Inicio / Futbol / El Rojo encendió la Caldera del Diablo. Ganó el Bicho y parda en Rosario

El Rojo encendió la Caldera del Diablo. Ganó el Bicho y parda en Rosario

Luciano Gondou marcó el empate definitivo en el Libertadores de América.

El miércoles estalló San Lorenzo y ahora le tocó el turno a Independiente. El equipo de Julio Falcioni no pasó del 1-1 con Sarmiento en un Libertadores de América que fue una caldera: hubo insultos para los futbolistas y para el presidente Hugo Moyano. El Rojo involuciona, está lejos de la versión del principio del torneo que lo llevó a estar arriba, ganó uno de los últimos ocho partidos y lleva cinco sin festejos.

Preso de sus limitaciones, Independiente no termina de asentarse nunca. De a ratos demuestra lo que puede hacer, como intensidad y pimienta de sus jugadores jóvenes, veloces y habilidosos como Alan Velasco, Alan Soñora y el debutante como titular Rodrigo Márquez. Así había empezado cuando todavía el sol iluminaba el cielo de Avellaneda. Con decisión, el local apretó de entrada a un Sarmiento que vino a Buenos Aires a buscar el contraataque y se vio doblegado.

Por morder así, Independiente dio rápido con el gol. Vino de un tiro libre de Soñora desde la derecha que cayó al segundo palo, donde Lucas Romero la empujó en el área chica, sin marca alguna. El Perro venía de actuaciones no muy convincentes y poner el 1-0 fue un mimo necesario entre la bronca. Por eso el grito de descarga y el agradecimiento al de arriba.

Pintaba una tarde tranquila para el Rojo. Pintaba para controlarlo con circulación de pelota y juego. Pintaba bien, pero de repente se desdibujó. No supo mantener el ritmo. Lo preocupante para Falcioni es que eso antes le pasaba en los segundos tiempos. Ahora ya no hubo que esperar al descanso para ver cómo Independiente pasó de dominante a dominado.

Sarmiento no hizo mucho más que soltar a sus carrileros y con eso solamente le generó varios líos al dueño de casa, que empezó a escuchar los murmullos de la gente siempre exigente. Gabriel Alanis buscó sacarle provecho a la espalda de Fabricio Bustos. Y tuvo luz verlanza de en un par de situaciones en las que llegó hasta el fondo. Pero el empate cayó desde el otro lado.

No lo buscó tanto a Martín García por la derecha, el conjunto de Junín. Cuando lo hizo, García mandó el centro pasado que encontró a Luciano Gondou libre entre Joaquín Laso y Bustos para equilibrar la badel marcador de cabeza. Ya había avisado unos minutos atrás con un cabezazo de Jonatan Torres la visita. Y en la segunda de riesgo cierto convirtió.

Quedó partido el Diablo. Anímica y futbolísticamente. Los hombres de ataque por un lado y el doble cinco y los defensores por otro. Sin juego fluido, pero con algo de empuje, los locales se acercaron de nuevo y tuvieron una chance concreta con Silvio Romero, que pifió de frente al arco ante el asombro de todos. No mucho más. Para colmo, esta vez tampoco tuvo peso una de sus armas más letales: la subida de Bustos. El lateral diestro estuvo bastante contenido porAlanis en ese callejón. Y cuando Bustos no hace diferencia, quedan expuestas las faltas de variantes en Independiente. Porque Velasco por la izquierda no explota y tampoco se asocia con Soñora.

Por eso, el Emperador movió el banco en el segundo tiempo: puso a Gastón Togni por Soñora para generar profundidad por la banda zurda y corrió a Velasco al medio. Mientras tanto, Sarmiento desperdiciaba los regalos del medio rojo, que entregó pelotas insólitas. García pudo haberlo dado vuelta, pero se desvió el balón en Juan Manuel Insaurralde. Alanis también tuvo otra, que mandó afuera. Los juninenses no se animaron a más porque no tienen mucho más. Y con el paso de los minutos se aferraron al punto con fuerzas.

