Inicio / Futbol / Independiente hizo pata ancha en Varela. Boca no pudo con Huracán

Independiente hizo pata ancha en Varela. Boca no pudo con Huracán

Para Sebastián Palacios fue el debut ideal. Gritó el gol del triunfo del Rojo en Florencio Varela.

Dos de dos. El inicio de Sebastián Beccacece en Independiente es ideal desde los resultados. Primero por la Copa Sudamericana y ayer por la Superliga, sobre Defensa y Justicia, el subcampeón vigente. Ambos triunfos por 1-0, pero siendo más que el adversario y empezando a mostrar un poco del ADN que busca el técnico. Ganó el duelo táctico el Rojo en Varela y, sin brillar, se llevó los primeros tres puntos del torneo local.

Se estira, se dobla, pero no se rompe. Es elástico este Independiente de Beccacece. Del 4-4-2 al momento de defender a un 4-3-3 para atacar y atorar al rival, el equipo de Mariano Soso, otro que implementa sistemas volátiles en sus conjuntos. Fue un duelo táctico el que se vio sobre el césped del Tito Tomaghello. Donde había uno rojo, había otro amarillo. Y viceversa. La búsqueda de los espacios fue algo así como la búsqueda del tesoro perdido en la fría tarde en el Sur de Buenos Aires. Y en ese desafío casi ajedrecístico, fue el rubio entrenador ex Defensa quien movió sus piezas de manera más efectiva.

Con el círculo central bien custodiado por la dupla Pablo Pérez-Nicolas Domingo, las bandas podían liberar a sus volantes: Domingo Blanco por la derecha y Cecilio Dominguez por la izquierda. El heredero de la 10 del Bocha, Martín Benítez, acompañó al refuerzo debutante Sebastián Palacios arriba, aunque el misionero no anduvo estancado y se movió libre. Cecilio encontró primero un hueco en la defensa de cinco hombres del local. Fue por su sector, la calle zurda, pero no logró el éxito en el arco de Ezequiel Unsain.

El Rojo corría, presionaba y era más. Sin embargo, la profundidad siguió siendo esa maldita costilla que le falta todavía a los de Avellaneda. Le cuesta pisar el área con la pelota dominada. Lo hizo una vez en los primeros 45 minutos y facturó. Palacios tuvo su estreno completo con gol, después de un grosero error de Marcelo Herrera, que pifió y dejó al Tucu de cara a Unsain. Acertó Loustau en no sancionar mano de Palacios en el comienzo de esa jugada: la pelota le dio al delantero en la mano tras rebotar en su cadera, no hubo intención, fue producto de un rebote fortuito.

Defensa no podía hacer pie en el medio. Cuando logró apoderarse del balón, eligió los extremos para atacar. Solo Delgado penetró por la izquierda y su remate se fue desviado. Poco del Halcón, que se desmanteló luego de la temporada pasada y trajo casi un equipo nuevo. Más allá de haber eliminado a Gimnasia por la Copa Argentina, necesita tiempo para reconstruirse desde el juego. Va por buen camino de la mano de Soso, con movimientos aceitados en un esquema que requiere mucha práctica.

El 3-4-1-2 del local, que en defensa viraba a un 5-2-3, se rompió en el complemento. Soso movió una ficha para reacomodar el tablero: afuera Herrera, adentro Nicolás Mana para poner cuatro en el fondo. Se ordenó mejor Defensa y creció en el campo. El Diablo bajó la intensidad y cambió su postura a la del contraataque. El Halcón manejó la pelota pero no tuvo nunca el control. El visitante no sufrió atrás y hasta pudo incrementar con Benítez -había estrellado un tiro libre en el travesaño en el primer tiempo- y otra de Palacios.

Dos jugados, dos ganados para Beccacece en este Independiente que el jueves irá a Quito para seguir alimentando el sueño sudamericano.

    Nahuel Lazillotta/Clarín

En su debut oficial con la azul y oro. Jan Hurtado desperdició una clara ocasión de gol.

