el que defendió durante 12 años el arco de Argentina.

Clarín/Deportes

Compruebe también

A 20 años del nacimiento de una marca registrada: Las Leonas

Magui estira su trenza derecha todo lo que puede. Suplica para que la jueza no …

La designación de Tokio 2020 está bajo sospecha de corrupción

Buenos Aires fue el centro del mundo olímpico en 2013 cuando en un hotel cinco …

Dejanos tu comentario