Inicio / Vida sana / El Dr. Martín Ferreyra y Hospital Virtual, la plataforma de telemedicina

El Dr. Martín Ferreyra y Hospital Virtual, la plataforma de telemedicina

Ferreyra es especialista en ortopedia y traumatología.

Los hábitos comenzaron a modificarse a partir de la cuarentena, y las modalidades debieron reacomodarse en todos los ámbitos. La llegada de la covid-19 obligó a cambiar aspectos relacionados con la salud, y el deporte también quedó involucrado en esa línea.

La actividad física suele formar parte de esas rutinas, y el encierro provocó que mucha gente buscara variantes para ejecutarla, inclusive en lugares de pocas dimensiones. El inconveniente surgió cuando los ejercicios hogareños desembocaron en lesiones, a partir de la falta de los materiales adecuados, y también por la improvisación de los protagonistas.

Las consultas a especialistas fueron en aumento por estas situaciones, y a partir de allí se creó Hospital Virtual, una plataforma argentina de telemedicina, en donde buscan atención atletas de elite como el público en general. Hospital Virtual se posiciona como un complemento a la atención médica presencial, que permite acceder a profesionales de la salud en forma remota.

El doctor Martín Ferreyra (MP: 20329) es médico especialista en ortopedia y traumatología, y cirujano acreditado en pie, tobillo y pierna. Y desde el Instituto Oulton, en la ciudad de Córdoba, dialogó con Líbero para explicar las características diversas que se vienen desarrollando durante la pandemia.

“Esto tiene una utilidad muy grande, porque el paciente tiene la posibilidad de comunicarse con el médico sin necesidad de salir de la casa. Y sirve no sólo para los pacientes que han tenido una patología previa, sino también para los que tienen una enfermedad reciente”, explica Ferreyra.

Y agrega: “A nosotros nos fue muy bien sobre todo con los pacientes que se habían operado antes de la pandemia, y que tenían dificultades de trasladarse por su movilidad. Principalmente, porque atendemos a gente que no sólo es de Córdoba capital, sino de zonas más alejadas de la ciudad. En mi caso, he operado a pacientes de otras provincias inclusive”.

En relación a la utilidad de esta nueva alternativa, Ferreyra remarca que si bien cuentan con mucha tecnología para comunicarse “no es lo mismo, porque uno tiene que dejar sentado ese contacto que ha tenido con el paciente. A mí me resultó muy útil, ya que de esta forma me fueron enseñando esto que se llama ‘telemedicina’, que creo que llegó para quedarse. Para alguien que me consulta desde San Francisco o Villa María, es difícil hacerse 200 kilómetros para mostrarme que mueve su pie para arriba o para abajo. La consulta virtual es mucho más veloz, puede durar 15 minutos o media hora, y te simplifica la logística”.

–¿Usted atiende a muchos deportistas de elite?

–Sí. Pero por una cuestión de ética profesional no puedo revelar los nombres, pero nos consultan de todos los rubros, generalmente por traumatismos o esguinces. Las disciplinas que practican son múltiples, hacen running, pádel, golf, fútbol, deportes náuticos. Los profesionales son los que más se cuidan, porque saben que su físico es parte fundamental de su trabajo.

Los mayores inconvenientes aparecen cuando algunos deportistas se dedican a realizar tareas a las cuales no están habituados, por motivo del tiempo que permanecen en sus casas. “Nosotros trabajamos -aclara Ferreyra- con muchos deportistas que como no pueden entrenar, quieren saber si están en condiciones de hacer algo de manera doméstica. Uno que se operó del tobillo hace dos años me pregunta si puede hacer tal o cual ejercicio, por miedo al riesgo de provocar una lesión en ese mismo tobillo. Alguno se sube a una escalera a arreglar algo, o quieren plantar un árbol durante la cuarentena, y se terminan lesionando”.

Y va más allá: “En la medicina nada es sorpresivo. Creo que el que tiene la chance de hacer algo se la rebusca de distinta forma. Por ejemplo, agarrar una bicicleta y levantarle la rueda de atrás para utilizarla como fija. Lo que sí, cuando se lesionan, lo primero que quieren saber es si es grave o no. Si le explicas que no es serio se le resuelve un problema traumático rápidamente”.

–¿Es un problema entrenar en los hogares?

–Hay dos tipos de pacientes. El que antes de la pandemia hacía ejercicios físicos, y el que a partir de la cuarentena decidió hacer ejercicios. El que lo venía haciendo es menos propenso a lesionarse. El que está acostumbrado a hacer deporte no es igual al que sale a correr por primera vez. El sedentario es el que más lo sufre, porque seguramente le dijeron que si no hacía nada iba a aumentar de peso, o a tener problemas cardíacos. Ese se va a lesionar porque va a hacer cosas que nunca hizo, debido a que las va a hacer mal, e inclusive no va a tener alguien que lo guíe.

Ferreyra, ante la sorpresa por algunos escenarios, les recomienda a sus pacientes que “si empiezan una actividad sea de manera paulatina, para evitar lesiones por sobredemanda, que es cuando quieren hacer algo de más. Es muy importante la elongación de los músculos antes y después de las rutinas. Las clases guiadas por un profesor son recomendables, por el cuidado de los que hacen esa rutina”.

El doctor está convencido que la consulta virtual “llegó para quedarse. Y cuando termine la cuarentena la voy a seguir usando porque me resulta útil a mí, pero también al paciente. La característica de esto es que podemos registrarlo en una historia clínica, y la misma tiene un valor legal muy importante. Lo más trascendente es que así se evitan muchos gastos de traslado. Salvo algunos detalles, la forma virtual puede entablar la relación con el paciente de manera excelente”.

Adrián de Benedictis/Página 12

Compruebe también

David Nalbandian ahora disfruta lo que el tenis le quitó

El calor es agobiante. Media hora bajo el rayo del sol, en pleno lanzamiento de …

La NeuroCiencia llegó a Independiente a cargo del Dr. Carlos Gutiérrez

Alexander Barboza está serio. Concentrado. Tiene unos lentes modernos que lo hacen parecer a Cíclope, …

Dejanos tu comentario