Inicio / Cine / El adiós a Olivia Newton-John, la involvidable dupla de Travolta en Grease

El adiós a Olivia Newton-John, la involvidable dupla de Travolta en Grease

La actriz y cantante norteamericana tenía 73 años.

Consagrada en “Grease” con John Travolta, luchaba hacía tiempo con un cáncer de mama. Tenía 73 años.

Una película la catapultó a la fama, a fines de los 70. Y quedó como su sello. De allí en más, el cine contaría poco para Olivia Newton-John quien, a cambio, y después de desafiar los momentos más duros en su vida, siguió triunfando con sus canciones. Olivia fue la inolvidable Sandy Olsson de Grease (1978), la versión cinematográfica del musical de Broadway que se convertiría en la obra más taquillera de aquellos tiempos. Y fue tan inolvidable como la dupla con “Danny Zuko” (John Travolta), quien ya venía de otro suceso como Fiebre del sábado por la noche (1977) y que aguardaría quince años -hasta que Tarantino lo rescató con Pulp Fictionpara que su nombre volviera a brillar.

El actor la despidió con mucho cariño en Instagram: “Mi queridísima Olivia, hiciste que nuestras vidas fueran mucho mejores. Tu impacto fue increíble”, arrancó el posteo. “Te quiero mucho. Nos veremos en el camino y estaremos todos juntos de nuevo ¡Tuyo desde el momento en que te vi y para siempre! ¡Tu Danny, tu John!”, escribió Travolta junto a una foto retro de la también cantante. “Estuve con ella durante el nacimiento de su hija, durante su divorcio, cuando perdió a su hermana. Y ella lo mismo, durante mi matrimonio, cuando nacieron mis hijos. Un montón de recuerdos compartidos”, agregó Travolta.

Olivia Newton-John nació en Cambridge, Gran Bretaña, el 26 de septiembre de 1948. Cuando tenía seis años, su familia se trasladó a Australia y éste fue, desde entonces, su país adoptivo. Brinley Newton-John, su padre, había sido contratado como profesor de alemán en el Ormond College, en la Universidad de Melbourne, y no dudó en cambiar.

La propia historia familiar de Olivia es cautivante. Su abuelo, por la vía materna, fue Max Born, considerado uno de los padres de la física cuántica y distinguido con el Premio Nobel de Física en 1954. Se pudo llevar a su familia (incluyendo su hija, la madre de Olivia) cuando los nazis tomaron el poder en Alemania. El padre de Olivia trabajó en Inglaterra con el equipo que descifró el Código Enigma en la Segunda Guerra Mundial, un notable proyecto que refleja la película protagonizada por Benedict Cumberbatch.

Sin embargo, Olivia Newton-John dejó sus estudios cuando cursaba la secundaria, ya en Australia, decidida a seguir su vocación de cantante. “Mi familia quería que fuera a la Universidad y tuviera un título. Pero cuando empecé a ganarme la vida como cantante, lo aceptaron”, contó.

Empezó con un cuarteto femenino de jazz y se ganó un viaje a Londres para un concurso de talentos. Armó un dúo con una amiga, Pat Carroll, y se largaron de gira por Europa. En cuánto Pat retornó a casa, Olivia inició una promisoria carrera solista y fue seleccionada para representar a Inglaterra en el concurso Eurovision (ese año el ganador fue un imbatible: Abba con Waterloo).

Olivia se radicó en Estados Unidos a mediados de los 70, pero su primera filmación de un musical (Tomorrow)

fue un fiasco. Afincada ahí, dio sus primeros pasos se dieron con la música country. Hasta que llegaría el batacazo de Grease junto a Travolta. You ‘re the one that I want fue la canción emblemática, compuesta por John Farrar, quien se convertiría también en el productor de la mayoría del repertorio de Olivia.

“Lo que más recuerdo de la filmación fue la camaradería de todo el elenco y como nos divertíamos. Y también, haber ‘cursado’ el último año de la escuela, algo que hace

Sandy en la película ya que yo, en realidad, nunca lo hice”. También Olivia confesó que “yo no sabía bailar, mi hermana mayor Rona era la bailarina de la familia. Tuve que aprender para poder seguir a John”.

Danny & Sandy, Olivia & Travolta, se convirtieron en ídolos de toda una generación. La australiana, dos años más tarde, se lanzó otro proyecto como Xanadú, maltratada por la crítica y que, con el tiempo, se convirtió en obra de culto. Allí es Kira, recorriendo con sus patines las avenidas de Santa Monica y Venice al ritmo de la ElectricLight Orchestra, o bailando “con Gene Kelly”, enamorando a Sonny, un dibujante bohemio. Y en 1981, su tema Physical se convirtió en un hit, elegido por Billboard como la canción “más sexy” hasta ese momento, además de un clásico en las clases de aerobics.

Desde aquel momento, la carrera de Olivia sufrió altibajos, pero no se detuvo en sus shows musicales. Afrontó delicados problemas personales -romances rotos, la anorexia de su hija- y, sobre todo, batallas contra el cáncer. Lo sufrió en 1992 -cáncer de mama- y recién dos años más tarde se la vio recuperada. “Para mí, vivir un día más es un regalo. Pienso en el presente, el pasado se queda atrás”, dijo. Y se lanzó a una conmovedora lucha de divulgación: fue la voz del Fondo ambiental Colette Chuda, donó regalías de sus discos, porcentaje de venta de tickets, brindó conferencias. Y en 2008 construyó el Oliva Newton-John Cancer and Welness Center, en Melbourne. Desgraciadamente, el cáncer -que ya se había llevado a su padre y una hermanavolvió a ensañarse con ella, definitivamente. Pero Olivia no fue la que pronosticaba la canción de Xanadú: “Un millón de luces están danzando y tú eres una estrella fugaz”. Su personalidad, su lucha y su arte, permanecerán.

Luis Vinker/Clarín-Espectáculos

Compruebe también

En tres sedes comienza hoy el Festival Internacional de CineMigrante

La 13° edición del Festival Internacional de CineMigrante arrancará este viernes con cambios en su formato que …

El director argentino Martín Benchimol ganó el WIP en San Sebastián por El Castillo

El realizador argentino Martín Benchimol se alzó con el Premio de la Industria y el Premio Egeda …

Dejanos tu comentario