Inicio / Futbol / El Ciclón sopló en el Bosque. También ganaron Banfield y Unión

El Ciclón sopló en el Bosque. También ganaron Banfield y Unión

Bruno Pittón señaló el gol para que San Lorenzo se lleve tres importantes puntos de La Plata.

San Lorenzo encontró en La Plata algo de alivio. La eliminación copera de la semana ante Cerro Porteño en Asunción había embravecido las aguas azulgranas y en ese contexto, haberle ganado por 1-0 a Gimnasia contribuye a serenar los ánimos exaltados. El Ciclón ha picado en punta en la Superliga con dos triunfos en otros tantos partidos jugados. Pero en el corto plazo, más trascendente que cualquier otra cosa resulta absorber rápido los costos de la patinada en la Libertadores. Para pensar en el campeonato, todavía hay mucho tiempo, demasiado. Tras un mal rechazo de Morales, un gol del lateral izquierdo Bruno Pittón a los 33 minutos del segundo tiempo, le dio la victoria a un equipo que todavía el técnico Juan Antonio Pizzi está tratando de acomodar. Y al que le falta estabilizar un rendimiento más o menos confiable a lo largo de los partidos. Cuatro atajadas claves de su arquero Nicolás Navarro ante sendos cabezazos de Claudio Spinelli y Matías García en la primera etapa y del zaguero Coronel en la parte final, y un toque de Nicolás Contín sostuvieron a San Lorenzo en sus peores momentos. El resto fueron pantallazos, relumbrones aislados de una expresión colectiva que entró y salió del juego más de lo debido.

A diferencia de otros clubes, Pizzi tiene recursos para meter mano e introducir mejoras. Hay 37 contratos profesionales, hasta tres jugadores de nivel por puesto y esta semana se incorporarán los hermanos paraguayos Angel y Oscar Romero, para aportar más fútbol y vivacidad de mitad de cancha en adelante. Precisamente, lo que faltó en el primer tiempo, en el que sólo llegó una vez al área gimnasista (una peinada de Reniero que salió desviada). Y apareció de a ratos en el segundo. Cuando San Lorenzo salió a apretar más arriba, creció el trabajo de Menossi, Belluschi y Barrios y la idea de Pizzi de fortalecerse en la tenencia de la pelota y atacar lo más posible, pudo hacerse realidad.

Pero atención que no le sobró nada al 1-0. Ya fue dicho: Navarro fue la gran figura de la tarde en el Bosque platense. Y cuando empezaron a caer los centros y pelotazos de Gimnasia en el área sanlorencista, Pizzi decidió sacarlo a Barrios, ponerlo a Vergini y en los 10 minutos finales, defender la diferencia con cinco en el fondo. Ganar era imprescindible. Ya vendrá el momento de intentar jugar mejor. Gimnasia, por su parte, creyó merecer mejor suerte, el empate como mínimo. Pero le faltaron luces y algún argumento diferente que la pegada del paraguayo Víctor Ayala en cada pelota quieta. Lo suyo fue correr, presionar, molestar en el medio y apostar por un juego directo, sin tanta elaboración. Le alcanzó para hacer un partido parejo, de calidad ordinaria y en el que el resultado estuvo abierto hasta la última jugada. No le dio para más porque Navarro le cerró el arco, y San Lorenzo maneja otros recursos que no siempre está convencido de poder demostrar.

Daniel Guiñazú/Página 12

Nicolás Bertolo, de penal, festeja el gol para una victoria muy necesaria.

El grito de desahogo de la multitud cuando Nazareno Arasa pitó el final es una muestra de la necesidad que tenía Banfield de sumar de a tres. Y la que tenía Hernán Crespo, claro. Porque desde su llegada en enero, el técnico arrastraba con un estigma que llevaba Banfield desde hace casi 10 meses: no poder ganar en casa (la última victoria de local había sido frente a San Lorenzo por 2 a 0, el 7 de octubre pasado). Esa gran deuda quedó saldada ayer, tras el 1 a 0 frente a Estudiantes. Entonces, el grito ensordecedor del final, se transformó en alivio. En un volver a creer.

Fue sufrida la victoria de Banfield. Porque Estudiantes tomó las riendas del partido desde el arranque, nomás. Con Enzo Kalinski haciéndose amo y señor del medio. Y con el sector derecho del ataque en permanente ebullición: tanto Facundo Sánchez como Luis Castro, dejaron un surco ante el flojo partido de Bravo. Lo tuvo Nahuel Estévez, pero Esteban Conde se quedó con su tiro. También Castro pero eligió rematar cruzado y desviado.

