Inicio / Cine / Florencia Torrente nos cuenta Cuando Dejes de Quererme, que se estrena mañana

Florencia Torrente nos cuenta Cuando Dejes de Quererme, que se estrena mañana

Torrente protagoniza la película dirigida por Igor Legarreta.

Me parecía muy importante terminar de componer mi personaje allá, en el País Vasco”, cuenta Flor Torrente sobre Laura, la joven que interpreta en Cuando dejes de quererme. El film, dirigido por Igor Legarreta, está rodado casi en su totalidad en esa nación peninsular. Cuando dejes de quererme cuenta la historia de una mujer que se entera de que su padre no la había abandonado, sino que había sido asesinado 33 años atrás. Así, viaja a España junto a su padrastro (interpretado por Eduardo Blanco) y alista la ayuda de un corredor de seguros (papel a cargo de Miki Esperbé) para desentrañar los últimos días de su padre. Revolviendo el pasado aparecen naturalmente la dictadura franquista y la resistencia de la ETA. El guión de Javier Echániz, Ion Iriarte y Asier Guerricachebarría se monta como un policial (con una investigación por capas de buena factura) a la vez que funciona esencialmente como una reconstrucción de la identidad de la protagonista. La familia paterna, la omnipresente figura de una madre que se llevó secretos a su tumba y viejos funcionarios franquistas aparecen a la vez como obstáculos y posibilidades de un relato rico en sentidos. En el medio, la Laura que interpreta Torrente, lánguida por momentos, con las emociones por estallar en muchos pasajes y conmocionada por lo que le sucede.

“Cuando dejes de quererme me llegó de pronto, sin esperarla”, recuerda con PáginaI12. “Estaba promocionando otra peli, tenía la energía ahí y me llamó mi representante para que fuera al casting a la mañana siguiente, fueron dos escenas y supe que era una película para mí”. Cuatro días más tarde la confirmaban en el papel que la ponía rumbo al País Vasco, una región de las Españas que nunca había pisado. “El casting ese fue increíble -insiste-, ¿viste cuando sabés que algo es, y es, no hay tu tía, no hay doble pregunta de nada”. Para Torrente la clave pasaba por “laburar un personaje en búsqueda de su identidad, para quien le estaban cambiando todo lo que creía que era”.

La actriz reconoce en el relato y en el derrotero de su personaje algunos ecos de la historia argentina. “Hay paralelismos con nuestra última dictadura”, considera. El descubrimiento de esa parte de la historia ibérica también fue parte del proceso de construcción de su personaje. “Al País Vasco no había ido nunca en mi vida, no tenía ningún acercamiento, así que empecé a investigar porque la película habla mucho de la ETA y el Franquismo, hay paralelismos con nuestra dictadura”, explica. Además, valora ese aprendizaje como parte del proceso para componer su personaje. “Fue lindo estar ahí al descubrir la historia, porque por más que el personaje conscientemente no recuerde lo que pasó en sus primeros años, en su inconsciente toda esa información está”.

Parte del proceso con Legarreta fue trabajar la composición del personaje in situ. Un poco por lo sorpresivo de la aparición del proyecto en la vida de la actriz, otro poco porque ese proceso replicaba también lo que le pasaba internamente al personaje, que (re)descubría parte de su identidad como entrelazada a la cultura vasca. “Mi primer acercamiento al guión fueron las dos escenas que hice en el casting”, señala Torrente. Las dos escenas, claves en la película, fueron el momento en que Laura se entera de que su padre no la había abandonado, sino que había sido asesinado, y otra en la que entra en crisis con la figura de su padre al descubrirle algunas faltas.

La primera parte del proceso fue agregarle capas al personaje que tenía entre manos. “Esas dos escenas eran muy importantes para el personaje, me ayudaban en el camino de búsqueda de Laura”, recuerda. “Así empecé a pensar qué le gustaba, qué música escuchaba, por qué actuaba como lo hacía, por qué se llevaba así con los hombres y a pensarlo desde la música, que es un modo que me gusta mucho para componer los personajes”, explica. En el camino, revela, fue armándose sus propias playlists para cada escena.

“Llegué y no tenía en mis manos el guión, iba a descubrirlo, pero fue hermoso construir también el personaje en el lugar y el espacio”, considera. “Me pareció interesante construir su historia, cada pensamiento y reconstruir su vida en esa tierra”, cuenta sobre los paisajes que su personaje recorre -en buena parte de la cinta- con un tapadito rojo. “Todo eso ayudó a construirlo con esa personalidad, esa angustia y ese modo gris-invierno, que en parte también es el de la película”, observa. “Eso por un lado me limitaba a armar el personaje hasta descubrir el lugar, pero al mismo tiempo tampoco quería encerrar al personaje en ella sola”.

Andrés Valenzuela/Página 12

Compruebe también

Confirmado: los cines abren el 3 de marzo. Protocolos y estrenos

Tras casi un año de salas cerradas por el coronavirus, el Gobierno nacional estableció para …

Vuelta al Cine: se baraja el 4 de Marzo como fecha de regreso

El cierre de las salas de cine en la ciudad y la provincia de Buenos …

Dejanos tu comentario