Inicio / Futbol / El Sur existe. Banfield volvió a ganar y Gimnasia goleó a Talleres

El Sur existe. Banfield volvió a ganar y Gimnasia goleó a Talleres

Giuliano Galoppo señaló las dos conquistas de la segunda victoria del Taladro en el torneo.

Banfield sorprendió a Arsenal en el inicio del segundo tiempo. Tuvo un arranque furioso cuando volvió desde el vestuario y con dos goles de Giuliano Galoppo se adelantó en el marcador. Fueron dos golpes letales para el equipo local, que quedó en shock y no se recuperó. Con el 2 a 0, Banfield quedó como líder en la zona 1.

El campo se pareció a una pizarra en la que los técnicos ponen fichas para explicar la táctica y la estrategia que van a implementar en los partidos. Y al parecer ambos entrenadores, tanto Sergio Rondina como Javier Sanguinetti, estudiaron muy bien al rival. Es que el partido entre Arsenal y Banfield fue una batalla táctica en la que cada movimiento estuvo analizado.

A Arsenal, parado con un 4-4-2 clásico, le costó superar a Banfield por las bandas, una de las facetas que mejor explota el equipo de Rondina. Desbordar y tirar centros es una de las opciones principales de la carta en el menú de Sarandí.

Banfield lo controló bien con un 41-4-1 que no se salió de su libreto y que retrocedió bien con sus extremos para doblegar las marcas. A su vez, hizo una buena vigilancia de los interiores rivales por el centro del campo. Y apostó a salir rápido cuando tuvo la pelota.

Cuando Arsenal logró hacer movimientos de afuera hacia adentro se encontró con sus situaciones de gol. Una de las más claras fue la que Arboleda le sacó a Alan Ruiz. Y otra de Candia, de media vuelta.

Banfield también tuvo sus aproximaciones al área rival, aunque de menor a mayor. En el primer tiempo, apenas un par de remates de Coronel y Cuero desde afuera del área y otro de Alvarez.

En el arranque del segundo tiempo, Banfield salió decidido a romper estructuras. Y lo logró siendo profundo por las bandas. Primero, tras un centro de la izquierda, llegó la pelota para que Galoppo definiera de arremetida con un potente derechazo. Luego, un centro desde la derecha de Alvarez fue impactado de cabeza por Galoppo para el doblete del juvenil de 21 años que tiene ocho goles en apenas 22 partidos que jugó en Primera.

Maximiliano Benozzi/Clarín

Marcelo Weigandt abrió la goleada del Lobo en la Ciudad de las Diagonales.

Apenas cuatro minutos tardó Gimnasia en continuar su actuación valiosa en la Bombonera. Salió a jugar convencido, tuvo un corner y no perdonó: lanzamiento desde la izquierda al segundo palo y aparición sorpresiva del lateral derecho Marcelo Weigandt. Y 1-0.

Como siempre, un gol tan pronto modifica el escenario. ¿Empezó otro partido? Sí. Talleres comenzó a tomar la iniciativa, a tener la pelota, a jugar en el campo rival. Todo en el contexto de un desarrollo intenso. Sirve un dato del desarrollo: en la primera media hora del encuentro Talleres generó siete corners. Un síntoma de la búsqueda permanente del equipo cordobés.

Pero al equipo del uruguayo Medina le faltó un detalle clave: precisión en los últimos metros. Ahí, en las áreas, donde se resuelve todo. ¿Tendrá que ver con que juega con un “9” no acostumbrado al puesto como Carlos Auzqui, acostumbrado a jugar por las bandas? Relativo. El había marcado el único gol en el 1-0 del debut frente a Patronato.

No cambiaron demasiado las particularidades del segundo tiempo. Talleres estuvo dos veces muy cerca: a los 8 minutos se lo perdió Parede -curiosamente tras un contraataque de un corner en contra- y a los 10 lo tuvo Auzqui, pero desperdició la situación desde una posición inmejorable. Talleres ya merecía claramente bastante más que esa derrota parcial.

Pero todo cambió en una jugada. A los 16 minutos el árbitro Germán Delfino vio adentro del área una infracción de Auzqui a Weigandt. Penal. Había sido afuera; era tiro libre. Varios jugadores de Talleres protestaron. Marcos Díaz fue amonestado. Franco Fragapane, por exceso verbal, resultó expulsado. Ya a los 20, Alemán cambió el error de Delfino por gol, con un zurdazo implacable.

La roja a Harrison Mancilla dejó a los dos con diez y el campo de juego con más espacios. Pero Talleres, más allá de las variantes, no lo supo resolver. Ya era tarde. Incluso, Gimnasia hasta se dio el gusto de marcar otra vez. A los 41 minutos el ingresado Lucas Barrios marcó un golazo. Y el 3 a 0.

Waldemar Iglesias/Clarín

Compruebe también

Tras un año de sequía, River goleó a Racing y se quedó con la Supercopa

El equipo de Gallardo impuso su jerarquía sobre un Racing que, ahora bajo la conducción …

Newells-Independiente y Central Córdoba-Banfield inician la fecha

Independiente visitará este viernes a Newell’s en el Coloso Marcelo Bielsa de Rosario, por la …

Dejanos tu comentario