Inicio / Futbol / Goleó Independiente, perdió Lanús y empató Unión. Tienen chances

Goleó Independiente, perdió Lanús y empató Unión. Tienen chances

Benegas convirtió dos goles en la abultada victoria Roja.

Goles son amores. E Independiente quiere enamorarse de la Copa Sudamericana para enderezar su presente. Hizo lo que necesitaba: goleó al humilde Deportivo La Guaira en Avellaneda por 4 a 0 y se jugará la clasificación mano a mano con el líder Ceará el miércoles, de local. No la tendrá fácil ya que estará obligado a ganarle por al menos dos tantos por la diferencia de gol, pero el resultado conseguido anoche le mejoró considerablemente el panorama.

Lo que Independiente no podía, La Guaira se encargó de hacerlo. Al local le costaba más de la cuenta romper el hielo en el partido. Pero llegó al gol gracias a que el defensor Yohan Cumana la terminó empujando contra su arco tras un envío aéreo desde la izquierda que pasó de largo a Tomás Pozzo y Alan Soñora.

Hasta esa jugada desgraciada para el visitante, Independiente había hecho todo menos lo que más necesitaba: convertir. La lógica se dio de entrada sobre el césped del Loibertadores de América-Ricardo Enrique Bochini. El ganador no tenía tiempo que perder y por eso tomó de arranque la posesión de la pelota. El problema fue cómo hacer para entrar a la superpoblada área de La Guaira. Leandro Benegas, el “9” de referencia de Independiente, quedó atrapado en el hacinamiento de piernas rivales.

El conjunto venezolano, sabiendo de la necesidad de golear de su adversario, propuso defenderse con la mayor cantidad de gente posible. Por eso Daniel Farías planteó un esquema con siete hombres de campo que prácticamente se movieron entre el arco de Carlos Olses y la medialuna: cinco defensores y dos volantes de contención. Arriba, a la espera de pescar algún contraataque, quedaron aislados tres delanteros.

Domínguez mantuvo los cuatro en el fondo aunque los laterales Alex Vigo y Lucas Rodríguez fueron dos jugadores de ataque más de un modo casi constante. Sin Lucas Romero (sancionado por la acumulación de amarillas), el DT eligió a Carlos Benavídez (aporta juego aéreo) como “5” y cambió del 4-1-3-2 que le venía dando resultados positivos al clásico 43-3, con Pozzo como el más activo por el costado derecho.

No hubo caso durante 40 minutos de la primera parte. Más allá del empuje, Independiente careció de claridad en la puerta del área para poner ese balón certero que quebrara el cerrojo. Así, los avances quedaron en disparos desde afuera. Probaron por esa vía Soñora (dos veces), Juanito Cazares y Pozzo. Todos sin puntería.

El gol que necesitaba Independiente se lo hizo La Guaira en su propia valla. Y eso desactivó el escudo protector del visitante, que en el palo y palo se asume perdedor de antemano contra un contrincante de una mayor jerarquía. No hubo que aguardar mucho para ver el segundo de los locales: Benegas, con un poco más de espacios, lo hizo de cabeza luego de un centro de Lucas Rodríguez.

Muy tímidamente el perdedor ensayó una especie de intento de asomar la nariz a la mitad de la cancha. Pero definitivamente terminó de exhibir sus carencias futbolísticas. La pelota volvía una y otra vez sistemáticamente a los botines de los jugadores de Independiente que fueron en busca de más gritos en la red.

Domínguez sacó al único volante de marca, Benavídez, para introducir a Leandro Fernández arriba. Así Soñora se ubicó como el volante central. La presión de Independiente no mermó en concordancia con su urgencia por hacer más anotaciones. No pudo Domingo Blanco. Benegas hizo otro, pero estaba en offside. Independiente ahora llegaba hasta el área chica con facilidad, pero seguía con dificultades para el último toque.