Boca comenzó un nuevo torneo con una postura audaz, con mucha gente en el campo rival, más allá de los nombres alternativos que presentó ante Huracán. El trío que formaban Hurtado, Tevez y Reynoso se ubicó bien adelante para complicar la salida del rival, y a partir de ahí recuperaba la pelota en la mitad de la cancha con mayor facilidad. El problema era cuando los jugadores no tenían precisión en la entrega de la misma.

Huracán aprovechó esos errores para salir a toda velocidad hacia el área de Andrada. De esa manera, el conjunto visitante tuvo tres opciones para adelantarse en el resultado, y en todas apareció Andrada para evitar la caída. La defensa de Boca otorgaba muchas oportunidades a los delanteros rivales, a partir de que retrocedía sin coordinación entre los marcadores centrales (Goltz y Junior Alonso), y quedaban espacios para rematar al arco.

Huracán, lentamente, se fue adelantando y se dio cuenta que podía adueñarse de la pelota,para a partir de ello poder abastecer a sus delanteros.

La posición de Villa fue otro punto negativo para el equipo local. El colombiano se movió por el centro de la cancha, lejos del área, en un lugar que no lo beneficia. Pero cuando se decidió a salir de ese esquema y se trasladó hacia los costados, generó desbordes que provocó peligro en el área de Silva. El otro que también estaba en una sintonía diferente con el resto era Reynoso, quien se movía demasiado lento cuando tenía que accionar, en comparación con sus otros compañeros.

A diferencia de lo que ocurrió la semana pasada en Brasil, cuando Boca planteó un encuentro de manera acertada, esperando en su terreno y especulando con el error del adversario, en este caso no tuvo los argumentos necesarios para tomar el control del juego. En su estadio, con su gente, y con la urgencia de ir en busca de la victoria, a Boca le cuesta tomar esa iniciativa para acorralar a los rivales.

El técnico Gustavo Alfaro diseña un equipo que no termina de plasmar superioridad en la cancha, cuando las necesidades lo obligan por peso propio a ir busca del resultado. Los cambios que decidió ante los de Parque Patricios le cambiaron un poco la imagen, sobre todo por el lado de Salvio y Zárate, aunque la falta de claridad no le dio el toque final para superar a Silva. Si bien provocó varias jugadas de riesgo, no llegaron como consecuencia de un juego combinado y armónico.

El miércoles próximo tendrá una prueba difícil para demostrar que puede ser el actor principal en su escenario, con el agregado que le puede dar la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores. Pero si Boca decide tomar una actitud similar a la que tuvo en su debut en el torneo local, la ventaja que consiguió en Brasil puede estar en riesgo serio. El que definirá esa situación será nuevamente su conductor, por el que se inician todos los caminos de Boca.

0 BOCA: Andrada; Buffarini, Goltz, J. Alonso, Fabra; Villa, Campuzano, Almendra, Reynoso; Tevez, Hurtado. DT: Gustavo Alfaro.

0 HURACAN: A. Silva; Bettini, Salcedo, Bareiro, W. Pérez; Faravelli, Calello, Briasco, R. Gómez; Garro, A. Chávez. DT: Juan Vojvoda.

Estadio: Boca.

Arbitro: Diego Abal.

Cambios: 62m Zárate por Villa (B), 63m Salvio por Almendra (B), 64m Marín por Faravelli (H), 68m Ojeda por Briasco (H), 76m Araujo por W. Pérez (H), 83m Abila por Reynoso (B).

Adrián De Benedictis/Página 12

Compruebe también

Libertadores: Boca buscará sellar su pasaje a octavos frente a Libertad

Transcurridas cuatro jornadas de la fase de grupos de la Copa Libertadores, sólo hay un clasificado …

El fútbol femenino reanudó sus prácticas bajo estrictos protocolos

Seis meses y 12 días después del último partido del torneo femenino de Primera División que …

Dejanos tu comentario