Inicio / Futbol / Lionel Scaloni no deja nada sin contestar en la previa de la Copa América

Lionel Scaloni no deja nada sin contestar en la previa de la Copa América

El técnico argentino debe decidir en pocos días la plantilla para la cita de Brasil.

No se trata de Scarface, aquel personaje que interpretó Al Pacino en la década del ochenta. Sin embargo, tiene algo en común. Además del corte profundo que surca su rostro desde que se accidentó con la bicicleta, se mueve en un terreno hostil. Porque aunque es cierto que conoce cada rincón del predio de Ezeiza desde sus tiempos juveniles, Lionel Scaloni tiene claro que está en un puesto demandante. Y mirado de reojo, sobre todo, porque llegó por la ventana al banco de la Selección.

“En un país como este, futbolero y picante, la crítica está a la orden del día. Pero te soy sincero, no leo los diarios ni las redes sociales, no miro televisión… A lo mejor viene mi vieja y me escribe, pero no me informo. Además, no creo que el entrenador tenga que estar detrás de esas cosas, algunos hablarán por conocimiento, otros por conveniencia. ¿Cómo hacés para diferenciar? Yo no voy a entrar en polémica con nadie”.

-¿Sentís que se te subestima?

-Es lo que hay… Tampoco vamos a ocultar la realidad. No le discutiría a un periodista que no tengo experiencia, si es la verdad. Nunca estuve a cargo de un equipo. Pero jugué al fútbol, hace tres años que estoy en un cuerpo técnico. Y así como la única manera de saber si un jugador funciona en la Selección es poniéndole la camiseta celeste y blanca, sólo es posible saber si un entrenador es bueno o malo cuando está dirigiendo. Estuve en Sevilla, vivimos un año bueno, largo, importante. La magnitud de la Selección es grandísima. Ya verá el tiempo en qué lugar me pone.

Las manos en la rodilla, el pie izquierdo encima del tobillo derecho como quien pisa una pelota ausente, la mirada firme. Scaloni se sienta en un sillón estilo Le Corbusier y se engancha en el mano a mano con Clarín. La Copa América; la bendita lista; Lionel Messi; la renovación; los históricos que renunciaron; los que todavía tienen chances de estar; su continuidad. De todo habla el entrenador de 40 años. Y no esquiva nada.

-Estamos bien, terminando de diagramar la lista y confiado en que lo vamos a hacer bien. Este es un momento de análisis y de no errar en la definición de la nómina final.

-Y siempre se te va a reclamar por algún jugador que quedó afuera.

-Es normal. Hay grandes y buenos jugadores. Hay muchos futbolistas repetidos en posiciones específicas y no pueden ir todos. Pero lo que tiene que hacer un entrenador es elegir y tomar decisiones. Para eso estoy. -Probaste con 53 jugadores… -(Interrumpe) No llevamos bien la cuenta. No somos de los que decimos: vamos a llegar a un número determinado. Sí, nos quedamos con las ganas de probar algunos, pero ya se acerca la Copa América y hay que definir.

-Es decir que en la lista de la Copa América no va a haber jugadores que no hayas probado en tu ciclo. ¿O puede haber alguna sorpresa?

-¿Lo decís por Agüero? Esa es una pregunta con trampa, jaja…

-La ausencia de Agüero era una pregunta que se caía de madura.

-Lo de Agüero es un tema que está hablado, ya lo conozco. No sería una sorpresa Kun. Ni que esté ni que no esté. Tenemos claro lo que queremos. La mayoría serán jugadores que nosotros testeamos. Vamos con la nuestra, con chicos que no habían tenido posibilidades y confianza de estar en la Selección. En eso estamos.

-No me contestaste. ¿Agüero va a estar en la lista?

-No lo sé. Está en consideración. Nunca dije lo contrario. Además, salvo los chicos que avisaron que no iban a venir más, el resto siempre estuvo en el radar. Acá no es cuestión de cerrarle la puerta a nadie. Sí intentamos que haya jugadores que se pongan la camiseta de la Selección y una vez que hayan jugado una buena cantidad de partidos, puedan ayudarnos.

-¿Pudiste hacer la renovación necesaria después del Mundial?

-Creo que se tendría que haber hecho paulatinamente, de ciclo a ciclo, de Mundial a Mundial o de una Copa América a otra.  Llegamos a un punto que los mismos  futbolistas dijeron que no venían más, que estaban cansados. La Selección desgasta. que Hubo un cambio pero no significa que se borraron  a los pero históricos, le dimos oportunidades a los nuevos y ahora tomaremos la decisión definitiva.

