Inicio / Futbol / Lanús ganó y quedó en la pelea grande. Banfield y tres puntos de oro

Lanús ganó y quedó en la pelea grande. Banfield y tres puntos de oro

Marcelino Moreno abre el marcador en la Fortaleza. El Granate quedó a cuatro de River.

Lanús está ahí, bien prendido arriba, a apenas cuatro puntos de River, el único líder que no detiene su marcha ganadora en este 2020. La derrota con Aldosivi ya quedó en el olvido. Se recuperó en la Fortaleza ante Godoy Cruz, el último de la Superliga.

Le costó llegar al gol al equipo de Zubeldía y lo comenzó a resolver con un gran remate cruzado de Marcelino Moreno. Después, el penal, el 2-0 de Pepe Sand, le dio esa tranquilidad necesaria para no sufrir en los minutos finales. El Tomba tuvo apenas algunas señales de reacción, pero sumó una nueva frustración, la cuarta derrota consecutiva y la preocupación de cara a la próxima temporada más allá del presente holgado en esta tabla de promedios del descenso.

La propuesta de Lanús es clara, mucho más de local: acorralar a su rival con un claro 4-3-3 ofensivo. Pero a veces le cuesta llegar al área rival, como en el primer tiempo. En el arranque, un poco de Esquivel, de Auzqui y la velocidad en ataque el pibe Bernabei. Fue el lateral con alma de delantero el que generó la más clara que tuvo el local, en el final de la etapa inicial: encaró a toda velocidad hacia el arco del Tomba, tocó para Sand, el Pepe la cruzó para Auzqui y el remate del delantero lo tapó Rey.

En la parte final, Moreno, que ya había probado desde lejos, logró quebrar a Rey. Después, Sand metió el 20 de penal después de una falta de Herrera a Auzqui. A cinco fechas del final, Lanús se ilusiona con pelear el título hasta el final.

Reinaldo Lenis le dio el gol del triunfo al Taladro.

Cada vez más enterrado está Colón. Cada vez con más aire está Banfield. Las realidades de estos dos equipos que luchan por escapar de la zona de riesgo de descenso se cruzaron en Santa Fe. Y los de Julio Falcioni fueron los que ganaron el duelo de necesitados, por 1-0, para sumar su octavo encuentro sin caer (cuatro triunfos y cuatro empates). Los fuertes silbidos del final, en cambio, resumieron el momento sabalero: cinco derrotas en fila lo dejaron al borde del abismo.

Diecisiete segundos tardó Luis Miguel Rodríguez en entonar su primera chance concreta. Un buen pelotazo de Emanuel Olivera desde atrás lo dejó de cara al arco al Pulga, cuyo disparo se fue un metro por encima del travesaño. Colón, en su condición de dueño de casa, tuvo la iniciativa desde el vamos, mientras que los de Buenos Aires acomodaron sus fichas sobre el paño para jugar al contraataque.

La calle derecha fue la elegida por Banfield para buscar peligro. Con la conducción de Reinaldo Lenis aceleró por ese lado el visitante para buscar la réplica. El colombiano se escabulló en una y, luego de enganchar para adentró, sacó un puntinazo que pegó en el travesaño y salió.

Colón trató de no desarmarse atrás para no sufrir demás. Siguió manejando la pelota con paciencia, aunque sin profundidad. De un tiro libre desde la izquierda, el Pulga casi clava un golazo al segundo palo; pasó a centímetros. Entre Luciano Gómez y Lenis se turnaban para frenar a Tomás Chancalay, que por la banda zurda generó más de un problema a Banfield. Chancalay tuvo su remate en la primera parte, pero sin puntería. Y una mala decisión del Corcho Rodríguez en el medio casi le cuesta muy caro al Taladro.

Colón siguió intentando. Wilson Morelo no pudo conectar un gran envío de tiro libre del Pulga, que la puso al borde del área chica. Y Chancalay, que en el complemento se cambió de punta y se recostó sobre la derecha, se animó de nuevo con otro remate sin éxito.

Y de uno de esos ataques sabaleros, quien se hubiera imaginado que el tiro le saldría por la culata. Rodríguez falló en un pase en ofensiva. Banfield inició un nuevo contragolpe, que sería letal. El balón llegó hasta Jesús Dátolo, que como número 10 asistió al mejor del partido: Lenis. El colombiano pateó fuerte y al medio, nada de elegir un palo. Para su fortuna, el gol se escurrió entre las piernas de Leonardo Burián. El Cementerio de los Elefantes quedó impávido.

Diego Osella mandó todo lo que tenía en el banco al campo: Gabriel Esparza, Brian Fernández y Lucas Viatri. Sin embargo, la historia no tuvo un final feliz para los santafesinos, que se ven cada vez más cerca de un lugar que hasta no hace mucho tiempo atrás no tenían pensado estar.

Clarín/Deportes

Compruebe también

San Lorenzo-Huracán, con dos técnicos inestables, y 4 partidos más

La Copa de la Liga tendrá un sábado de súper acción con cinco partidos, comenzando …

Independiente enhebró su tercer triunfo consecutivo. Empate en Santiago

Dos realidades completamente distintas chocaron en el Estadio Marcelo Bielsa. Finalmente, Independiente impuso su gran momento y se …

Dejanos tu comentario