Inicio / Polideportivo / Los dos Oro de Kimberly García cambiaron la historia del atletismo peruano

Los dos Oro de Kimberly García cambiaron la historia del atletismo peruano

La alegría de Garcia en el Campeonato Mundial de Atletismo.

Desde que se inauguraron los Campeonatos Mundiales de Atletismo hace casi cuatro décadas (Helsinki 1983), los representantes de Perú prácticamente no habían tenido ninguna figuración en puestos de finalistas ni, mucho menos, en zonas de medallas. Tampoco el atletismo de Perú -que tiene una exquisita historia a nivel sudamericano y bolivarianohabía figurado prácticamente en las citas olímpicas. El único título mundial le correspondió a un juvenil, especialista en salto en alto, Alfredo Deza en 1997, hijo de un gran campeón de vallas, pero que no tuvo recorrido en la categoría superior.

En apenas una semana, aquella situación se transformó por un nombre: Kimberly Gabriela García, 29 años, cosechó dos medallas doradas, una auténtica hazaña dado el nivel de la marcha internacional.

Primero se adjudicó la más tradicional prueba de los 20 kilómetros, donde marcó 1h26m58 -segundo registro del historial sudamericano- y este viernes se adueñó de los 35 kilómetros, el “gran fondo” que recién comienza a realizarse en el programa femenino de los Mundiales.

Lo hizo con 2h39m16, marca que hasta ahora sólo ha sido superada por dos marchistas rusas, que tienen vedada -por la invasión a Ucrania- toda intervención en eventos internacionales. García recién se había lanzado a esta distancia hace tres meses en Dudince, donde empleó cuatro minutos más, aventajada por la misma marchista china, Shinjie, a quien ahora relegó al segundo puesto en los 20 y 35 kilómetros.

Kimberly es un ídolo nacional para Perú, pero su llegada al estrellato no resulta sorpresiva. Desde las categorías promocionales había demostrado grandes condiciones físicas y técnicas para la marcha, dentro de un movimiento que se dio durante las últimas décadas en varios países de nuestra región, luego de las hazañas del ecuatoriano Jefferson Pérez, el mejor marchista de la historia. Ecuador mismo, Colombia, Perú y últimamente Brasil están pisando fuerte en un terreno mundial que antes manejaban los rusos -siempre bajo la sospecha del dóping- posteriormente los chinos y que ahora se extiende por varias regiones más. Perú realizó un trabajo de base interesante entre los marchistas, principalmente en los surgidos de ciudades a más de 2.500 metros de altitud (con todos los beneficios que esto tiene para corredores o andarines de larga distancia). Fueron surgiendo nombres como Paolo Yaurivilca y César Rodríguez pero, principalmente García acaparaba las mayores expectativas.

Ya en la categoría junior se había ubicado entre las diez mejores del mundo, en Barcelona 2012. Sufrió una gran decepción con los Juegos Olímpicos 2021 -ella, en pandemia, había sufrido una lesión que complicó todos sus preparativos y tuvo que abandonar la prueba en Sapporo- pero se recuperó para volver mejor que nunca. Y desde la Copa Mundial de marcha bajo el tórrido calor de Omán, en marzo pasado, demostró que estaba para pelear en los primeros puestos: se llevó la medalla de bronce, su primera en esos niveles. “Ahí comencé a percibir que también podría ganar”, recuerda. Por eso, lo de Eugene por estos días no resulta tanta sorpresa.

Kimberly García proviene de Huancayo, un sitio a 3.200 metros, que es sede del maratón a mayor altura en el mundo y que también es apto para el entrenamiento de los marchistas. Pero la clave de los últimos meses fue incorporarse al equipo que lidera el ecuatoriano Andrés Chocho, aun cuando sus conceptos técnicos muchas veces debía recibirlos vía Zoom. «Lo admiro como persona y como atleta”, dice.

“Conectamos bien desde el primer momento. La confianza es importante, y me preguntó qué quería. Empezamos con metas modestas, pero dijo que tenía lo necesario para lograr (más)”, contó García. Con vistas al Mundial hizo un camping de preparación en Ecuador, que abarcaba entre 20 y 30 kilómetros matutinos.

Al igual que la mayoría de los atletas de elite en Sudamérica, sufrió distintas privaciones y, muchas veces, falta de apoyo. Pero pudo superarlo. Ahora tendrá mayor tranquilidad económica con los 140 mil dólares que recibe de la World Athletics por sus dos victorias mundialistas .

Kimberly García es el nombre del momento para la marcha sudamericana, que ya venía apuntalada en los últimos tiempos, como citábamos, por colombianos como Sandra Lorena Arena (subcampeona olímpica de los 20 km en Sapporo 2021) y Eider Arévalo (campeón mundial de la misma distancia en Londres 2017) o el brasileño Caio Oliveira de Sena Bonfim, otro infaltable en los primeros puestos desde su cuarto lugar de 20 y 50 km. en los Juegos de Rio 2016.

Luis Vinker/Clarín-Deportes

Compruebe también

El nadador rumano David Popovici marcó el récord mundial en 100 metros

El rumano David Popovici ya había avisado en las seminales y lo concretó en la final del …

Uzbekistan dio el batacazo y ganó las Olimpíadas de Ajedrez en Chennai

Culminó este martes la 44° edición de las Olimpíadas de ajedrez, la máxima cita mundial …

Dejanos tu comentario