Inicio / Tenis / La USTA quiere hacer el US Open sin público y se armó la polémica

La USTA quiere hacer el US Open sin público y se armó la polémica

Las normas de seguridad planteadas serán muy estrictas y los jugadores se expresaron.

La Asociación de Tenis de Estados Unidos (USTA, según su sigla en inglés) parece decidida a celebrar Flushing Meadows en su fecha original, del 31 de agosto al 13 de septiembre, a pesar de la pandemia del coronavirus que golpeó con mucha fuerza ese país. Sus autoridades invitaron a alrededor de 400 tenistas y entrenadores a una videoconferencia con el fin de “venderles” su plan y convencerlos de que el torneo se podría llevar adelante. Pero la reunión virtual dejó sólo un punto en claro: el parate forzado aumentó la grieta que existe entre las grandes estrellas de los circuitos y los jugadores ubicados más abajo en los rankings.

La propuesta de la USTA es jugar el torneo sin público, con los jugadores, sus equipos, oficiales y toda persona involucrada confinados en una “burbuja” para disminuir el riesgo de contagio, sin la clasificación para los cuadros de single y con los cuadros de dobles reducidos. Según Eric Butorac, director de Relaciones con los jugadores de la USTA, el plan no es el ideal pero preserva la seguridad de todos. Sin embargo hubo varios jugadores que le bajaron el pulgar.

Cuando hace unos días se conocieron algunas de las ideas de ese proyecto, Novak Djokovic había afirmado que disputar el torneo en la fecha pautada sería “imposible”.

“El protocolo que se aplicaría para jugar en Flushing Meadows es extremo y muy difícil de cumplir. Nos someterán a dos o tres tests semanales, deberemos dormir cerca del aeropuerto sin tener acceso a Manhattan y tendremos derecho a que nos acompañe una sola persona de nuestro equipo. Esa decisión no tiene en cuenta que nosotros solemos viajar con entrenadores, preparadores físicos y fisioterapeutas”, comentó.

Y aseguró que lo más realista sería que la temporada se reanude en el polvo de ladrillo a comienzos de septiembre, con los torneos de Madrid y Roma como previa de Roland Garros que se jugaría del 20 de septiembre al 4 de octubre, en principio.

La posición del número 1 del mundo y presidente del Consejo de jugadores de la ATP no les cayó muy bien a algunos de sus colegas. La estadounidense Danielle Collins, 51ª del ranking, fue muy dura con el serbio.

“Estaría bien que apoyara la idea de que se juegue el torneo en lugar de estropearla. Es muy fácil decir que no jugás cuando ganaste 150 millones de dólares. Muchos necesitamos volver a trabajar para generar dinero”, dijo. Yagregó: “Ninguno pudo jugar desde que se canceló el tenis. Tenemos por delante una oportunidad de permitir que el US Open se celebre con las medidas sanitarias necesarias para nuestra seguridad. Los jugadores podrán volver a ganar dinero y escucho que la única preocupación de los tenistas top es que no podrán viajar con todo su equipo”.

Djokovic no fue el único que se pronunció en contra de celebrar el Grand Slam estadounuidense. Simona Halep, segunda en el ranking, tampoco está convencida.

“Definitivamente tengo fuertes preocupaciones acerca de jugar en esas condiciones. No sólo porque estamos en medio de una pandemia sino también por el riesgo que implica un viaje, el hecho de tener que hacer una cuarentena cuando lleguemos y los cambios que le quieren introducir al torneo”, aseguró la rumana.

Nick Kyrgios fue otro que se paró en la vereda de enfrente de la USTA y le apuntó a la ATP a pesar de que esa asociación no es la encargada de organizar el torneo ni tiene poder de decisión sobre si se celebrará o no.

“La ATP intenta que el US Open se celebre. Egoísta con todo lo que está pasando en estos momentos. Obviamente por el Covid-19, pero también por las protestas en las calles. Juntos debemos superar estos desafíos antes de buscar el regreso del tenis”, escribió el australiano en Twitter señalando además el momento que vive la sociedad estadounidense tras el crimen de George Floyd.

Kyrgios, 40° del ranking, también escribió un tuit para “meterle presión” al llamado big three para que se pronunciara. “¿Ustedes piensan que el US Open debería jugarse?”, les preguntó y arrobó a Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer.

A la USTA se le acaba el tiempo para tomar una decisión, pero parece que si quiere que todos los jugadores estén a bordo de su plan deberá trabajar más para convencerlos.

Luciana Aranguiz/Clarín

Compruebe también

Ganó Guido Pella y completó una primera ronda perfecta para los argentinos en París

Guido Pella completó este lunes la exitosa primera ronda de los tenistas argentinos en Roland …

Ganaron Schwartzman, Podoroska, Coria y Lóndero en Roland Garros

La jornada inaugural de Roland Garros estuvo cargada de actuaciones argentinas y arrojó un saldo …

Dejanos tu comentario