Inicio / Combate / Gervonta Davis, la principal atracción de una gran velada. Pesaje complicado

Gervonta Davis, la principal atracción de una gran velada. Pesaje complicado

Davis debió subir dos veces a la balanza para dar el peso de la categoría.

El dinero es seductor. La exposición, también. Por eso muchos boxeadores intentan mirarse en el espejo de Floyd Mayweather, el púgil que mejor ha maridado billetes y visibilidad en el siglo XXI. Varios han sido señalados como potenciales herederos del multicampeón estadounidense, el deportista que mayores ingresos consiguió en la última década, según la revista Forbes. Pero sólo uno parece contar con la bendición de Money: su compatriota Gervonta Davis, un noqueador implacable, lenguaraz y extrovertido, quien hoy intentará conquistar el título ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) frente al cubano Yuriorkis Gamboa, en el State Farm Arena de Atlanta.

Baltimore fue el escenario de la multipremiada The Wire, considerada una de las mejores series de la historia. Más allá de la ficción, Baltimore, ubicada a sólo 60 kilómetros de Washington DC, es la ciudad estadounidense que en los últimos años registró mayor tasa de homicidios. En 2017, el índice fue de 55,8 por cada 100 mil habitantes, diez veces mayor que el de todo Estados Unidos (5,3 por cada 100.000). En ese ecosistema de violencia extrema nació y se crió Davis.

El boxeo fue la forma que uno de sus tíos encontró para que el pequeño Gervonta, de apenas 5 años, canalizara algo de esa violencia que inspiraba y exudaba. Y fue el que lo encauzó cuando su madre, enredada en el consumo problemático de drogas, perdió su tenencia. Coqueteó con el peligro, sobrevivió a tiroteos y vio morir a algunos de sus primeros compañeros de gimnasio mientras su carrera como aficionado progresaba. “Baltimore es peor de lo que vieron en The Wire”, dijo en una entrevista.

Tras ganar el campeonato nacional Golden Gloves en 2012 y cerrar una trayectoria amateur con 206 triunfos y 15 derrotas, Tank ( Tanque, apodo que le puso uno de sus primeros entrenadores, por el tamaño de su cabeza) debutó como profesional en febrero de 2013 con apenas 18 años: despachó a Desi Williams en el primer round. Desde entonces, sólo encadenó triunfos y nocauts.

En un universo en el que la transformación de una promesa en estrella requiere no sólo talento sino también un manejo adecuado, el momento bisagra en la carrera de Davis ocurrió a mediados de 2015, cuando su camino se cruzó con el de Mayweather, a quien conoció durante un campamento de entrenamiento de Adrien Broner, otro “chico malo” que contó con el beneplácito de Floyd, del que terminó distanciándose en no muy buenos términos.

El romance fue inmediato: el multicampeón lo sumó a las filas de Mayweather Promotions y apenas un par de meses después lo incluyó en la cartelera en el MGM Grand de Las Vegas que tuvo como atractivo principal la victoria de Money ante el haitiano Andre Berto.

“Floyd me acogió y me enseñó mucho sobre el boxeo, pero también sobre todo lo que sucede fuera del ring. Tengo suerte de contar con su apoyo”, agradeció Davis en marzo de 2016. “Lo veo como un hijo. Y es un niño muy explosivo. Peleará por un título mundial pronto”, vaticinó el hombre que lo llevaría a la fama.

Mayweather no se equivocó: Tank ganó el cinturón superpluma de la Federación Internacional de Boxeo en enero de 2017, al noquear al puertorriqueño José Pedraza. Un año después, sumó la corona de la AMB al vapulear al bonaerense Jesús Cuellar. En septiembre pasado, tras su segunda defensa (superó al panameño Ricardo Núñez), dejó vacante el título para subir de categoría.

Todo ese trayecto lo hizo junto a Mayweather, más allá de algunas rispideces que surgieron el año pasado por el sendero que estaba siguiendo la carrera del explosivo Gervonta. Incluso se especuló con que sus destinos se divorciaran, pero por ahora siguen juntos. El vínculo que los une no es sólo administrativo: Floyd suele subir al cuadrilátero antes de sus peleas, lo aconseja, le habla al oído, algo sumamente inusual entre un promotor y un boxeador.

Ahora el desafío será el salto a las 135 libras (61,237 kilos), una categoría que tiene como máximo exponente al ucraniano Vasiliy Lomachenko, campeón de la OMB y el CMB, supercampeón de la AMB y uno de los mejores púgiles libra por libra del planeta. El título regular de la AMB, que está vacante, será el que Davis disputará ante Gamboa. “Ésta es mi mayor prueba”, reconoció el martes en una conferencia de prensa.

El estadounidense, invicto, veloz, agresivo y potentísimo ( ganó 21 de sus 22 combates antes del límite), es claro favorito ante el cubano de 38 años. El Ciclón de Guantánamo fue campeón olímpico en Atenas 2004, desertó en 2006 para probar suerte como profesional y, ya en el campo rentado, fue campeón pluma y superpluma. Pero sus mejores años parecen haber quedado atrás.

Hoy jugará su última carta ante un rival que en las últimas semanas dividió su atención entre los entrenamientos y los tribunales, ya que mantiene una disputa judicial en Georgia con Andretta Smothers, madre de su hija Gervanni, por la tenencia y la manutención de la pequeña de 1 año.

DOS VECES A LA BÁSCULA

En el pesaje saltó la sorpresa después de que Davis llegase tarde y no marcase el peso en un primer momento. Además, Davis de no marcar el peso empujó a Gamboa y provocó un altercado en el pesaje.

Tras un segundo pesaje una hora después logró bajar de las 135 libras y estará listo.

  • Davis marcó 136.2 libras, en el segundo intento 134,5  libras  vs. Gamboa marcó 134.6 libras. 

En el combate semi estelar Jean Pascal  Badou Jack y disputarán el cinturón “Regular” semipesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

  • Jean Pascal marcó 174.8 libras vs. Badou Jack marcó 174.6 libras

Luciano González/Clarín

Compruebe también

Dos argentinas irán por el Mundial Supergallo en 20/11 en San Pablo

Ocho meses más tarde de lo previsto y fuera del país, pero lo harán. Nazarena “la …

El equipo de Manny Pacquiao confirma la pelea contra Conor McGregor

Luego de que Conor McGregor sorprendiera con la confirmación de una pelea con Manny Pacquiao, …

Dejanos tu comentario