Inicio / Basquet / Denver, el Madrid, Tokio: Campazzo viaja a la NBA y no se guarda nada

Denver, el Madrid, Tokio: Campazzo viaja a la NBA y no se guarda nada

El base argentino parte hoy hacia Colorado para iniciar su campaña en la NBA.

Aunque trata de demostrar tranquilidad, a Facu se lo nota ansioso. No es para menos, en poco más de 12 horas tomará el vuelo que primero lo dejará en París, para conectar hacia Atlanta y arribar luego a Denver, para incorporarse a los Nuggets de la NBA, un sueño del que todavía no se despierta. Antes de arrancar ese periplo con su esposa Consu y su hija Sara, charló con Básquet Plus sobre este momento único.

-¿Cuándo y por qué dijiste «es ahora»?
. No sé si hubo un día en el que dije eso, pero siempre estuvo ahí el bichito de intentar hacer todo lo posible. Pero nunca había ofertas reales, entonces muchas veces estaba peleando contra nada. Y justo llegó la renovación del Madrid, en ese momento no tenía ninguna oferta NBA, ellos confiaron en mí con un tremendo contrato, pensé que era la mejor opción que podía tomar. Sabía que si tomaba esa decisión iba a ser más difícil cumplir mi sueño de ir a la NBA, o que iba a ser un paredón más alto el que iba a tener que saltar, pero acepté porque creí que era lo correcto. Empezó la temporada con el Madrid, me sentía bien, pero seguía ahí el tema. Pasaron los meses y fui hablando con Consu, con mi familia, y dijimos «vamos a intentarlo». Lo de la cuarentena y el coronavirus complicó todo más, porque en un mundo normal, el 1 de julio ya podés ir a un equipo NBA. Eso fue súper complicado y raro. Pero tengo 29 años, voy para 30 y no quería esperar otro año más, entonces me propuse hacer todo lo posible. Me junté con Claudio (Villanueva, su agente argentino), con David (Carro, su agente en Europa), y con Alex (Saratsis, su agente en Estados Unidos), y les dije que quería hacer todo lo posible para cumplir mi sueño. Obviamente, la situación de empezar la temporada y jugar los primeros tres meses y después irme me hacía sentir mal, pero mis compañeros me ayudaron mucho para poder bancar la situación.

– Fue todo raro. Porque cuando decidís irte, luego la acb se demora, y la NBA que arranca tarde, sabiendo que se iba a atrasar todo, supongo que vos también veías y te imaginabas que se podía complicar todo el proceso. Porque vos no querías empezar esta temporada en el Madrid, querías tener tu cabeza en la NBA. 
. Sí, yo no quería vivir esta situación, la quería evitar. No quería empezar con mis compañeros y después tener que irme a los 3 meses, porque quieras o no es una distracción esa situación. No quería. Me costó mucho. Me sentía culpable, porque sentía que los dejaba en banda. Intenté, pero mis compañeros y la directiva quisieron que me quede, porque soy uno más del equipo, entonces eso me facilitó mucho las cosas. También contaba con que iba a ser un año medio atípico. Todas las decisiones que tomé desde que empezó esto, las tomé tratando de no perjudicar a mis compañeros y al equipo. No sé cómo terminó saliendo, pero yo creo que salió bien. Ellos me facilitaron todo mucho. Yo estaba con mucha máquina encima.

-¿En qué momento sabías que te ibas?
. Ayer, que me mandaron el pasaje, jeje. En serio. Me dí cuenta que iba a ser lo último la semana de Maccabi, Fenerbahce, Manresa. Sabía que se iba a abrir la agencia libre de la NBA el 20, que era viernes, y que el domingo se iba a empezar a poder firmar, entonces esa semana ya se sabía que iba a ser la de mis últimos partidos, y fue la semana más difícil, porque eran los últimos después de 7 años en España, con lo cual tuve muchas emociones en solo 3 partidos. Se me juntaron un montón de cosas. Pensaba que ojalá no pasara nada raro, tocaba madera, quería dejar todo en los 3 partidos, no podía dormir…fueron unos días lindos igual.

–  No sé que te pasó a vos, pero yo ví los 3 partidos y sufrí como un condenado, porque cada vez que ibas al aro pensaba «pisá bien, no te tires de cabeza, no arriesgues al pedo», me daba mucho miedo que pudieras lesionarte. Me pusiste muy nervioso.
. Jaja, se me cruzaron ese tipo de cosas antes de los partidos, la noche anterior ponele. Pero el tema es que si yo quiero regular, me sale mal. Empiezo a perder pelotas, me peleo con los árbitros, juego mal, me trabo. Entonces la única manera que tenía de terminar este ciclo era dándolo todo. El último día, que no se sabía si iba a jugar o iba a jugar poco, le dije al asistente que si Pablo me ponía, iba a darlo todo, daba igual. Fui con esa mentalidad. Obviamente si tenía a uno adelante no lo iba a pasar por encima, porque tampoco lo hago habitualmente, pero sí intenté hacer lo posible para ayudar al equipo a ganar el partido.

