Inicio / Teatro / Gran interpretación de Alejandra Radano en Hello, Andy?

Gran interpretación de Alejandra Radano en Hello, Andy?

radanoalejandra.jpg

Hello, Andy? -libreto y dirección de Alfredo Arias y protagónico de Alejandra Radano- presentó una nueva versión en el CETC.

El monólogo que recorre el pasado de la estrella Joan Crawford, leyenda de Hollywood, tuvo una primera versión fílmica estrenada en 2018, con la realización de Ignacio Masllorens, protagonizada por Radano y animaciones de Juan Gatti. El exquisito artista visual transformó el monólogo en un caleidoscopio de imágenes sobre el cine de Hollywood y el arte visual de Andy Warhol.

Esta versión de la obra es una puesta en espacio del filme, proyectado en el centro de la escena, con una lograda ambientación de Martín Roig, que aprovecha el juego de duplicidad entre la pantalla y la actriz del filme en vivo, haciendo el mismo personaje.

La música de Diego Vainer aporta una sutil atmósfera a la confluencia entre teatro, cine y diseño, unidos para narrar a una actriz en el ocaso. El resultado es un todo armónico y orgánico.

En el diálogo que Arias imaginó entre Joan Crawford y Andy Warhol, que Radano sostiene en la modalidad de una conversación telefónica (al modo La voz humana de Jean Cocteau), nos enteramos de que la diva confirma que el mundo cambió y su vida cinematográfica en blanco y negro es parte del pasado.

Crawford pretende que Warhol la inmortalice en una de sus piezas visuales: “La pantalla abusó de mí y las telas me ignoraron”, se lamenta el personaje. En cambio, el emblema del Pop Art le propone una delirante película sobre Tarzán y ella en el rol de Jane.

Radano hace un trabajo formidable con todas las voces que confluyen en su personaje,y también en el diálogo con su propia imagen en el filme. El tono de su interpretación no podría ser más justo: evita con inteligencia encarar cualquier naturalismo para un personaje que es puro artificio: un espíritu de extravagancia, con amor por lo poco natural y la exageración. Camp absoluto.

El maquillaje de Sebastián Correa, el vestuario de Fabián Luca y los peinados de Fabián Sigona son clave para la proyección del personaje. El abigarrado monólogo que sostiene la actriz se airea con su interpretación de canciones (cuatro en total, con logrados arreglos de Diego Vila).

Director y actriz son una dupla que se potencia: Arias y su sello en su reivindicación de mujeres con voluntad de acero pero vulnerables, y la ductilidad de Radano, que no deja de brillar en la pantalla y en el escenario.

Laura Novoa/Especial para Clarín

Compruebe también

La compañia T de Teatre estrena La Mujer Fantasma en el San Martín

“Una comedia delirante y excesiva, una sátira inmoral sobre la moral, una revisión sobre la …

Hoy arranca la 20º temporada de La Omisión de la Familia Coleman

Mayo de 2001. Contexto de crisis social, económica, política. Claudio Tolcachir se muda a un PH en …

Dejanos tu comentario