Inicio / Música / Ian Anderson, ex Jethro Tull: «Tengo los días contados»

Ian Anderson, ex Jethro Tull: «Tengo los días contados»

El ex líder de Jethro sufre una enfermedad de pulmón incurable.

El emblemático líder de Jethro Tull, Ian Anderson, tal vez el frontman más perfecto sobre un escenario, dijo que padece una “enfermedad de pulmón incurable” de la que fue diagnosticado “hace un par de años”. En una entrevista, el músico británico, de 72 años, detalló que se trata de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)”.

“Voy a contarte algo que nunca le he dicho a nadie en público antes”, empezó diciéndole al popular periodista Dan Rather, en su programa The Big Interview. “Ya que sos vos, aprovecho este momento para decir que sufro una enfermedad de pulmón incurable”.

Anderson no se anduvo con chiquitas y, apocalíptico es poco, señaló que tiene “los días contados”. Y que está en un tratamiento donde le va relativamente bien cuando respira en un ambiente libre de contaminación. En general, la EPOC es una enfermedad incurable, pero el tratamiento puede aliviar los síntomas, mejorar la calidad de vida y reducir el riesgo de muerte. Uno de los síntomas es la exposición al aire contaminado, tanto de interiores como de exteriores.

¿Fumador crónico? No, el músico apunta a las máquinas de humo en el escenario como una posible causa de su enfermedad: “He pasado cincuenta años de mi vida en el escenario, entre esas cosas miserables que yo llamo máquinas de humo. Realmente creo que son una parte muy importante del problema que tengo”, conjeturó este Eric Clapton de los instrumentos de viento, un ser de lo más agradable que viste chaleco, agita el traste y lleva a cabo violentos solos de flauta donde sopla logrando un eco propio de los Andes.

“La enfermedad todavía no está en el punto en que afecta a mi vida cotidiana, aún puedo correr el autobús (…). Siento que debo combatir todo el tiempo, seguir usando la potencia pulmonar que tenga la suerte de tener, y llevarla al límite todo el tiempo. En el momento que te relajes y digas: ‘no puedo seguir haciendo esto’, se va a convertir en una cuesta abajo. La respuesta es seguir presionando”. En ese plan, el 10 de abril Anderson sumó su voz y su flauta a la del músico alemán-húngaro Leslie Mandoki, para agradecer la tarea de los médicos y la gente que lucha para salvar vidas y mantener la rueda girando en medio de la pandemia del coronavirus. “Espero que no otra expresión de estrella pop santurrona, egoísta y petulante”, cuenta Anderson que pensó al recibir la propuesta. Pero no lo fue, y el músico aportó su talento, con un mensaje para los especuladores que se benefician de la situación de crisis.

Clarín/Espectáculos

Compruebe también

Tango, folklore y boleros propone el dúo Falótico-Lucero esta noche en el Tasso

Lucero-Falótico, Falótico-Lucero, una simbiosis que –parece—llegó para quedarse, dentro del variopinto mundo del tango de …

Partió Bunny Wailer, un histórico del reggae jamaiquino

La leyenda jamaiquina del reggae Bunny Wailer murió ayer, a los 73 años, en el …

Dejanos tu comentario