Un cabezazo de Insaurralde, tras un tiro de esquina, que tapó de modo espectacular Manuel Vicentini y otro de Togni, más débil, fueron las únicas ocasiones que pudo generarse Independiente, que tuvo más la pelota en su poder, pero que no tuvo el poder para saberla utilizar. Y el empate final, reactivó los insultos para jugadores y dirigentes.

Nahuel Lanzillotta/Clarín

ARGENTINOS VOLVIÓ A LA VICTORIA CONTRA COLÓN

Argentinos, que venía de dos derrotas cosecutivas, consiguió una merecida victoria ante un desconocido Colón, que estuvo a años luz de aquel que hace unos meses fue campeón. Incluso muy lejos del rendimiento que mostró la fecha pasada cuando venció por 1-0 y bajó a Talleres.

Los goles del equipo local fueron convertidos por Gabriel Carabajal en el primer tiempo; y Nicolás Reniero y Mateo Coronel, en la segunda etapa; mientras que Rodrigo Aliendro había marcado el empate transitorio antes de irse expulsado sobre el final de la etapa inicial por bajar a Javier Cabrera cuando se iba sin escalas al arco defendido por Leonardo Burián.

En la primera etapa, el conjunto dirigido por Gabriel Milito fue muy superior, pero la buena actuación del arquero Burián y el aprovechamiento por parte de Colón de las pocas oportunidades que tuvo, le privaron de irse en ganancia.

El local apuntaló su buen funcionamiento en la dinámica de Florentín y Carabajal en el medio, que le permitió dominar las acciones ante un rival que no hacía pie. Así, a los 16 minutos, Carabajal puso la lógica ventaja para Argentinos. Pero con poco los visitantes empataron a los 34, con una llegada por sorpresa de Aliendro. Ya 11 contra 10, Argentinos siguió dominando. Formica pudo poner en ventaja a Colón en una contra. Fue solo una jugada aislada. Un taco para coleccionar de Reniero y el oportunismo de Coronel le dieron la victoria al mejor de los dos en la tarde de La Paternal.

Clarín/Deportes

ÑULS-ALDOSIVI, POBRE EMPATE EN ROSARIO

En un duelo marcado por urgencias y necesidades, Newell’s y Aldosivi expusieron su magro presente y empataron sin goles. Los rosarinos apenas ganaron un partido de los últimos doce y profundizaron la crisis que derivó en la salida de Fernando Gamboa. No es mucho más alentador lo de la visita, que cosechó sólo cuatro puntos de los últimos treinta que disputó. La igualdad, en definitiva, les aporta poco.

Sostenido en su voluntad, con una búsqueda ofensiva desordenada y poco juego elaborado, Newell’s estuvo más cerca del triunfo. La impericia para definir y las intervenciones de Devecchi se lo impidieron.

Los rosarinos tuvieron en Francisco González, ingresado en la segunda etapa, a su jugador más filoso. El extremo protagonizó tres situaciones de riesgo: las manos de Devecchi, un cabezazo impreciso y un cruce de Iñíguez le impidieron convertir.

El equipo que conduce Martín Palermo, que logró alternar el dominio en la primera etapa, jugó el complemento recostado en su área, mostrando algo de conformismo con el resultado.

El oficio de Cauteruccio en el ataque fue de lo mejor que mostró la visita, que en el cierre del partido se asomó a una victoria que hubiese sido injusta. El 0-0 fue coherente con la actualidad que viven ambos.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Copa Argentina: Talleres-Godoy Cruz buscan la final ante Boca

A cancha llena, Talleres de Córdoba y Godoy Cruz jugarán este miércoles en San Luis la segunda semifinal de …

Boca no pudo con Ñuls, ganó el Ciclón y Banfield goleó a Independiente

El tiro del final, ese derechazo completamente desviado de Juan Ramírez, es el testimonio de …

Dejanos tu comentario