– Durante mucho tiempo se pensó que tu destino sería Minnesota, porque le cerraba muy bien a un argentino, como le va a cerrar ahora a Bolmaro, teniendo allí a Prigioni y a Gersson Rosas. Pero terminás en Denver, que no tiene todo eso, pero que en lo deportivo excita mucho la posibilidad de verte con Jokic y Murray, en un equipo que potencialmente no tiene techo. ¿Pensaste ya en eso, en cómo podés insertarte en ese grupo?
. Estoy recontra manija con ese tema. Tengo muchas ganas de estar ahí. Todavía no hablé con nadie sobre cuál va a ser mi rol ahí. Voy con las mejores expectativas, pero también con mucha incertidumbre, porque es todo nuevo para mí. Una Liga y un equipo nuevo. Es un poco volver a empezar. Ví algo en la burbuja y me encantó cómo juegan. Jokic es un base más, y me imaginaba ahí por momentos. Lo que tengo claro es que tengo que subir escalones. Tengo que adaptar mi juego, ver lo que el equipo necesita de mí y yo tratar de hacer todo lo posible para cumplirlo de la mejor manera. Y trabajar para eso. No va a ser fácil. Me voy a chocar muchas veces contra la pared. Trabajé mucho para llegar a esto, pero no me conformo con eso. Quiero competir, quiero medirme y quiero cumplir.

-¿Pudiste hablar con alguien de Denver de básquet?
. No, más que nada fueron charlas de presentación con distintos asistentes. Me dijeron que tenían muchas ganas de verme ahí y empezar a trabajar.

– Con Jokic o algún jugador tampoco tuviste contacto.
. No, no hablé con nadie. Por eso tengo unas ganas tremendas de llegar. Me genera mucha ansiedad. Quiero entrenarme ya con ellos. Es lo que más nervioso me pone, el primer encuentro.

-¿Tenés claro qué adaptación inicial tendrás que hacer en lo que es juego para poder encajar?
. El uno contra uno, la defensa, porque hay gente más atlética, más alta, a los cambios de pick and roll. Es un juego más veloz. Perfeccionar el tiro de tres puntos, hacer repeticiones. En la NBA está todo dado para el desarrollo del jugador. Quiero mejorar lo que me falta y pulir lo mejor que tengo.

-¿Te viene bien que sea todo así medio en forma torbellino? Jugaste hasta el domingo, mañana viajás, la semana que viene empezás a entrenar y en menos de un mes empieza la NBA. No es el proceso normal para un rookie. 
. No, no es el proceso habitual, pero a la vez vengo con ritmo de juego, y me ayuda muchísimo. Creo que es mejor. En vez de estar entrenando por mi cuenta en Argentina, estuve jugando Euroliga y acb con el Madrid. Eso me ayuda a llegar en forma y con ritmo de juego.

– Tenés una hija de un año y pocos días y una esposa para viajar. Soy un convencido de que no hay golpe más duro en lo emocional que, en tu caso, el paso de Córdoba a Mar del Plata, cuando eras un nene, te despegabas de tu vieja y extrañabas a lo loco. Ahora sos grande, pero dejás una ciudad maravillosa para irte a otro país, con otro idioma, con un clima bravo. ¿Le tenés un poco de temor a eso o los 3 juntos son imbatibles?
. No quiero sonar cliché, de que mi familia es mi hogar, pero es un poco así. Si ellos están bien yo voy a estar bien. Mi hija de un año quizá no se va a enterar de mucho, quizá del frío nomás. Y con Consu lo estamos viviendo como una aventura. Tuve la suerte de estar en el mismo club varios años, ahora cinco años en el Madrid, y nos acostumbramos al lugar, pero la vida del deportista es muchas veces nómade y sabés que es parte del trabajo. Espero que no se nos complique el cambio. Consu y yo nos acostumbramos rápido a los cambios.

-¿Tenés muchas ilusiones a cumplir rápido? Sos joven, pero vos mismo dijiste que no podías esperar mucho más. ¿Sentís que en estos dos años tenés que hacer rápido o te lo vas a tomar con tranquilidad, cosa que no creo?
. Yo te diría que sí, pero en el momento voy a estar súper ansioso de mostrar todo. Vísteme despacio que estoy apurado. Me lo voy a tratar de tomar con tranquilidad, pero a la vez quiero competir, quiero enfrentarme contra los mejores, ayudar a mis compañeros a conseguir cosas importantes, a estar en los playoffs…no sé, a jugar de igual a igual contra los mejores bases. En cada temporada siempre tuve ese pensamiento. Y disfrutar el proceso. Si hacés todo bien y lo correcto, es todo más valorable.

– Última. Llegás a la final de la NBA, séptimo partido. 22 de julio. ¿Te bancás terminar e irte directo a Tokio para los Juegos Olímpicos?
. ¡Cómo que no! Al fin y al cabo, es la selección, la que siempre estás. Encima de todo, en este año atípico, durante bastante tiempo no se sabía si los jugadores de la NBA iban a poder llegar a Tokio, pero parece que sí. Tengo muchas ganas también de disfrutar otra vez ese proceso con mis amigos. Todavía tenemos gasolina para pelear por más cosas y eso es súper motivante.

Fabián García/basquetplus.com

Compruebe también

Manu Ginóbili se suma a San Antonio Spurs como asesor de operaciones

A tres años de su retiro, disfrutando apaciblemente de la familia, los amigos y los …

Boca le ganó ampliamente a San Lorenzo en el inicio del Súper 20

El juego inició con ambos equipos intentando mover el balón y apurados en sus decisiones. …

Dejanos tu comentario