Estudiantes tenía el control territorial, pero además sumaba ocasiones: la mala puntería de Estévez y otro revolcón de Conde, le impidieron ponerse al frente en el partido.

Lo de Banfield era preocupante. El 3-3-1-3 que repitió desde lo táctico Crespo, tras el frustraste debut contra Arsenal, dejaba muy expuesto al sector defensivo ; y casi no generaba llegadas porque en el medio tanto Gómez como Bravo anduvieron flojos. Sólo algunos chispazos de Jesús Dátolo y la movilidad del debutante Junior Arias como para inquietar: poco, y lejos de Mariano Andújar.

Sin embargo, cuando la primera parte se moría y no había indicios de que pudiera pasar algo (sobre todo en el arco de Andújar), un cabezazo de Bertolo encontró a el brazo extendido de Facundo Sánchez dentro del área. Penal y agua en el desierto para los de Crespo que hasta ese momento no habían pateado al arco. Pero, el arquero de Estudiantes le adivinó la intención a Dátolo y con un manotazo, sobre el palo izquierdo, le atragantó el grito a todo el Florencio Sola.

Nuevamente parecía que el 0 a 0 no iba sufrir modificaciones. Pero, dos minutos después que Dátolo había malogrado su chance; una mala salida del fondo de Estudiantes dejó a Bertolo mano a mano con el gol y al arquero no le quedó otra que bajarlo: nuevo penal y esta vez, el propio Bertolo, con categoría, definió sobre el palo izquierdo mientras, esta vez, Andújar se jugó por el derecho. Un doble error de Estudiantes le permitió a Banfield sacar la diferencia.

En el complemento y con la ventaja a favor, Banfield solidificó la defensa y justificó la victoria. Sobre todo por las actuaciones tanto de Luciano Lollo y de Renato Civelli que se cansaron de cabecear todo lo que le tiraron y de cortar circuitos de ataque de un Estudiantes desesperado y ya sin tantas ideas.

Banfield inclusive pudo ampliar el marcador en el segundo tiempo ya que hubo lugar para un cabezazo en el travesaño de Renato Civelli y malas definiciones en mano a mano de Junior Arias y del ingresado Sebastián Dubarbier quienes equivocaron sus remates frente a Andújar.

Ganó Banfield y sumó tres puntos importantes que lo alejan un poco del lote de los que pelean por la tabla de abajo. Y paradójicamente lo hizo gracias a su solidez defensiva más que por su vocación ofensiva (algo más emparentado con Julio Falcioni que con Hernán Crespo).

Mientras, el hincha festeja y se da el lujo de que su club inaugure plateas al estilo europeo, el técnico tiene mucho por trabajar y mejorar. Y eso, la gente también lo sabe.

                        Ricardo Nebot/Clarín

DESPACITO Y POR LAS PIEDRAS. UNIÓN NO PARA DE SUMAR

El camino de Unión en la Superliga recién empezó, pero está tranquilo. El Tatengue, con el estreno goleador de Walter Bou, la figura de la cancha, y el tanto de Yeimar Pastor Gómez Andrade, le ganó con justicia a un Defensa que mostró más ganas que fútbol y que sumó su segunda caída.

Los de Madelón, empujados por su gente que madrugó para llenar el 15 de abril, salieron a asfixiar al Halcón con una presión bien alta y lo obligó al error en varias ocasiones. A pesar de la línea de cinco que armó Soso, la visita no dio garantías atrás y el Tate llegó al primero de la mano de Bou. El punta, quien estuvo muy cerca de pasar a Defensa, debutó con una gran actuación y en su tercera ocasión llegó a la red. Los de Varela, que reclamaron una falta de Bottinelli a Uvita Fernández en el área, salieron con otra cara en el segundo tiempo y Cuqui Márquez aplicó la ley del ex. Sin embargo, el envión le duró poco. Carabajal siguió manejando los hilos en Unión y Gómez Andrade puso el 2-1 con un tiro que pasó entre mil piernas tras una serie de rebotes. El atajadón de Moyano ante Ojeda sobre el final se gritó como un gol más.

Compruebe también

Nuevos técnicos: Juan Carlos Pizzi a Racing y Diego Dabove a San Lorenzo

Todos los caminos apuntaban a Juan Antonio Pizzi como nuevo entrenador de Racing en reemplazo …

Boca no apareció por Brasil y Santos lo goleó sin sobresaltos

Sin creatividad ni decisión -y a diferencia de un River que se lució en San …

Dejanos tu comentario