El ingresado Heber García hizo el único tiro al arco de La Guaira en los 90 minutos: lo contuvo bien Sebastián Sosa, que fue un espectador más. Resultó tan sólo una excepción en el encuentro. Independiente siguió perdiéndose situaciones claras de gol. Hasta que Andrés Roa trajo tranquilidad al hacer el tercero. Y Benegas sentenció el resultado que reavivó el fuego de la ilusión de Independiente.

Nahuel Lanzillotta/Clarín-Deportes

INCREÍBLE DERROTA DEL GRANATE

Sólo el fútbol puede explicar lo que ocurrió anoche en La Fortaleza, en el Sur del Gran Buenos Aires. Porque más allá que Lanús pudo haberlo ganado y perdido mucho tiempo antes, terminó sufriendo una agónica remontada de Montevideo Wanderers por 2-1, más allá que quedó con ventaja de cara a la definición del grupo A la próxima semana y tiene una bala más para sacar pasaje a los octavos de final.

Después de un primer tiempo donde intentó ser protagonista -José López metió un cabezazo en el travesaño-, el Granate tuvo que esperar hasta los 84 minutos para festejar: fue gracias a un misil de Alexander Bernabei desde 30 metros, que se clavó en el ángulo superior derecho del arquero Mauro Silveira.

La alegría le duró muy poco a los dirigidos por Jorge Almirón, porque el ingresado Mauro Méndez juntó marcas y metió un derechazo contra el palo de Lautaro Morales, que reemplazó a Monetti, afectado por coronavirus.

Y a los 92, Wanderers se quedó con el invicto del local por una notable definición del chileno Christian Bravo para alcanzar los 7 puntos, uno menos que el Granate.

Esa es la ventaja que intentará aprovechar el miércoles cuando reciba a Metropolitanos de Venezuela -el peor equipo de la zona-, que este jueves empató como local 2-2 con Barcelona de Ecuador, otro que dejó escapar una buena chance de quedar primero y le dio vida a Lanús.

Clarín/Deportes

UNIÓN NO PUDO CON FLUMINENSE Y DEBE GANAR EN BARRANQUILLA

Unión se jugará a todo o nada la próxima fecha, la última de la primera fase de la Copa Sudamericana, que tiene a tres equipos en el grupo -con excepción de Oriente Petrolero- con posibilidades de clasificar a los octavos de final. El empate con Fluminense no le permitió quedar arriba en la tabla, pero no le restó chances: el equipo santafesino pasará si le gana a Junior en su visita a Barranquilla

Arrancó con todo Unión. En tres minutos ya había cabeceado dos veces en el área rival. Pero la efervescencia inicial se perdió en la medida que Fluminense comenzó a hacer pie en Santa Fe.

Se equilibró el juego, la tenencia de la pelota e incluso las situaciones. Mele se quedó con un tiro de Cano, que resultó la acción más peligrosa del primer tiempo. El mismo delantero y Nathan sumaron algo de suspenso, pero con remates desviados.

A falta de un triunfo, el punto del empate le permitía a Unión seguir con vida. Y tal vez por eso, después de un derechazo bárbaro de Luna Diale que puso en aprietos a Fabio, el arquero de Fluminense, Unión midió sus pasos.

No arriesgó tanto y dejó que los espacios surgieran solos a partir de la urgencia de Fluminense por conseguir un triunfo que necesitaba más que su rival de cara a la definición.

A tres minutos del final otra vez Luna Diale tuvo una chance inmejorable, pero su remate se fue afuera.

La última palabra la tendrá Unión aunque en una parada difícil. Pero irá con lo suyo. Si gana no tendrá que esperar otro resultado.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Ñuls arriesga la punta en La Plata, River recibe a Lanús y tres partidos más

Con cinco partidos continúa la jornada sabatina del fútbol argentino y se destacan el choque …

Unión le ganó a Boca, el Lobo amargó a Tevez y empate en el Sur

Así es el fútbol en la época del VAR: un tiempo puede durar una hora …

Dejanos tu comentario