Inicio / Polideportivo / El Beach Voley Masculino y un aislamiento muy especial

El Beach Voley Masculino y un aislamiento muy especial

Regresaron de competir en Lima y buscaron una manera muy original de cumplir con la cuarentena.

Una quinta cerca de Rosario. Un gimnasio improvisado y una cancha con las medidas reglamentarias, pero con piso de pasto en lugar de arena. Cuatro jugadores de beach volley -las dos mejores duplas argentinas- y una cuarentena compartida para no bajar el ritmo de entrenamientos en tiempos de coronavirus.

Mientras por la pandemia del COVID-19 la gran mayoría de los atletas de nuestro país deben ingeniárselas para mantenerse activos en sus casas, rodeados de su familia, Nicolás Capogrosso, Julián Azaad, Leandro Aveiro y Bautista Amieva cumplen con la cuarentena obligatoria todos juntos en Funes tras haber regresado al país luego de competir entre el 13 y el 15 de marzo.

La idea empezó como una broma cuando viajaron a Lima para disputar la segunda etapa del circuito sudamericano. Pero a medida que la preocupación por el virus creció, empezaron a analizar la posibilidad de llevarla adelante. Entonces, mientras ellos jugaban en la capital peruana, el cuerpo técnico del seleccionado se movió para preparar la quinta que prestó la familia de Capogrosso.

“Esto surgió casi como un chiste. Dijimos: ‘De última, a la vuelta hacemos la cuarentena todos juntos y entrenamos’. Pero cuando empezamos a ver que teníamos que hacer la cuarentena sí o sí, nos pareció que la mejor manera era cumplirla juntos en una quinta y entrenando. En ese momento todavía estaba pautado jugar el 22 de junio el Preolímpico y no podíamos detener los entrenamientos”, cuenta Azaad, que junto a Capogrosso forma el equipo 1 de Argentina que ganó el bronce en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y le apunta a Tokio.

Su compañero completa la idea. “Nos fuimos con mucha incertidumbre, sin saber si íbamos a poder volver. Regresamos el lunes 16 y nos encerramos en la quinta. Somos afortunados de tener estas condiciones de entrenamiento. Hay que felicitar a nuestro cuerpo técnico que hizo un esfuerzo muy grande para que estemos acá. Y agradecerle a mi familia que puso este lugar a disposición. Lo valoro mucho”, explica Capogrosso.

Hasta al garage de la quinta se trasladó un “gimnasio móvil” con el que se entrenan habitualmente en la playa rosarina. Y se acondicionó una cancha de voleibol para que hasta pudieran hacer las prácticas habituales con la pelota.

“Nuestras jornadas no cambiaron mucho porque el cuerpo técnico se encargó de adaptarnos la casa para que sigamos nuestro entrenamiento. Estamos contentos de poder mantener el ritmo y tal vez sacarles ventaja a los rivales a los que les toca estar parados. Es difícil, pero estar acá tiene su lado bueno”, comenta Aveiro, bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nanjing 2014.

Los cuatro suelen compartir viajes y competencias y eso ayuda para que la convivencia sea muy buena. Además se armaron una tabla para organizar las tareas: cada día hay dos que se encargan de cocinar y los otros dos, de limpiar. Y entre entrenamientos y quehaceres, pasan el tiempo con juegos de la Play o aprovechan las computadoras y los celulares para entretenerse.

“Es muy importante meter la cabeza en otras cosas para no pensar tanto porque si no aparece la ansiedad y uno se empieza a angustiar. Así que estamos tratando de mantenernos fuertes y entendiendo la situación desde una perspectiva social, familiar y más humana”, reflexiona Azaad.

Amieva, bronce en la cita olímpica de la Juventud de Buenos Aires 2018, reconoce: “La verdad, no la estamos pasando mal porque tenemos el gimnasio, la cancha y un montón más de cosas para entretenernos. Y así se hace más llevadero. Es duro no estar en este momento con nuestras familias, pero es menos difícil porque estamos los cuatro en la misma casa”.

Capogrosso cierra con otra reflexión, a propósito también de la postergación de los Juegos Olímpicos para 2021: “Son días tristes en los que no tenés un objetivo muy claro. Hace dos semanas yo estaba pensando en clasificarme a los Juegos Olímpicos. Y ahora estoy pensando en quedarme en mi casa, que pase esto y mantenerme como pueda. Es complicado, pero no hay que pensar tanto en uno sino en todo lo que se está viviendo”.

Luciana Aranguiz/Clarín

Compruebe también

Mariano Ronconi será el nuevo DT de los Leones

De un modo u otro, él siempre está. Durante la presentación habló de sus tres …

A Brian Rosso le devolvieron la beca y se ilusiona con Tokio 2021

La Secretaria de Deportes de la Nación, Inés Arrondo, aseguró que la beca del remero Brian …

Dejanos tu comentario