-Venir a la Selección no es desgastante por las presiones. Ellos están acostumbrados porque lo viven en sus clubes. Me refiero a que vivieron muchos años viajando, de competencia al máximo nivel y eso va cansando. De todos modos, con la mayoría de los que hablé, la predisposición de venir siempre estuvo. Tal vez algunos chicos por una cuestión de edad dijeron que “no”. El resto siempre dijo “sí”. Fue una decisión mía no llamar a algunos y evaluar a otros.

-¿Cómo fue este reencuentro con Messi? ¿Cuándo lo llamaste? ¿No quisiste ser invasivo, finalmente terminó decidiendo él?

-Fuimos compañeros en la Selección y rivales en muchos partidos. Siempre hubo contacto. No tan fluido, pero tengo una buena relación. Siempre estuvo en su cabeza volver a la Selección. Para nosotros, era mejor que no esté en estos amistosos para que los jugadores más nuevos se pusieran la camiseta de la Selección y demostraran lo que pueden dar. Creo que los chicos nos van a dar el salto de calidad cuando tengan una serie de partidos, aunque no sean muchos.

-¿No tuviste que convencerlo para que volviera a la Selección?

-No, además cuando hablamos yo le manifesté que lo mejor era que volviera cuando todo estuviera más armado, que entrara a una Selección en la que ya se conocieran todos para que se sintiera cómodo. En ningún momento me dijo que no quería venir. Lo dijo él, vendrá hasta que el entrenador de turno no lo llame o él crea que no tiene que venir.

-Dijiste que la idea era que Messi no cohíba a sus compañeros. Hay jugadores que tienen tanto respeto que no se animan a pedirle una foto. ¿Dentro de la cancha lo buscan a Messi porque es una referencia o por una cuestión reverencial? -Barcelona también lo busca.

-Pero es un equipo armado. No creo que sea que lo buscan siempre a él, no va tanto por ese lado. Tampoco nos podemos comparar con Barcelona porque cada uno tiene sus jugadores y ningún equipo se puede parecer a otro. Cada jugador tiene que hacer lo que hace en su club, no le vamos a pedir ninguna cosa rara. Y después hacer lo que el entrenador le pida táctica y estratégicamente dentro de la cancha. Seguramente, así las cosas irán bien. Parece fácil, pero eso es lo que tenemos que lograr.

-¿Sus compañeros tienen que descolgar el póster de Messi?

-Creo que hay que verlo como lo que es: Messi es el mejor jugador de la historia, pero en la cancha tiene que ser uno más que nos ayude a ganar.

-Pero en la Selección muchas veces se jugó al “tírensela a Messi que nos salva”. Y él tiene que ser parte de una solución, no del problema. ¿Ese es tu mayor desafío, que el equipo no dependa exclusivamente de Messi?

-Esté o no Messi, lo que buscamos es un equipo, no un salvador. Hay algo que mostramos, salvo media hora con Venezuela: somos un equipo difícil de vencer, eso es lo más importante. Y el siguiente paso es que cuando esté Messi en la cancha, cada uno haga lo que hace en su club.

-¿Messi va a jugar lo más cerca posible del área, donde más rinde?

-Leo tiene que estar mucho en contacto con la pelota. Lo que tenemos que lograr es que si desciende, haya otro jugador en posición ofensiva. Messi es delantero y asistidor y cuánto más cerca del arco esté, mejor.

-¿Qué va a pasar con Icardi?

-Este mes de competición va a ser importante para Mauro. Estuvo mucho tiempo afuera por su conflicto con Inter. Yo no dije quién está adentro ni afuera. No puedo confirmarlo porque quedan muchos partidos y el delantero vive del gol.

¿La mesa larga que impusiste en la concentración es simbólica? Mucho se habló del “club de amigos”. Icardi fue uno de ellos.

-Creo que es importante porque están todos de frente, se ven. Al fin y al cabo, el que se sienta en la punta de la mesa, elige ese lugar. Lo que tiene de bueno es que están todos juntos. Es como decir: «Todos somos uno».

                         Daniel Avellaneda/Clarín

Compruebe también

Boca pisó fuerte en Asunción y River mereció más que un empate en San Pablo

Boca tardó cinco minutos en llegar al arco de Libertad y convertir el primer gol en la  …

Nacional sorprendió a Racing. Goleó Defensa y cayó Tigre

No pudo Racing en la reanudación de la actividad: perdió con Nacional on un gol …

Dejanos tu comentario