Inicio / Rugby / Los Pumas regalaron un tiempo y cayeron ante los Springboks

Los Pumas regalaron un tiempo y cayeron ante los Springboks

Moroni emprende camino a su try que le dio esperanzas al seleccionado nacional.

En un partido cambiante, Los Pumas supieron cambiar su imagen después de un PT para el olvido. En el complemento se vio lo mejor de la Argentina que marcó 2 tries (Try Penal y Moroni), aunque no fue suficiente para torcer el rumbo. Triunfo merecido de los Boks por 36 a 20.

Un equipo directamente sin ánimo y sin vocación de lucha, avasallado por un rival que cuando fue para adelante, le causó daños por doquier, a la mano y con el pie.

Tengamos en cuenta que en esa etapa inicial no hubo una sola acción grupal o individual ni defensiva ni ofensiva, ni una sola posesión que saliera fluida, hilvanada y de calidad, ni tampoco una decisión acertada en qué hacer ni cuando, acorde a las expectativas de un equipo con pretensiones más que con posibilidades, de ganar.

El problema principal argentino fue notorio y evidente: el demoledor dominio del pack sudafricano en todas y cada una de las situaciones de contacto.

En el scrum, en el line, en el maul, en el piso, en el tackle, en la velocidad de reposición, y por sobre todo, en la disciplina (12 penales y dos amarillas) la diferencia a favor de los Boks en general fue tan amplia, tan grande, que los cuarenta primeros minutos fueron un trámite light y tranquilo, que les requirió un esfuerzo sencillo como para establecer diferencias muy notorias entre uno y otro equipo, en todos los sentidos de la palabra.

Hubo un cambio de actitud en defensa y en ataque en Los Pumas que vino con los cambios al inicio de la segunda etapa, digamos que bastante notorio.

Sin embargo, manifiestos y persistentes errores de manejo hicieron que todo siguiera igual al menos, en el score, por muchos minutos.

Es verdad que al mejorar Los Pumas en la actitud, Sudáfrica ya no jugó tan cómoda ni placenteramente.

Hay un gesto de fastidio y de enojo de Boffelli en el minuto 57 que resume de manera excelente esos primeros veinte minutos argentinos en la segunda parte. También, los cuarenta de la primera.

De todas formas, se celebró ese cambio de actitud y mucho tuvo que ver el ingreso de dos jugadores: Thomas Gallo y Tomás Cubelli. Bien en el suelto, bien en el scrum, bien en defensa, bien en la conducción, cada uno de ellos en su rol tuvo el ímpetu y ganas que contagiaron al equipo y fueron la bandera de ese segundo tiempo.

Hay que marcar y señalar como un aspecto fundamental y central del partido la agresividad, voracidad e impermeabilidad de la defensa sudafricana, que siempre y en todo momento fue muy superior en el contacto. Eso generó enormes inconvenientes en Los Pumas, que no pudieron encontrar la vuelta para doblegarla.

Además de ser superiores en ese aspecto, también identificaron cada movimiento de Carreras, lo que fue traumático para Los Pumas.

La tozudez de Matera para querer hacer todo él tampoco colaboró en el juego argentino. El octavo tuvo un partido bastante por debajo de sus credenciales.

Durante los primeros veinticinco minutos del complemento, Los Pumas fueron otros. Fueron los que tenían que haber sido desde el inicio. ¿Con muchos errores? Sí, sin dudas, pero con una férrea actitud de ir para adelante a buscar puntos.

Y esos puntos llegaron después de las amarillas a le Roux y a Smith. Con superioridad numérica, esos dos tries pusieron a Los Pumas a tiro de la victoria con diez minutos por jugar.

Pero por algo Sudáfrica es lo que es. En la única que tuvieron clara en esa segunda parte y aún con un jugador menos, llegaron al try con De Allende para dejar el partido 29 a 20 y a Los Pumas sin bonus.

Volvieron a intentar, buscaron otra vez pasar, doblegar a la defensa sudafricana, pero no fue posible. Los Springboks cerraron el candado una vez más y con ello, los destinos del partido cuando Malcom Marx, una de las figuras del partido, llegó al try con el ocaso del reloj.

Ganaron los sudafricanos porque fueron muy superiores en el primer tiempo y contundentes en el segundo. Para Los Pumas quedará el amargo sabor de haber dilapidado un tiempo sin alma.

Argentina (20): Juan Cruz Mallia; Lucio Cinti, Matías Orlando, Jerónimo de la Fuente y Emiliano Boffelli; Santiago Carreras y Gonzalo Bertranou; Pablo Matera, Marcos Kremer y Juan González; Tomás Lavanini y Matías Alemanno; Eduardo Bello, Julián Montoya (cap) y Nahuel Tetaz Chaparro.
Ingresaron: Agustín Creevy, Thomas Gallo, Joel Sclavi, Guido Petti, Rodrigo Bruni, Tomás Cubelli, Benjamín Urdapilleta y Matías Moroni.
Entrenador: Michel Cheika.

Sudáfrica (36): Willie le Roux; Canan Moodie, Jesse Kriel, Damian de Allende y Makazole Mapimpi; Damian Willemse y Jaden Hendrikse; Jasper Wiese, Franco Mostert y Siya Kolisi (cap); Lood de Jager y Eben Etzebeth; Frans Malherbe, Malcom Marx y Steven Kitshoff.
Suplentes: Deon Fourie, Ox Nche, Trevor Nyakane, Elrigh Louw, Kwagga Smith, Faf de Klerk, Andre Esterhuizen y Frans Steyn.
Entrenador: Jacques Nienaber.

Tantos en el primer tiempo: 8’ penal de Boffelli (A), 11’ penal de Willemse (S), 20’ try penal (S), 23’ penal de Boffelli (A), 27’ try de Hendrikse convertido por Willemse (S); 32’ try de Marx (S). Resultado parcial: Argentina 6 – Sudáfrica 22

Tantos en el segundo tiempo: 65’ Try penal (A), 68’ try de Moroni convertido por Boffelli (A), 74’ try de Allende convertido por Steyn (S), 80’ try de Marx convertido por Steyn (S)
Incidencias: 1T 20’ Amarilla Carreras (A), 39’ Amarilla a Betranou. 2T 62’ amarilla a le Roux (S), 65’ Amarilla a Smith (S).

Árbitro: James Doleman (NZ)
Cancha: Club Independiente

Eugenio Astesiano/aplenorugby.com.ar

Compruebe también

Los Pumas cierran el Championship en la casa de los campeones del mundo

Con los dos cambios dispuestos por el entrenador australiano Michael Cheika -el wing Juan Imhoff …

Dos cambios en los Pumas para cerrar el Championship ante Sudáfrica

El seleccionado argentino de rugby, Los Pumas, presentará dos modificaciones en la formación que se …

Dejanos tu comentario